General Motors Ecuador recibe certificación cero basura

La planta ensambladora de GM OBB del Ecuador obtuvo la certificación “Landfill Free” (Cero Basura, por su traducción al español), por parte de General Motors Company.

Según la organización, cada día, alrededor del mundo se generan millones de toneladas de basura. Con el fin de aportar a la solución de esta problemática, General Motors Company, en convenio con la organización NSF International, introdujo en 2013 su iniciativa global “Landfill Free” cuya meta es lograr que 150 operaciones a nivel mundial alcancen la certificación “Cero Basura” hasta el año 2020.

El proceso de certificación desarrollado por NSF International incluye la verificación y auditoria en nueve criterios que exigen, entre otros aspectos, mantener procedimientos documentados de manejo de desechos, establecer programas de capacitación para empleados y contratistas e incorporar procesos para la gestión de residuos electrónicos, pero fundamentalmente, demostrar que menos del 1% de los residuos generados se envían a rellenos sanitarios.

Para convertirse en una operación “Cero Basura”, GM OBB desarrolló diferentes programas orientados, tanto al manejo y tratamiento de los residuos, como también, a sensibilizar y comprometer a sus empleados.

En 2016 la compañía finalizó con su proveedor la implementación de un centro de compostaje de los residuos orgánicos generados en el comedor de la empresa. De este modo, actualmente el 100% de los residuos orgánicos son enviados para compostaje y producción de abono; el 98% de los residuos considerados peligrosos son usados para generar energía en hornos cementeros del Ecuador, mientras que otros elementos como los vasos de celulosa y espuma flex son tratados por el gestor ambiental Resiplast y convertidos en pellets para su exportación hacia China y re-uso como materia prima.

Epson propone reciclar el papel…. pero en la misma oficina generadora… pura economía auto-circular (neologismo)

(fuente Residuos Profesional) La nueva tecnología desarrollada por Epson permite convertir papel usado en nuevo papel de oficina imprimible mediante un proceso en seco, todo ello en el propio centro de trabajo.

La compañía tecnológica Epson mostrará por primera vez su revolucionario sistema PaperLab en Europa en la próxima edición de CeBiT, el evento global de referencia sobre TIC aplicadas a los negocios, que tendrá lugar entre el 20 y el 24 marzo de 2017 en Hannover (Alemania).

paperlab

Imagen; vista del PaperLab para reciclar papel sin salir de la oficina

En el marco del congreso, Minoru Usui, presidente mundial de Epson, revelará las últimas novedades e innovaciones de la marca para el entorno de trabajo. Entre ellas destaca PaperLab, el primer sistema compacto de fabricación de papel de oficina del mundo capaz de producir papel nuevo a partir de papel usado triturado de forma segura y sin utilizar prácticamente agua.

“PaperLab permite reciclar papel usado en la oficina mediante un proceso en seco, con lo que se crea un ‘ecosistema’ que reduce las emisiones de CO2, aumenta el ahorro en la logística de recogida de desechos, garantiza la eliminación segura de documentos confidenciales y ahorra agua, ya que evita utilizar los grandes volúmenes necesarios en los procesos de reciclado tradicionales”, ha comentado Minoru Usui.

El sistema de reciclaje de papel de oficina in situ PaperLab, de Epson, llega a Europa
La tecnología PaperLab desarrollada por Epson permite reciclar el papel en la misma oficina

El sistema PaperLab se pondrá a la venta en Japón en 2017, permitiendo a las compañías producir papel de diversos tamaños, grosores y tipos, desde papel de oficina y tarjetas de visita, hasta papel de colores e incluso aromatizado. El plan de lanzamiento para el resto de países se concretará en los próximos meses.

“Como parte de nuestro compromiso con la sostenibilidad, Epson ha establecido su Visión medioambiental 2050, a través de la cual confiamos en ser capaces de reducir un 90% las emisiones de CO2 a lo largo de todo el ciclo de vida de nuestros productos y servicios para el año 2050”, ha explicado Usui.

La firma ya ha conseguido realizar grandes avances hacia la reducción del impacto medioambiental en sus productos y procesos de fabricación, consiguiendo una reducción del 43% en CO2, un descenso del 33% en la producción de residuos y una rebaja del 55% en el consumo de agua durante el año 2015.

Obtienen espumas de poliuretano recicladas para la fabricación de nuevas suelas para calzado

Los últimos ensayos realizados confirman un nuevo avance en el sector calzado al conseguir cerrar el ciclo de vida del residuo y sacar al mercado un producto nuevo mucho más sostenible


El Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja, CTCR, y el Centro Tecnológico CARTIF de Valladolid han finalizado con éxito el proyecto que permite fabricar suelas de zapatos a partir de espumas de poliuretano reciclado. Cumplido el objetivo de esta investigación, impulsada también junto al resto de socios que forman el consorcio, las empresas riojanas, Garmaryga y Caucho Ruiz-Alejos, se confirma la viabilidad de este tipo de plástico reciclado para conseguir un calzado más sostenible. Concretamente, la formulación obtenida, empleando un 40% de poliol reciclado, permite obtener suelas que cumplen todos los requisitos técnicos y los estándares de calidad necesarios, al igual que recurriendo al poliol virgen, pero con el valor añadido del reciclaje, entre otros.

La sistemática empleada para alcanzar la meta final se ha basado en distintos procesos químicos -como la glicólisis-  que posibilita la ruptura de las cadenas del polímero para volver al monómero inicial, un poliol.  En base a ello y mediante la incorporación de otros aditivos, se añade de nuevo como componente en la fórmula para fabricar espumas de poliuretano que permiten obtener nuevas suelas.

Comodidad, resistencia, ligereza, impermeabilidad, son sólo algunos de los requisitos que cumple el poliuretano, jugando un papel fundamental, para la fabricación de calzado de seguridad, deportivo, de tiempo libre, etc. Pero también para zapatos de uso de calle, pues es cada vez más usual encontrarlo en calzado de moda, con mayor exigencia de diseño. Y así lo aseguran desde el CTCR y CARTIF, confirmando que los resultados son replicables tanto para el calzado de uso profesional como para el ámbito moda, independientemente de su funcionalidad.

Desde este punto de vista, cabe resaltar que en España se venden anualmente unos 102,8 millones de pares de zapatos, lo que supone que una cifra similar acabará en los vertederos urbanos.  Así, con este proyecto, fabricantes de calzado y componentes podrán contribuir a mermar el impacto ambiental prescindiendo de los materiales empleados habitualmente, caracterizados por su lenta degradación.

Actualmente, las partes implicadas en el proyecto estudian la rentabilidad de la producción, para, a continuación, avanzar hacia la obtención de poliol mediante el proceso de glicolisis a nivel industrial. El éxito del proyecto, a nivel técnico y medioambiental, ofrece una nueva vía de reutilización dentro del sector del calzado, hasta ahora inexistente, así como un novedoso modelo de implantación de la economía circular en pro a la optimización de los recursos. La colaboración de los fabricantes de calzado de poliuretano a nivel regional y las conclusiones del estudio de viabilidad técnico-económica marcarán los nuevos retos para poder obtener poliol reciclado en nuestra zona de producción.

Marta Calvo, Directora de Calidad y Medio Ambiente del CTCR: “Tras finalizar la investigación mediante las pruebas industriales realizadas en las empresas del consorcio, se ha obtenido una solución tecnológica viable para poder abordar con éxito la reutilización de los residuos de poliuretano que se desechan, como restos sobrantes, en las industrias dedicadas a la inyección de suelas de calzado. Un exitoso y claro ejemplo de aplicación de economía circular en el sector calzado”.

Alicia Aguado, investigadora del Área de Tecnología Ambiental de CARTIF: “La obtención de un poliol óptimo a través del reciclado químico de las espumas de poliuretano presentes en las suelas de calzado ha sido un gran reto con un resultado muy positivo y satisfactorio, consiguiendo reciclar y dar un valor añadido a unos residuos que actualmente terminan en vertedero, y sobre todo, consiguiendo fabricar un producto de prestaciones iguales al de partida, logrando cerrar por completo el ciclo de vida de estos residuos.

Apple también reciclara los relojes

Desde hoy en los Estados Unidos, y muy pronto en el resto de países, Apple ha anunciado que el Apple Watch se incluirá en el programa de Renew o reciclaje.

El Apple Watch entre los dispositivos aptos para la opción de reciclaje

Desde hoy, la página web de Apple, en el apartado de Renew, cuenta con un nuevo apartado en el que se incluye el Apple Watch como miembro de esta opción de reciclaje. Como ya sabéis, Apple cuenta con una opción de reciclaje para poder dejar tu dispositivo antiguo, funcione o no. Sea cual sea el estado del mismo, Apple se hace cargo.

Apple está muy concienciada con el respeto hacia el medio ambiente, y de esta manera se asegura de que sus productos – o al menos una gran parte de ellos – serán reciclados de una manera respetuosa con el medio ambiente.

Además, si llevas tu dispositivo para que ellos se encarguen del reciclaje suelen recompensarte, en cierto modo.

reciclaje

Si bien vas a comprar un iPhone o un iPad nuevo, te descontarán algo de dinero en el nuevo producto que adquieras. Si por el contrario no vas a comprar nada, ellos te darán una tarjeta de Apple con la cantidad que te ofrezcan por tu dispositivo para que puedas hacer alguna compra cuando lo necesites.

Ninguna recompensa económica por reciclar tu Apple Watch

Pero parece ser que Apple no le ofrecerá dinero al entregar tu Apple Watch como lo hace con los iPhone, iPad y Mac, sino que sólo ofrecerá reciclar el dispositivo de forma gratuita, como hace con los iPod.

En su página web, Apple enlaza con las webs de diferentes empresas dedicadas al reciclaje de estos dispositivos.

Sin embargo del reciclaje de los iPad, iPhone y otros dispositivos móviles es Brightstar la que se encarga del proceso y de enviar tarjetas de regalo. En cambio para los Mac y PC la encargada es PowerOn. 

Sims Recycling Solutions sin embargo se ocupa de reciclar dispositivos que no ofrecen crédito, como son los iPod y, a partir de esta semana, los Apple Watch.

Para poder hacer uso de estos programas puedes acercarte a una tienda Apple y dejar tu Apple Watch, o también puedes hacerlo en línea, imprimiendo una etiqueta de envío para que te lo recojan en tu casa.

¿Recompensará Apple algún día?

Aún no sabemos si llegarán a recompensar económicamente al reciclar un Apple Watch, aunque se sospecha que quizás pueda hacerlo en los modelos económicamente más caros. Esperaremos a ver si Apple recapacita frente a la recompensa de estos relojes. No obstante, os mantendremos informados.

“EE.UU. y el mundo saben que su futuro descansa en las energías limpias y las finanzas verdes”

Fuente ComunicaRSE

Peter Thomson, Presidente del 71º período de Sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas conversó en exclusiva con ComunicaRSE sobre el Plan Estratégico presentado hace unos días para impulsar la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible durante su gestión en 2017.

La gestión de Peter Thomson como Presidente de su 71º período de Sesiones se extenderá desde septiembre de este año hasta septiembre del 2017. Thomson tiene la enorme tarea de liderar el segundo año de implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El 8 de noviembre presentó públicamente su Plan Estratégico para asegurar la puesta en acción de la Agenda 2030. Conversamos con él para conocer los detalles de este Plan.

¿En qué consiste el Plan presentado por su oficina? ¿Por qué es la Sostenibilidad un tema estratégico para Naciones Unidas?

“La sustentabilidad es un concepto clave a porque no se trata de una moda pasajera. Siempre digo que considero los asuntos del Desarrollo desde un punto de vista tradicional como un gran fracaso. Trabajé en el tema durante muchos años sin ver resultados positivos. Pero mi opinión cambió cuando vine a Nueva York y comencé a trabajar en la Agenda de Desarrollo Sostenible. Ahí fue cuando pensé que esto era lo que debí haber estado haciendo desde el principio. Si hubiese tenido los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible cuando era joven hubiese sido capaz de ayudar mucho más a las comunidades con las que trabajaba. Esa es una de las razones por las que me apasionan tanto los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los veo como la forma correcta de conducir la Humanidad. Ahora, ¿por qué es tan importante la Sostenibilidad para las Naciones Unidas? Porque la Humanidad está siguiendo un camino que no puede continuar, un camino insostenible, de destrucción. Algo que el economista Maltus ya había predicho que sucedería. La sostenibilidad es clave para superar los efectos del Cambio Climático y para conducir al mundo hacia una sociedad más justa”.

En el Plan estratégico recientemente presentado se habla de trabajar para hacer más “verde” al sistema financiero. ¿En qué consiste este objetivo?

“Las finanzas tradicionales no proporcionan seguridad a largo plazo. Sólo buscan la ganancia a corto plazo. Pero es necesario comenzar a pensar más allá de esta ganancia. Esto que hasta hace unos años era una conversación entre ‘hippies’ hoy está en el centro de las estrategias del Banco Mundial, del Banco de China. Por ejemplo, el G20 está encarando una transición para hacer las finanzas más verdes y sostenibles. Es más, el término “Finanzas Verdes” fue incluido en el documento entregado por el G20 y será retomado por la presidencia de Alemania el próximo año. Hoy las empresas deben demostrar a los inversores que su dinero está siendo invertido en proyectos que son sostenibles ambiental y socialmente. Mi plan hará todo lo posible para colaborar en este sentido. Este viernes estaré conversando con los líderes de la OCDE para encarar acciones urgentes”.

¿Cómo espera que sea el escenario futuro de la Agenda de Desarrollo, y en especial de la Agenda Climática, luego del triunfo de Donald Trump?

“No quiero especular en lo que hará o no el Presidente electo Donald Trump. Pero sí puedo decir que los ciudadanos de los Estados Unidos y del mundo saben que su futuro descansa en las energías limpias y en las finanzas verdes. Las personas son cada vez más conscientes del impacto del Cambio Climático. No es necesario decirles a los ciudadanos en Miami que los niveles del mar se están elevando porque lo saben. Lo ven cuando el agua sale de las alcantarillas e inunda las calle.
Mi punto es que las personas harán el cambio. Los gobiernos son importantes en términos de regulaciones pero es la gente la que debe hacer el cambio, las empresas sobre todo. Las energías limpias están demostrando que son competitivas, aún más que los combustibles fósiles. Las empresas están respondiendo a esto e invirtiendo. Creo que lo que es bueno para los negocios será bueno para el país. El movimiento de las energías sostenibles se impondrá lo quiera o no el Presidente”.

A continuación, Thomson presentó algunos destacados del plan como el trabajo con la OIT y el sector privado para identificar acciones concretar en trabajo decente y la alianza con el Banco Mundial y la Comisión de Asuntos Empresariales y Desarrollo Sostenible para poner especial atención en el ODS 10 sobre reducción de desigualdades.

Finalmente, Thomson anunció su participación en la Cumbre del Agua de Budapest a finales de esta semana donde convocará a una reunión extraordinaria para presentar el Plan Estratégico y su enfoque en el ODS 6 sobre Agua y saneamiento.

Cobertura para ComunicaRSE en la ONU: María Julia Arana

“La industria electrónica no sólo debe promover el reciclaje debe garantizar la reparación”

Fuente ComunicarRSE

ComunicaRSE entrevistó a Gay Gordon, Directora Ejecutiva de Repair.org, una asociación que nuclea a las diversas partes interesadas del negocio de la reparación electrónica. La Coalición busca romper el monopolio de los fabricantes de EE.UU que impiden que los reparadores independientes accedan a los softwares y piezas necesarias para devolver a la vida un aparato electrónico.

¿Cómo nació esta Asociación de reparadores y cuáles fueron sus objetivos?

“La industria de la reparación ha sido un negocio vital en los últimos 60 años desde el inicio de la industria de la computación. Nuestra asociación nació como una organización paraguas que reúne a muchas instituciones dedicadas a la industria de la reparación. Si bien existían iniciativas precursoras en este sentido, creamos la asociación porque nos dimos cuenta de la necesidad de unirnos para impulsar cambios legislativos que eviten que los productores de dispositivos monopolicen por completo la industria de la reparación”.

La asociación ha logrado impulsar reformas legislativas en varias partes de los Estados Unidos en contra de la industria electrónica, ¿en qué consistieron estas reformas?

“En los Estados Unidos hemos apuntado a impulsar reformas en las leyes relacionadas a la propiedad intelectual y de patentes. Lo hacemos a nivel de los Estados porque a nivel del Gobierno Federal es más difícil. Lo que buscamos con estos cambios legislativos es que la industria electrónica haga disponible – en condiciones justas y razonables- las herramientas y la información necesaria para reparar sus productos. Esto ya se hace pero la información sólo es entregada a sus empresas oficiales de reparación. Básicamente se trata de lograr un campo de juego equitativo. Hay precedentes en nuestro país en este sentido. La industria automotriz ha bloqueado por años a la industria mecánica independiente que repara automóviles negándole las herramientas, software de diagnóstico, o las partes computarizadas que se requieren para reparar un auto. En 2012, justo en el momento cuando Repair.org nació, el Estado de Massachusetts aprobó una ley que desbloqueó este monopolio de la industria productora de automóviles y camiones. Esa ley sacudió a toda la industria automotriz que tuvo que asumir un compromiso de colaboración con la asociación de reparadores. Esto implicó sentar las bases igualitarias para la industria independiente, que en otras palabras significa habilitarlos a comprar los softwares y manuales que antes eran vendidas exclusivamente a las empresas oficiales. Este es el modelo que queremos para nuestra industria”.

Las empresas de la industria electrónica están impulsando estrategias de sustentabilidad que abogan por una economía circular e implican la reutilización y reciclado de sus productos. ¿La industria de la reparación podría tener un lugar en esta estrategia?

“Sí, pero va más allá. Hoy estamos trabajando en un proyecto con la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. para promover estándares de reciclaje para toda la industria electrónica. Pero nosotros los desafiamos diciendo que no vamos a lograr una diferencia significativa y evitar que estos equipos terminen en la basura si primero no avanzamos en su reparación. Y para repararlos, reutilizarlos y volverlos a poner en funcionamiento, necesitamos tener documentos, herramientas, piezas y software para reparar los equipos. Las estrategias de sostenibilidad se basan principalmente en extraer los materiales y minerales valiosos de los equipos y proceder a su correcta separación y disposición. Pero creemos que es el peor uso que se le puede dar a un equipo de alta tecnología tan costoso. Si más del 70% del costo ambiental y social de producir un celular está en el nivel de la producción, entonces este costo se puede evitar cambiando los sistemas de producción, no sólo creando sistemas de reciclaje. Además, la industria del reciclaje depende de los precios de estos minerales. Cuando el precio es bajo, la industria del reciclaje peligra. Por ello la estrategia no debe pasar por el reciclaje únicamente, hay que garantizar que los productos duren y puedan ser reutilizados lo más posible. Pero para ello las empresas deben tener una estrategia que permita la reparación de sus equipos. Estamos en diálogo con muchas empresas interpelando a sus gerentes de sostenibilidad en este sentido, para implementar en las estrategias una nueva letra “R” de reparar”.

¿Si el centro de la cuestión está en el lado de la producción entonces podemos decir que se trata de un asunto de obsolescencia programada?

“Así es. Muchas empresas tienen una estrategia para posicionarse como ambientalmente responsables pero lo que están haciendo es exactamente lo opuesto. Esto se produjo hace unos años, cuando la industria dio un giro en su sistema de producción. Antes la industria producía equipos que eran reparables. Hoy se reemplazó el tornillo por pegamento. Con esto lo que se hace es evitar que el equipo pueda ser reparado pero también hace que sea difícil reciclarlo. ¿Tiene sentido utilizar pegamento para ensamblar un cepillo de diente eléctrico? Quizás, pero no en un celular de 500 dólares. Otro cambio en la forma de producir se dio en las baterías de los celulares. Hoy se producen con una vida útil cada vez más corta y se ha vuelto imposible repararlas o reemplazarlas. Si la batería se rompe o se desgasta la única opción es comprar otro equipo. Y esto es insostenible como estrategia de negocio. Algunas empresas, como el caso de Dell, siempre han sido amigables con el mundo de reparación. En verdad, hubo un tiempo en que todas las empresas de esta industria lo eran. HP y IBM lo eran cuando producían computadoras. Era un momento en el cual la producción de un celular era pensada para durar y para repararse. El celular era como un juguete con partes que permitía que si se rompía una parte se pudiera reemplazar. Pero esto cambió. Dell mantuvo esta estrategia y además puso a disposición de todo el mundo su software de reparación. Las otras empresas monopolizaron la industria de la reparación”.

¿Esto se trata de un movimiento que se da sólo en los Estados Unidos o existen iniciativas similares en otras partes del mundo?

“Cuando la asociación se creó, en diversas partes del mundo comenzó a suceder lo mismo. En Europa, la organización Free ICT Europe Foundation está haciendo lo mismo pero a nivel de la Unión Europea. En Australia, Hong Kong, Singapur, Nueva Zelanda, se están formando asociaciones similares. Todos tenemos los mismos problemas y sabemos que la solución viene de la reforma de las leyes. Todos lidian con los productores occidentales, mayormente norteamericanos. Creemos que estas empresas van a comprometerse con el tema a nivel mundial en algún momento. Es decir, deben hacerlo, porque si comienzan a liberar información a los reparadores independientes en los EE.UU, lo tendrán que hacer en otras partes del mundo. Será un efecto cascada. La información viaja, no pueden detenerla en la frontera. Además los consumidores lo están exigiendo. Sin ir más lejos, tengo entendido que en la Argentina se formó un Club de Reparadores que básicamente están promoviendo esto a nivel del consumidor”.

ZENROBOTICS ACTUALIZA Y MEJORA SU ROBOT DE RECICLAJE

(fuente Residuos Profesional) El ZenRobotics Recycler 2017 incorpora un tercer brazo, la clasificación de plásticos y mejoras de usabilidad, entre otras novedades.

La compañía finlandesa ZenRobotics acaba de presentar la última versión actualizada del primer sistema robótico de clasificación de residuos del mundo, el ZenRobotics Recycler.

Con la actualización de 2016, el robot de reciclaje fue sido rediseñado para clasificar decenas de fracciones de residuos en las plantas de selección. Gracias a ello, el nuevo ZRR puede clasificar plásticos por polímeros (PP, HDPE, PET, PVC), madera y chatarra metálica por color y forma.

ZenRobotics actualiza su robot de reciclaje
La versión 2017 del ZenRobotics Recycler incorpora un tercer brazo robótico para la clasificación de residuos

Ahora, en la versión 2017, el ZRR está disponible con un tercer brazo robótico para aumentar el volumen de residuos clasificados. Esta actualización permite recoger hasta 6.000 piezas por hora, un 50% por ciento más. El primer sistema equipado con este tercer brazo entrará en operación en una planta de Australia en enero de 2017.

De manera adicional, el ZRR 2017 mejora también su usabilidad general y la flexibilidad del sistema. El nuevo diseño de su pinza permite seleccionar y recoger objetos más pesados al mismo tiempo que facilita su mantenimiento.

La interfaz de usuario también se ha llevado a un siguiente nivel, haciendo que el control del robot sea aún más fácil que antes. Finalmente, la velocidad de la cinta transportadora de residuos ya no es fija, pero se puede ajustar hasta más de 1 m/s en función de las necesidades del usuario.