Jornada “Cambio Climático, Energía y Residuos” en Villa Elisa, Entre Rios

Martes, 12 Agosto 2014, 9:00 – 4:00. Lugar: Auditorio Municipal de Villa Elisa.
Fecha: 12 de agosto. Horario: 9 a 16,00 hs.

Introducción
Los residuos sólidos urbanos representan en muchos casos la mayor problemática ambiental de los gobiernos locales, en este marco en los últimos la innovación y la tecnología han impulsado cambios importantes en su forma de tratamiento y reciclaje, permitiendo aumentar los porcentajes de reutilización y reciclado. Sin embargo la problemática sigue vigente, al igual que las acciones que se llevan adelante para mitigar el problema y sus efectos.

En este marco decenas de municipios argentinos comenzaron la ardua tarea de sumar la innovación y la tecnología, aún así algunas experiencias se vieron fracasadas y comenzaron a impulsar una estrategia como la participación ciudadana en vinculación con la separación de residuos en origen, así es que esta problemática comenzó a dar mejores resultados. En este camino hoy están transitando decenas de municipios que han adquirido experiencia y excelencia en su forma de clasificación, como así también de su posterior tratamiento.

Entre los procesos de innovación en la temática ambiental se incorporo también la energía, vinculado en muchos casos a los residuos por medio de procesos como el compostaje, la Biodigestión o la utilización de biomasa. A estas tecnologías se suman las energías renovables, esenciales para afrontar el futuro de manera más sustentable, generando bajas emisiones de gases de efecto invernadero y ampliando la utilización de recursos ilimitados como el sol, el viento y el agua.

Contemplando estos conocimientos, acciones y experiencias desarrollamos desde la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático, en conjunto con la Fundación Friedrich Ebert y la Municipalidad de Villa Elisa la presente jornada, desarrollando la misma en un Municipio que incorpora la participación y la temática de residuos como central en su agenda política y ambiental.

Organizadores

Municipalidad de Villa Elisa
Fundación Friedrich Ebert
Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático (RAMCC)
Participantes

Autoridades públicas provinciales.
Autoridades públicas municipales.
Empresas
Profesionales y especialistas
Público en general
Cronograma

9,00 hs. Apertura.

Marcelo Monfort – Intendente de Villa Elisa
Fernando Raffo – Secretario de Ambiente de Entre Ríos
Sergio Balardini – Fundación Friedrich Ebert
Ricardo Bertolino – Secretario Ejecutivo RAMCC
9,10 hs. Mesa sobre Gestión de Residuos

Residuos: soluciones aplicables en pequeñas comunidades – Lic. Guido Bonot – Director de Ambiente de Villa Elisa
Gestión de residuos y participación ciudadana en San Roque – Abog. Federico Alegre – Asesor del Programa de Gestión de Residuos en San Roque (Corrientes).
RSU, otra mirada – Ing. Alan Van de Ploeg – Creación de la Planta de Residuos Sólidos Urbanos de Bell Ville (Córdoba).
11,20 hs. Descanso.

11,40 hs. Mesa de Cambio Climático.

Crecimiento en un planeta finito: Impacto Ambiental – Florencia Mitchell – Soluciones Tecnológicas Sustentables (STS).
Presentación de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático – Ing. Agr. Ricardo Bertolino, Secretario Ejecutivo.
Inventario de Gases de Efecto Invernadero en la localidad de Los Surgentes, Córdoba – Emilien Buffard.
12,30 hs. Almuerzo.

13,30 hs. Mesa de Energía

Crecimiento en un planeta finito: Energía y Recursos -Tayavek Reynoso – Soluciones Tecnológicas Sustentables (STS).
Energías Renovables: ¿Por qué debería ser prioritario cumplir con el objetivo del 8% al 2016? – Nicolás Brown – Ingeniero Industrial, Máster y especialista en Energías Renovables.
Uso de recursos biológicos para generar energía en una planta avícola – Elbio Woeffray – Empresas Las Camelias S.A.
16,00 hs. Cierre.

Localización : Villa Elisa, Entre Ríos
Contacto : camanquez@ramcc.net
Volver

INNOVADOR PROYECTO PARA OBTENER PLÁSTICO DE CALIDAD A PARTIR DE LOS RESIDUOS DE APARATOS ELECTRÓNICOS

Indumetal Recycling lidera una investigación para reciclar la fracción plástica en el proceso de tratamiento de RAEE y obtener un nuevo subproducto de alta calidad.

Indumetal Recycling lidera el Proyecto FENIX
De izquierda a derecha, Juan Carlos Sánchez (Indumetal Recycling), Rubén Ealo (Zicla Euskadi), Ander Elgorriaga (IHOBE), Goio Borge (Zicla Euskadi), Rafael Migue (Gaiker-IK4), Manuel Aduna (Aligoplast) y Dorleta Guarde (Indumetal Recycling)

En el proceso de reciclaje de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) intervienen diferentes procesos de trituración, separación y clasificación, que generan una fracción plástica de composición muy heterogénea. Debido a su gran componente de mezcla, esta importante fracción residual del proceso de reciclaje de RAEE aún termina en los vertederos. Frente a esta situación, el proyecto FENIX que lidera Indumetal Recycling y en el que colaboran el Gobierno Vasco a través de su Sociedad Pública IHOBE, la ingeniería de economía circularZicla, el Centro Tecnológico Gaiker-IK4 y el fabricante de granza plástica de calidad Aligoplast, permitirá reducir esta fracción, evitando el vertido –y desperdicio– de este material.

Actualmente, la planta de Indumetal Recycling en Asúa (Bizkaia) genera entre 3.000 y 5.000 toneladas anuales de este material que se presenta molido y en trozos de menos de 15 mm de diámetro. Se trata de una mezcla de materiales potencialmente valorizables, principalmente plásticos de distinta naturaleza y restos metálicos, que recuperados por separado y con una calidad suficiente pueden ser introducidos en el mercado de materiales reciclados. Según las investigaciones del consorcio, podría ser la primera solución práctica encontrada a esta corriente de residuo.

PIONERO EN EUROPA

La novedad de la tecnología para la separación de mezclas plásticas que se está desarrollando está basada en un novedoso concepto de fusión y filtrado de materiales según flujos y temperaturas. Se trata de un proceso pionero en Europa, y que supondría por tanto un hito relevante dentro de las tecnologías limpias aplicadas a la gestión de RAEE, no sólo para la planta vasca, sino también para su implantación como línea de negocio independiente a nivel internacional.

El resultado de este proceso innovador será un producto plástico (granza) basado en plásticos estirénicos de alta calidad y adecuados para su reincorporación al mercado como nueva materia prima. Según los impulsores del proyecto, con la nueva tecnología propuesta podrían valorizarse solo en Euskadi un total de 18.900 toneladas de esta fracción de RAEE en 3 años; y en 5 años, la cantidad alcanzada rondaría las 31.500 toneladas.

Este proyecto está apoyado activamente por el Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, tras ser seleccionado como uno de los mejores de la Convocatoria 2014 de Proyectos de Demostración en Economía Circular, debido a su contribución a la mejora ambiental, el impulso a la economía verde y la ecoinnovación y la colaboración de toda la cadena de valor para obtener un subproducto de alta calidad, destinado a incorporarlo de nuevo al mercado industrial a partir de lo que ahora sólo son residuos que se envían principalmente a vertedero.

 

Desarrollo Sustentable: Argentina tiene un laboratorio de Biominería

 

Un paso más en el desarrollo sustentable minero es el que se abrió con la inauguración del laboratorio de biominería de última tecnología el último trimestre del pasado año, en el Instituto de Tecnología Minera del Servicio Geológico Minero perteneciente a la Secretaría de Minería del Ministerio de Planificación Federal. Esta iniciativa demandó una inversión de 3,8 millones de pesos para poner a punto la infraestructura tecnológica en pos de llevar adelante las tareas de investigación en el campo de la biominería.

La Biominería es una alternativa de extracción de metales que no daña el medio ambiente. Se denomina así al proceso de catálisis, directo o indirecto, que producen ciertos microorganismos sobre el proceso de solubilización de algunos componentes de una matriz insoluble, como es el caso de un mineral o un metal.

El campo de la biominería enmarca diferentes procesos de la explotación de los minerales como:

Concentración de las especies de interés a través de la bioflotación.
Recuperación de los elementos presentes en ellas o facilitando su recuperación, biolixiviación y biooxidación respectivamente.
Acción en tareas de remediación ambiental, denominada biorremediación.

El laboratorio de biominería contó con la previa capacitación de un grupo de profesionales, además del asesoramiento externo del CONICET. Asimismo, cabe distinguir los altos estándares de calidad con los que se maneja para el análisis de minerales y de la calidad del agua, vinculado con los procesos productivos mineros.

Bajo estos lineamientos, ya se iniciaron varias líneas de trabajo relacionadas a la biolixiviación y a la bioremediación utilizando muestras de minerales que estaban en laboratorio con resultados notables como por ejemplo: la extracción de fósforo de un mineral de hierro, y formación y crecimiento de comunidades microbianas de tapetes y estromatolitos de ambientes extremos de la Puna. Asimismo, se propone el uso de otras especies de microorganismos para maximizar su rendimiento.

Es de relevancia mencionar que este laboratorio tiene la Certificación IRAM ISO 9001, de servicios de análisis, ensayos, estudios técnicos y emisión de informes en rocas, minerales, aguas, concentrados minerales, materiales inorgánicos, calidad del aire, residuos sólidos, efluentes líquidos y emisiones gaseosas.

Por último, este laboratorio está adherido al Programa de Acreditación de ensayos de Laboratorios del Organismo Argentino de Acreditación OAA, en el marco del Programa de Acreditación del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

 

Divulgación científica de los desarrollos productivos argentinos y la minería

El desarrollo productivo minero y el desarrollo científico técnico en las actividades primarias e industriales fue motivo de encuentro para el Secretario de Minería del Ministerio de Planificación Federal, Jorge Mayoral, con representantes de la Sociedad Científica Argentina (SCA) para trazar coordinadamente un programa de trabajo orientado a difundir, desde la comunicación social, el rol de la ciencia y la investigación aplicada a los desarrollos productivos e industriales de Argentina, entre ellos el minero.

En la reunión estuvieron presentes el Director Nacional de Minería, Miguel Guerrero, el Dr. José María Lentino, el Dr. José Sellés Martínez, y el Lic. Daniel Van Lierde. Los representantes de la SCA destacaron el crecimiento sostenido que tuvo su actividad desde el año 2003 a la fecha y enfatizaron el impacto positivo que generó la minería como fuente de desarrollo económico en las zonas menos favorecidas desde lo geográfico productivo, distinguiendo el crecimiento de las provincias activamente mineras.

La generación de energías limpias también fue otra de las temáticas relevantes de la reunión señalando el enorme potencial a nivel nacional con respecto a este mineral no metálico. En este sentido, se destacó el desarrollo minero argentino del litio y el avance de los proyectos emplazados en la región del noroeste argentino.

Así también se abordó el tema de la reactivación en actividad nucleoeléctrica, los distintos proyectos mineros que explora la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), y la importancia de promover la formación de recursos humanos de alta especialización y el desarrollo de ciencia y tecnología en materia nuclear, comprendida la realización de programas de desarrollo y promoción de emprendimientos de innovación tecnológica.

Cabe destacar la importancia de la divulgación científica ya que es el conjunto de actividades que interpretan y hacen accesible el conocimiento científico al público general; es decir, a todas aquellas labores que llevan el conocimiento científico a las personas interesadas en entender o informarse de ese tipo de conocimiento. Es a partir de aquí que los ciudadanos pueden comprender mejor un tema de su interés, que de otro modo resultaría inaccesible, para tomar una posición fundada en torno a este.

 

Tungsteno el metal de la luz y la guerra

(La Nación) Imagínese un pedazo de hierro del tamaño de una bola de tenis. Péselo en su mano. Ahora, deje que se caiga sobre el pie. ¿Le dolió? Ahora imagínese un objeto idéntico pero de un metal tres veces más denso. ¿Qué tal si se le cayera sobre el pie? ¿Podría volver a caminar?

Ese metal es el tungsteno o wolframio.

No sólo es increíblemente denso sino también asombrosamente duro y tiene el punto de fusión -esa temperatura en la que pasa de sólido a líquido- más alto de todos los elementos químicos: 3.422º centígrados.

Hace alrededor de un siglo, no se usaba para nada pues era casi imposible de trabajar con un metal con estas características. A pesar de ello, hoy en día lo usamos para escribir, atravesar glaciales, emitir rayos X y destruir edificios sin usar dinamita.

BRILLANTE

 

 

En un pequeño cuarto del departamento de química del University College London, el profesor Andrea Sella sacude con delicadeza un bombillo de luz de los tradicionales. A través del vidrio transparente se puede ver un frágil filamento temblar.

“Entre más alta sea la corriente, más caliente se pone ese pequeño resorte de tungsteno y más fuerte brilla”, explica.

Hubo un momento en el que todas nuestras casas estaban iluminadas con bombillos como éste pero tomó casi 100 años de ensayo y error para concluir que el mejor material era el tungsteno. Los grandes científicos e inventores que desarrollaron los primeros bombillos intentaron primero con filamentos de platino, iridio, hilo de coser y hasta bambú carbonatado (las últimas dos, innovaciones de Thomas Edison).

En 1908, el inventor estadounidense William D. Coolidge finalmente descubrió cómo hacer cables del superfuerte tungsteno que resultaron ser ideales para hacer filamentos, duros, durables y resistentes a tal calor que podían lucir con una brillantez extrema sin derretirse.

VER LEJOS Y CERCA

 

 

Los filamentos de tungsteno nos fueron muy útiles durante un siglo pero la verdad es que siempre fueron mejores para producir calor que luz: en algunos bombillos el 97% de la energía se perdía en forma de calor. Es por eso que los bombillos ahora están siendo remplazados por las mucho más eficientes bombillas fluorescentes compactadas, diodos emisores de luz y otras tecnologías.

Sin embargo, el tungsteno sigue siendo la base de tecnologías cruciales que nos permiten mirar el mundo de forma diferente.

Los filamentos hechos con este metal generan rayos X que nos dieron la oportunidad de ver adentro de nuestro cuerpo y huesos.

También se usa en las puntas emisoras de los cañones de electrones que nos permiten examinar con microscopios de electrones objetos tan diminutos como las moléculas.

Además, es la soldadura que mantiene enteros a los barcos, aviones y puentes, que nos llevan lejos de nuestro entorno.

EN SU NOMBRE

 

 

Fue su densidad lo que le dio su nombre, o uno de ellos: viene del sueco tung sten, piedra pesada. Así lo llamó el mineralogista sueco Axel Fredrik Cronstedt, descubridor del níquel, en su libro “Ensayos de Mineralogía” de 1758.

Pero ni Cronstedt -ni otros científicos a los que se les atribuye a veces el descubrimiento- aisló el elemento, sino que intuyó su presencia: fueron los españoles Juan José y Fausto Delhuyar Lubice quienes lo lograron en 1783 y ellos lo nombraron wolframio.

El problema es que, a pesar de que su símbolo químico es W, la Unión Internacional de Química Pura Aplicada (IUPAC, por sus siglas en inglés) suprimió este último nombre en su última edición del Libro Rojo, que determina cómo se llaman los elementos.

La eliminación generó una disputa que sigue viva, con algunos de los opositores reclamando que se vuelva a la práctica anterior, de aceptar el uso de ambos nombres, y otros alegando que en honor a los descubridores españoles se debe borrar para siempre el nombre “tungsteno”.

¿De dónde viene wolframio? Del alemán wolf, que significa “lobo”, y rahm, “nata o baba”. Algunas versiones de la historia dicen que se debe a que los mineros del medioevo creían que el demonio encarnado en lobos contaminaba con sus babas la casiterita, que encontraban corroída por el ácido de algo que no conocían y que resultó ser wolframita. Otras dicen que es un término peyorativo -mugre de lobo- pues, como no se podía usar hasta hace relativamente poco, no tenía mucho valor.

Un detalle más: los hermanos Delhuyar realmente lo nombraron volframio pues en esa época no se usaba la W en español (sólo entró oficialmente en el alfabeto en 1969).

LAPIS PONDEROSA

En cualquier caso, el elemento químico W cuyo número atómico es 74 es casi tres veces más denso que el hierro, casi dos más que el plomo y virtualmente tanto como el oro, lo que explica los casos de estafas en los que barras de tungsteno son presentadas como lingotes de oro.

 

 

Toda suerte de aplicaciones extrañas explotan las cualidades únicas de este metal de transición que, a falta de nombres, también se conoció como lapis ponderosa, piedra pesada en latín.

Se usa en los vibradores de nuestros celulares, las pesas para los aparejos de pesca, las bolas de los bolígrafos y las puntas de los dardos profesionales.

SGS Carbide, una fábrica de herramientas, usa mucho tungsteno, por ser una de las sustancias más fuertes de la naturaleza.

Con un compuesto súper duro llamado carburo de tungsteno, cementado con cobalto, hacen una variedad de piezas para taladros y herramientas para cortar que se usan en las industrias aeronáuticas, automotrices y muchas otras.

Pero, ¿cómo se le da forma a uno de los materiales más extremos del planeta?

Hay que usar la única cosa más dura: diamante. Pero incluso usando herramientas de corte de diamante, es una endemoniada batalla, aunque no parezca así en la fábrica de SGS Carbide. No se ve humo o chispas. Todo lo que se escucha es el callado murmullo de los tornos y otras máquinas.

Cada una está metida en su propia caja a prueba de sonido y cuenta con un sofisticado sistema de enfriamiento que usa aceite refrigerado. Hasta con esta tecnología de punta puede tomar 10 minutos o más cortar una sola pieza de un taladro. Y será cara: puede llegar a costar más de US$750.

No obstante, a medida que se usan más aleaciones avanzadas en la industria, la demanda por herramientas súper fuertes, durables y precisas crece.

Como la mayoría del tungsteno que se saca de las minas se usa para hacer ese tipo de herramientas, el precio del metal ha aumentado.

EN EL CAMPO DE BATALLA

 

 

Además, por su densidad y dureza, “el tungsteno es bueno para hacer balas”, le dice el analista militar Robert Kelley a la BBC. “Si uno lo dispara contra el escudo de otro, lo penetra y lo mata”.

Y apenas alguien empieza a usar balas de wolframio, los demás tienen que hacer algo para defenderse.

“Si se introduce el tungsteno en las balas, hay que introducirlo en la armadura”, señala Kelley, quien además describe el fascinante equilibrio que tienen que lograr los ingenieros militares entre la fuerza del wolframio y el costo del combustible así como la pérdida de maniobra que supone el peso extra.

“Ponen tungsteno en los lados de un tanque pero no arriba. Pero luego otros desarrollan cabezas de misiles que vuelen hacia el tanque y que en el último momento suban y le caigan encima, así que les toca empezar a armar el techo del tanque. Es un juego constante de poner y quitar”.

GRADOS DE DEVASTACIÓN

Las extraordinarias propiedades del tungsteno han llevado al desarrollo de un tipo de misiles que funcionan sin explosivos.

 

 

El bombardeo cinético implica disparar lo que es, en efecto, lanzas de wolframio a velocidades increíbles en dirección al blanco. Pueden penetrar gruesas armazones de acero y causar una devastación aterradora, pero muy localizada.

El único rival para esta clase de uso es el elemento radioactivo uranio. El uranio empobrecido es casi tan denso como el tungsteno y tiene una ventaja más -desde el punto de vista militar-: arde con las temperaturas extremas que se generan cuando atraviesa la coraza de acero de un tanque.

Por ello a menudo hace explotar los explosivos que estén en el tanque.

“Por decirlo de alguna manera: si uno está adentro del tanque, no recordará qué pasó”, dice Kelley con franqueza.

Entonces, ¿por qué los ejércitos siguen usando tungsteno si el uranio tiene esa macabra pero útil propiedad adicional?

Porque, como descubrió la gente de Kuwait tras la primera Guerra del Golfo, el uranio empobrecido deja un polvo potencialmente mortal después de arder. Suena absurdo pero, en el mundo de la guerra, el tungsteno es la alternativa ecológica.

Todos esos usos militares e industriales explican la razón por la que muchas naciones clasifican al wolframio como un recurso estratégico y/o crítico.

No obstante, más del 80% del suministro mundial está controlado por China y, en los últimos años, Pekín ha restringido las exportaciones pues quiere impulsar el desarrollo en el país de industrias de tecnología de punta que lo usen.

Eso ha contribuido a un aumento de precio que ha transformado lo que solían ser depósitos poco valorados afuera de China en algo que vale la pena explotar..

Cómo funciona la impresora 3D que transforma envases de gaseosas en productos de uso diario

https://www.youtube.com/watch?v=W

wsOy3SP8ek

Méjico inauguró la mayor planta de reciclaje de PET dle mundo

Sistema Coca-Cola en México, líder en reciclado de PET Grado Alimenticio, tras inaugurar el Presidente Enrique Peña Nieto la planta más grande del mundo

  • Con una inversión de más de $100 millones de dólares y una capacidad de reciclaje que alcanza las 65,000 toneladas de PET al año, PetStar se convierte en la Planta de Reciclado de PET botella a botella más grande del mundo.
  • El Sistema Coca-Cola en México avanza en la meta global de incorporar mayor cantidad de material reciclado. En México elabora millones de botellas con 100% PET reciclado.
  • PetStar genera 1,100 empleos directos y 24,000 indirectos.
  • Reciclarán los embotelladores de Coca-Cola, socios de PetStar, el 70% de los envases de PET utilizados en su mercado.

 

Toluca, Estado de México, 16 de julio de 2014.- El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, inauguró hoy PetStar, la Planta de Reciclado de PET Grado Alimenticio más grande del mundo, en donde el Sistema Coca-Cola en México, encabezado por Arca Continental, Coca-Cola de México y otros socios embotelladores, ha invertido más de 100 millones de dólares y que a partir de ahora podrá procesar anualmente hasta 65,000 toneladas de botellas de PET, el doble de su capacidad anterior.

A la ceremonia inaugural de la ampliación de la planta de reciclado de PET grado alimenticio  asistieron también Alfonso Navarrete Prida, Secretario del Trabajo; Eruviel Ávila, Gobernador del Estado de México; Martha Hilda González Calderón, Presidenta Municipal de Toluca; Ahmet Bozer, Presidente de Coca-Cola Internacional; Francisco Crespo, Presidente de Coca-Cola de México; Manuel L. Barragán Morales, Presidente del Consejo de Administración de Arca Continental, y Francisco Garza Egloff, Director General de Arca Continental.

Con esta planta, el Sistema Coca-Cola en México se convierte en líder de reciclaje de PET grado alimenticio en Latinoamérica.

Gracias al uso de tecnologías de vanguardia a nivel mundial, la operación de PetStar le permite a sus socios embotelladores –Arca Continental, Bepensa, Grupo RICA, Corporación del Fuerte, Embotelladora de Colima y Embotelladora del Nayar- avanzar en el logro de las metas globales de sustentabilidad de The Coca-Cola Company, al incorporar hasta 100% de material reciclado en millones de sus envases de PET, así como reciclar un 70% de las botellas de PET utilizadas en sus mercados.

“Este importante proyecto forma parte del compromiso que tiene Coca-Cola con el bienestar integral a través de la elaboración de empaques más amigables con el medio ambiente”, señaló Francisco Crespo, Presidente de Coca-Cola de México. “Gracias a la operación de PetStar, en México contribuimos para alcanzar la meta global de incorporación de material reciclado en nuestros envases, logrando actualmente elaborar millones de ellos con hasta 100% de material post consumo”, expuso.

Francisco Garza Egloff, Director General de Arca Continental, afirmó que este tipo de esfuerzos reitera el compromiso sostenido de la Industria Mexicana de Coca-Cola con el desarrollo integral del país y la preservación del medio ambiente.

 “La sustentabilidad forma parte de nuestra estrategia de negocios en el largo plazo, pues buscamos dejar una huella positiva en nuestro entorno y comunidades, y participar activamente en el desarrollo integral de la sociedad. Además de un importante impacto ambiental, económico y social, PetStar incluye un proyecto cultural y educativo, porque tratamos de ser también un agente transformacional en el México de hoy y de las próximas generaciones”, agregó Garza Egloff.

PetStar reúne la más moderna tecnología en el mundo para obtener una resina de PET reciclado grado alimenticio de alto valor agregado. Cada etapa del proceso está diseñada para garantizar la inocuidad del producto final, y su calidad es monitoreada permanentemente por un laboratorio en el sitio, bajo los más estrictos estándares internacionales. PetStar es hoy la empresa de reciclado de PET grado alimenticio más grande del mundo.

PetStar también cuenta con un Museo Auditorio, el cual tiene como misión generar un programa de visitas para promover la educación ambiental, la cultura del reciclaje y difundir el concepto de responsabilidad compartida entre la sociedad, autoridades y empresas. Este espacio es amigable con el medio ambiente, cuenta con un sistema de captación y tratamiento de agua pluvial, paneles solares, azotea verde, entre otras prácticas que favorecen al entorno, y está en proceso de certificación LEED, como un edificio sustentable.

Desde hace más de 4 décadas, el Sistema Coca-Cola ha apoyado a la industria del reciclaje. Gracias a ello, hoy millones de sus botellas de PET están compuestas hasta en un 100% de material reciclado. En el caso de empaques de aluminio y vidrio, el Sistema Coca-Cola ha logrado integrar hasta un 60% y casi un 40%, respectivamente, de material reciclado. La planta de PetStar es una clara muestra del compromiso que el Sistema Coca-Cola tiene en México y en el mundo a favor del medio ambiente, y una importante aportación al desarrollo económico y tecnológico del país, un esfuerzo de responsabilidad compartida con autoridades y sociedad que busca legar un mejor entorno a las próximas generaciones.