Minientrada

obsolescencia_martinleonbarreto

En 2002 el arquitecto William McDonough y el químico Michael Braungart formalizaron en su libroDe la cuna a la cuna los posibles cimientos de un nuevo modelo de consumo, basado en cerrar el ciclo de la vida de los productos. Aunque muchas organizaciones ya trabajaban en este camino, era la primera vez que en las esferas centrales de la política penetraba el concepto de economía circular con fuerza. Doce años después,Francia prohibirá que las empresas programen la fecha de caducidad de sus aparatos. Esta medida, si se acompaña de otras, supondría empezar a poner en práctica ese paradigma y permitiría al ciudadano repensar sus conductas medioambientales.

Las compañías que incumplan esta nueva normativa se enfrentarán a multas de hasta 300.000 euros y a un máximo de dos años de cárcel. Aún es necesario concretar los métodos de control institucional a los fabricantes y cómo se aplicarán las sanciones, ya que las grandes empresas podrían optar por hacer caso omiso de la normativa si aun pagando la multa siguen percibiendo beneficios. Sin embargo, las organizaciones que luchan por replantear y modificar el tratamiento de los residuos en el Estado español ven en la medida un precedente positivo y exportable.

Un fraude legal

Según Alodia Pérez, portavoz de Amigos de la Tierra, se trata de una decisión “muy importante, al menos a nivel representativo, para demostrar que la obsolescencia es ilegal y un fraude a consumidores y medioambiente”. De hecho, Amigos de la Tierra es una de las plataformas que está intentando que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente incluya la prohibición de la obsolescencia en la nueva Ley de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE). Es sólo una de las propuestas que lanzan, como la ampliación de la garantía de los productos y la disponibilidad de piezas para su reparación.

Daniel López, responsable de residuos de Ecologistas en Acción, explica cómo en la economía circular “al contrario de lo que mucha gente cree, la gestión de los residuos no es finalista, sino parte de un ciclo”. Al igual que esta política pública caerá en saco roto si no se acompaña de otras medidas de carácter obligatorio y por tanto perseguibles judicialmente, si no empiezan a entenderse los residuos eléctricos y electrónicos como un recurso no valdrá de nada. En la fabricación de este tipo de aparatos se emplean materiales escasos y extraídos de forma perjudicial para el medioambiente pero que con un correcto tratamiento podrían reutilizarse, explica López. Pero para ello sería necesario que desde su diseño inicial se tenga en cuenta que la utilidad del producto no termina cuando un primer usuario lo desecha.

Precisamente la reutilización es uno de los elementos clave. En la Asociación Española de Recu­peradores de Economía Social y Solidaria (AERESS), llevan veinte años trabajando en esa línea con buenos resultados. También inciden en que el tratamiento de residuos se gestione a través de empresas que añadan un valor ecológico y social, como emplear a personas en riesgo o situación de exclusión social y concienciar medioambientalmente a la población. Se trataría de empleos de calidad y que favorecerían una economía local y cercana. Aunque existen normativas europeas que apoyan iniciativas como la suya, se les sigue restringiendo la entrada a la gestión de residuos, concebida como un negocio que beneficia sólo a las empresas que lo sostienen. {destacados-1}

El proceso de transformación hacia la economía ecológica que proponen tiene ventajas a todos los niveles. En 2012 se publicó un informe llamadoHacia la economía circular: razones económicas y comerciales para una transición económica acelerada en el que se desvelaba que el sector europeo de la manufactura podría ahorrar hasta 650.000 millones de euros en la próxima década si sus sistemas productivos fueran rediseñados de acuerdo con la economía circular. En España, la reutilización es “un mercado en auge aunque sea forzado por la situación económica del país”, como Daniel López defiende, pero aún no es una tendencia consolidada.

Obsolescencia de deseo

Como cualquier cambio que busque la estabilidad, el abandono de la economía lineal requeriría tener un gran calado entre la ciudadanía. Probablemente se trate del paso más importante. Pero para ello “es fundamental que la ciudadanía esté informada”, como menciona Alodia Pérez. En la situación actual, que los consumidores entiendan la obsolescencia programada como el fraude que es, pasa porque no sufran la llamada “obsolescencia de deseo”, una de las tres categorías que Vance Packard establece en su libro The Waste Makers. También necesitan conocer y comprender el coste ecológico y económico que supone el cambio innecesario de un aparato a otro, en términos de fabricación, reciclaje y reutilización.

Nada de esto es posible si la Administración oculta y entorpece la búsqueda de información. La portavoz de Amigos de la Tierra denuncia que ahora se usa a los ciudadanos de herramienta, pero no existen cifras fiables sobre la gestión de residuos. De hecho, cuando su organización ha intentado obtener datos se han topado con un proceso opaco y vacío: mucha de esta información la elabora la propia industria e incluso son ellos mismos los que auditan sus cuentas.

Mar del Plata avanza en la gestión de los RAEE

Noticias de Mar del Plata - BASURA ELECTRONICA: PRESENTAN PROYECTO PARA SU CONTROL

La denominada “basura electrónica” (e- scrap) está compuesta por: rezagos informáticos, computadoras, servidores CPU, monitores, notebooks, laptops, agendas electrónicas o PDAS, periféricos (teclado, mouses, webcams, parlantes, etc.) impresoras, centrales telefónicas, routers, juegos electrónicos, intercomunicadores, teléfonos celulares, entre otros.

Según la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y estudios internacionales indican que los residuos electrónicos experimentan un incremento mayor de generación que la tasa anual de aumento de residuos domiciliarios.
La implementacion de este programa se basa en tres premisas fundamentales:
1) Concientización: Se debe instrumentar una campaña de concientización para lograr que el vecino de nuestra ciudad se comprometa con el cuidado del medio ambiente.-

2) Instrumentación : Hay que elaborar las formas para hacer de la tarea de la recolección diferenciada de la Basura electrónica conocida también como RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) una metodología de fácil acceso para que el ciudadano lo pueda aplicar sin complicaciones.-

3) Convenios: El Departamento Ejecutivo Municipal, debe establecer convenios con distintas empresas privadas y/o estatales dedicadas al reciclaje de RAEE, para establecer metodologías y acciones conjuntas.-

“La idea principal de este Programa o Proyecto que se intenta implementar, es el de hacer tomar conciencia a la ciudadanía que estos desechos electrónicos son altamente contaminantes por los componentes internos que presentan y que no se pueden arrojar con la basura organica ni con el reciclado de la bolsita verde. Creando este programa, se enfocaría pura y exclusivamente en los RAEE” afirmó Saralegui.

Minientrada

(Foto Archivo)

AFP

La ciudad china de Guiyu, que recibe basura electrónica de todo el mundo para reprocesarla, da trabajo a decenas de miles de personas, con un costo medioambiental sumamente alto.

La contaminación con metales pesados ha vuelto tóxicos el aire y el agua y los niños tienen altos niveles de plomo en la sangre, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Médica de Shantou.

“Antes, la basura se nos enviaba de otras partes del mundo hacia China. Esa era la principal fuente (de residuos) y el principal problema”, dijo Ma Jun, director de una de las principales ONG ecologistas, el Instituto de Asuntos Públicos y Ambientales.

“Pero ahora, China se ha convertido en una potencia consumidora por sí sola”, agregó.

“Pienso que tenemos 1.100 millones de teléfonos celulares usados y la vida de estos aparatos es cada vez más corta”, afirmó. “Esto va a plantear un gran problema”, añadió.

China genera unos seis millones de toneladas de desechos electrónicos al año, Estados Unidos 7,2 millones y el mundo entero 48,8 millones, según datos de la ONU.

En Guiyu, la capital del reciclaje tecnológica de China, esta industria da trabajo al menos a 80.000 residentes de esta ciudad de 130.000 habitantes.

En un depósito mal iluminado, montones de controles remotos cubren el suelo. Mujeres sentadas en taburetes de plástico abren los aparatos electrónicos como si fueran ostras buscando el sistema de circuitos.

En una callejuela, unos cientos de metros más lejos, un padre y su hijo, originarios de una lejana provincia, lavan microchips en recipientes de plástico, mientras hombres descargan con una pala teléfonos viejos y teclados de computadoras de un camión.

Cada año la ciudad procesa más de 1,6 millones de toneladas de basura tecnológica, generando ingresos por valor de 600 millones de dólares anuales, lo que atrae migrantes de todas partes de China.

Pero esta actividad es muy irregular y tiene un alto costo medioambiental. Los residuos resultantes se arrojan en un río cercano y el aire está saturado con el humo de la combustión de plásticos, químicos y circuitos.

“La gente considera que no hay que permitir que esto siga”, estimó Leo Chen, un empleado del sector de las finanzas de 28 años que creció en Guiyu.

“Según recuerdo, delante de mi casa había un río. Era verde y el agua era bonita y clara”, agregó. “Ahora es negra”, lamentó.

Lai Yun, un investigador de Greenpeace que ha visitado Guiyu en varias oportunidades, afirma que el gobierno chino ha reforzado la legislación para proteger el medio ambiente, pero que luego las normas vigentes no se aplican con rigor.

El gobierno de Pekín considera que en ningún caso se puede obstaculizar el desarrollo.

“Desde el punto de vista del gobierno, recoger los residuos electrónicos y procesarlos es importante para la economía local”, declaró Lai.

“Según estudios, 80% de los hogares participan en esta actividad. Por ende, si no desarrolla esta industria, estos habitantes necesitarán otro tipo de trabajo”, agregó.

Minientrada

La plataforma medioambiental Recyclia ofrece a los productores la cobertura necesaria para la correcta recogida y el reciclaje de nueve de las diez categorías de aparatos establecidas en el Real Decreto208/2005 sobre gestión de RAEE

La plataforma medioambiental Recyclia ha aumentado en un 5% el número de productores adheridos a sus sistemas degestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) durante el último ejercicio. Con estas incorporaciones, mayoritariamente de fabricantes de línea blanca o grandes electrodomésticos, el número total de empresas adheridas a Recyclia es de 971.

Gracias a estas nuevas adhesiones, Recyclia incrementó en un 11% el volumen de kilos de residuos de electrodomésticos y equipos ofimáticos gestionados durante el primer semestre de 2014, con respecto al mismo periodo del año pasado.

Este crecimiento se debe a la confianza de los fabricantes en los SIG para asegurar el tratamiento profesional y dentro de los flujos legales de los residuos electrónicos.

Recyclia aglutina a tres Sistemas Integrados de Gestión (SIG) dedicados a la recogida selectivade residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE): Ecoasimelec, Ecofimática y Tragamóvil. Desglosado por cada una de estas plataformas, en el primer semestre de 2014 el total de fabricantes adheridos a Ecoasimelec, incluidas las nuevas incorporaciones, han puesto en el mercado un 14% más de kilos de dispositivos de informática y telecomunicaciones, electrodomésticos, juguetes, equipos deportivos y de ocio, aparatos médicos y equipos de vigilancia y control, tanto de uso doméstico como profesional.

Por distintas categoría de aparatos, el mayor incremento se ha producido en la de grandes electrodomésticos para el hogar, al pasar de las 314 toneladas declaradas en 2013 a las 1.522 de este año, por el mencionado crecimiento de empresas adheridas a Recyclia en este segmento. También la categoría de juguetes y equipos deportivos y de ocio domésticos ha registrado un crecimiento significativo, desde las 320 toneladas del año pasado a las 556 de 2014.

Por su parte, Ecofimática, SIG dedicado a la recogida de impresoras, faxes y fotocopiadoras, ha declarado que, durante el primer semestre de 2014, sus adheridos han puesto en el mercado un 9% más de este tipo de dispositivos.

Para la plataforma, este crecimiento es un signo más de la recuperación del consumo de aparatos que certifican otros actores del sector como la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos, según la cual las unidades vendidas desde enero hasta septiembre de este año han aumentado un 10,98%.

MÁS DE 14.000 T DE RAEE

Los SIG hemos demostrado nuestra eficacia para cumplir las obligaciones que la ley impone a los productores: promover la retirada de los RAEE y garantizar la máxima recuperación de materiales reutilizables.

La plataforma medioambiental Recyclia ofrece a los productores la cobertura necesaria para lacorrecta recogida y el reciclaje de nueve de las diez categorías de aparatos establecidas en el Real Decreto208/2005sobre gestión de RAEE, exceptuando los de alumbrado.

En 2013 Recyclia recogió más de 14.000 toneladas de residuos, manteniendo los niveles de retirada de años anteriores, a pesar de la caída de las ventas y el aumento de la vida útil de los dispositivos, como consecuencia de la crisis económica. Según los estudios de la plataforma, los síntomas de recuperación que muestra el mercado implicarán un incremento de la generación de residuos electrónicos.

Según José Pérez, consejero delegado de Recyclia, “el crecimiento, tanto en volumen de aparatos puestos a la venta como en empresas adheridas, se debe a la confianza de los fabricantes en los SIG para asegurar el tratamiento profesional ydentro de los flujos legales de los residuos electrónicos”.

La nueva Directiva de reciclaje electrónico establece un ambicioso aumento de los índices obligatorios de recogida: un 45% de las toneladas de aparatos puestos en el mercado en 2016 y un 65% en 2019”. “En este sentido –añade Pérez– los SIG hemos demostrado nuestra eficacia para cumplir las obligaciones que la ley impone a los productores: promover la retirada de los RAEE entre todos los actores involucrados y garantizar la máxima recuperación de materiales reutilizables, con el menor daño medioambiental”.

Minientrada

Telefónica lanza la campaña "Reciclar Conecta" en Brasil y potencia el reciclaje en España

Telefónica lanza la campaña “Reciclar Conecta ” en Brasil con el objetivo de reciclar dispositivos fuera de uso, y reutilizar este material para fabricar otros productos.

El programa, pionero en reciclaje de móviles, baterías y accesorios, nació en 2006 y ya ha recogido más de un millón de teléfonos y tres millones de accesorios en los 3.400 puntos de recogida distribuidos entre tiendas y puntos de posventa por todo el país.
Esta iniciativa fue llevada también a laCampus Party en su Séptima Edición, a principios de año, donde los participantes reciclaron aparatos usados y  muchos de ellos ganaron premios como impresiones en 3D de sus rostros.

Movistar en España también potencia sus iniciativas de preservación ambiental a través del reciclaje de equipos, baterías, accesorios en desuso y el programa de ahorro energético. En el marco de su política de responsabilidad social, la empresa consiguió reducir en un 20%, aproximadamente, su consumo eléctrico durante los últimos tres años, fruto de las labores de concientización sobre el uso responsable de los recursos y con el cumplimiento con la normativa legal vigente.
La telco digital tiene un compromiso, a escala internacional, de reducir un 30% el consumo eléctrico en la red y un 10% en sus oficinas, en el período de 2007 a 2015.

Minientrada

El programa de La 2 de TVE El Escarabajo Verde emitió la semana pasada este reportaje sobre la economía circular, el nuevo paradigma económico llamado a sustituir a la economía lineal del usar y tirar. Incluye algunos proyectos llevados a cabo en todo el mundo siguiendo dicho modelo, basado en el aprovechamiento de recursos y la reintroducción de los residuos en el ciclo productivo para la fabricación de nuevos productos. Muy interesante.

RECILEC, SEGUNDA EMPRESA EUROPEA EN RECIBIR EL CERTIFICADO WEEE-LABEX POR LA GESTIÓN DE RESIDUOS ELECTRÓNICOS

on este prestigioso reconocimiento, la empresa andaluza de tratamiento de RAEE se coloca como uno de los principales referentes en la materia en todo el territorio europeo.

RECILEC obtiene el certificado WEEE-Labex
RECILEC es ya un referente europeo en la gestión de residuos electrónicos

La firma sevillana Reciclado de Componentes Eléctricos y Electrónicos (RECILEC) ha sido la segunda empresa en Europa en superar el riguroso y prestigioso estándar de tratamiento “WEEE-Labex”, un nuevo reconocimiento que la posiciona como referencia Europea en ladescontaminación y reciclaje de aparatos con gases refrigerantes.

El reconocimiento lo concede WEEE-Forum, asociación europea sin ánimo de lucro en la que participan 39 organizaciones de gestión de residuos electrónicos constituidas por los principales fabricantes mundiales de estos aparatos. Entre sus objetivos está el promover las mejores prácticas para la correcta gestión medioambiental de los residuos que generan los productos eléctricos y electrónicos.

RECILEC ha obtenido la acreditación tras superar una rigurosa y minuciosa auditoría que ha analizado y estudiado los procedimientos necesarios para el control de estos procesos de gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). El cuerpo de auditores ha estado constituido por técnicos especialistas autorizados llegados desde España y Bruselas. Han comprobado y constatado que la empresa utiliza estándares normalizados, certificando que la planta andaluza trabaja bajo los mismos requisitos de gestión dispuestos por la Unión Europea.

WEEE-Labex es el resultado de un proyecto financiado con fondos europeos (LIFE), a través del cual se definen un conjunto de estándares relativos a la recogida, manipulación, almacenamiento, reciclaje, preparación para reutilización y eliminación de los residuos de los equipos eléctricos y electrónicos.

TRAZABILIDAD DE LOS RESIDUOS ELECTRÓNICOS

Por otro lado, Fundación Ecolec, sistema integrado de gestión español que aglutina a los principales fabricantes de electrodomésticos, premió en junio a RECILEC como mejor planta en el tratamiento de residuos electrónicos, dentro delproyecto WEEE-Trace.

El Proyecto WEEE-Trace, también financiado con fondos europeos, establece un sistema integral de trazabilidad del residuo hasta su reciclaje. Su finalidad es reducir fugas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos hacia circuitos no controlados e incrementar las cantidades de RAEE gestionadas de acuerdo a los requerimientos legales.

Asimismo, RECILEC participa activamente en los grupos de trabajo del Comité Europeo de Estandarización Electrotécnica (CENELEC), como representante español a través de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), donde se elaboran los estándares requeridos por la Comisión Europea con los requisitos técnicos de tratamiento de estos residuos en las plantas de descontaminación y reciclaje.

SUSTANCIAS CANCERÍGENAS

Es importante recordar que los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos contienen, muy habitualmente, sustancias peligrosas para la salud de las personas y el medio ambiente. Algunas de ellas son cancerígenas., por lo que es crítico extremar las precauciones en su gestión y asegurar la aplicación de las mejores tecnologías disponibles en su recogida y tratamiento, como prevé la normativa vigente tanto a nivel europeo, como estatal y regional.

RECILEC, que está participada por la Agencia de Medio Ambiente y Agua de la Junta de Andalucía, Fomento de Construcciones y Contratas e Indumetal Recycling, mantiene una apuesta decidida por el control de la trazabilidad en la recogida y transporte de los RAEE, la aplicación de las mejores tecnologías en los procesos de descontaminación y reciclaje y la persecución y denuncia de las malas prácticas, participando activamente en proyectos de ámbito europeo en los que se tratan estas cuestiones.

Como indica Leonardo Díaz Pineda, gerente de RECILEC, “tenemos la planta de tratamiento de residuos eléctricos y electrónicos de referencia en España y ahora, también en Europa”. La correcta gestión medioambiental de este tipo de residuos y el estricto cumplimiento de la normativa vigente son, según el responsable de la firma sevillana, imprescindibles para evitar “los perjuicios económicos y de imagen a los que se exponen quienes optan por gestionar sus residuos a través de gestores con bajos requerimientos de calidad o que incluso operan al margen de la legalidad”.