Guía para Implementar R2 y e-Stewards . Cuál estándar adoptar, para qué sirven, cómo se hace.

Guidance for implementing an integrated Management System for e-Stewards® Standard for Responsible Recycling and Reuse of Electronic Equipment© & Responsible Recycling (“R2”). Practices for Use in Accredited Certification Programs:

THE GOAL The world of responsible electronics recycling has been evolving at a rapid pace over the past few years. Customers large and small are concerned about branding and about the potential of their equipment ending up in the wrong hands or the wrong country. Customers are seeking assurances from recyclers and asset managers in the form of third party certification programs to assure themselves that data is properly sanitized and that negative environmental and social impacts are avoided. E-­‐STEWARDS VS R2 Industry responded with the release of two standards:  The e-­‐Stewards® Standard for Responsible Recycling & Reuse of Electronic Equipment (2009) (including ISO 14001), &  Responsible Recycling (R2) Practices for Use in Accredited Certification Programs for Electronics Recyclers (2008). While the approach is different, both standards sought to fill the need for independent verification of responsible performance in the electronic recycling and asset management industry. WHY NOT BOTH? Many believed that one or the other of the standards would prevail. In fact, rather than choosing one standard over the other, many companies are pursing certification to both. For organizations already pursuing e-­‐Stewards, it is an easy choice, as most of the requirements in R2 are covered in e-­‐ Stewards, thus making it a straight forward process to make up the difference and be audited to both standards in one audit, saving time and money. For those pursuing R2, there are a substantial number of additional requirements, but with them come added assurances to customers and potential new markets. COMPARING THE TWO STANDARDS Ultimately, it is the role of the certification bodies to determine that requirements in both standards have been met, however this document is intended to provide guidance for people considering certification to e-­‐Stewards and R2 at the same time. The differences in the two standards are significant, however in most cases e-­‐Stewards exceeds the requirements in R2, with a couple of exceptions:  FM Management Plan,  Site security, &  Transport,  Data destruction processes shall be reviewed and validated by an independent party on a periodic basis.

Corral de Bustos logra exitosa campaña de Recolección de RAEE

C

Acopio de RAEE
Acopio de RAEE
ORRAL DE BUSTOS – La Municipalidad de Corral de Bustos-Ifflinger llevó adelante durante el mes de julio una exitosa campaña de recolección de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (Raee) contando con la adhesión de miles de vecinos.
Debido al éxito se anunció que se realizará la segunda experiencia en el mes de setiembre.
Desde la comuna informaron que durante la jornada de recolección “muchos comerciantes y vecinos se acercaron al Playón Municipal para depositar artefactos en desuso”.
Tal como se había fijado, se completó el objetivo de alcanzar las 1.000 unidades recolectadas, en la cual predominaban gabinetes de computadoras, calculadoras, monitores e impresoras.
El camión con la batea repleta transportó los descartes a la Planta Industrial de Progeas SA, en la ciudad de James Craik, para su reutilización y deposición final.
Las autoridades locales agradecieron la colaboración del personal y los jóvenes que participaron en la organización de la campaña, ya que desde hace algunas semanas se desarrollaron iniciativas de difusión para lograr la adhesión.
“Considerando la respuesta obtenida, se estima una segunda tarea de recolección masiva para el 6 de septiembre”, remarcaron desde la Municipalidad.
Cabe recordar que en junio se suscribió un convenio con el representante de la empresa de reciclaje Progeas SA (con domicilio en James Craik), Leonardo Aimar. La firma se encargade la recolección, almacenamiento, transporte, valorización, reutilización y disposición final de dicha basura.

El grafeno y sus usos revolucionarios: dáte una mirada al futuro

Con el graneo, los micro-procesadores, que podrían alcanzar una velocidad de cientos de gigaherzios (en silicio, el máximo –no comercial– es de 100 GHz, aunque el PC de tu casa es de 3, como mucho) tardarán un poco más.

¿Por qué? Porque el grafeno es demasiado buen conductor y deja pasar todos los electrones, sin más. El silicio, en cambio, es un semiconductor; es decir, admite que se le “diga” cuándo transmitir corriente y encender los millones de transistores que forman el procesador, y cuándo no.

Francisco Guinea, profesor de investigación del Instituto de Ciencia de los Materiales de Madrid (CSIC), ha publicado en Science, junto a tres universidades estadounidenses, cómo variar la conductividad del grafeno deformándolo: “Si aprendemos a guiar los electrones a un lugar concreto, podremos fabricar circuitos. Es la gran diferencia con el silicio: a este le hacen falta contactos metálicos entre las partes del circuito. Pero con el grafeno se puede hacer todo de una sola pieza. Es un avance considerable”. De paso, se aprenderá a doblar las pantallas sin que sufra el funcionamiento.

Así que toda la investigación se centra ahora en aprender a dirigir electrones, y de un modo que pueda reproducir la industria. Porque prototipos de transistores de 100 GHz (IBM, en febrero de 2010) y hasta 300 (la Universidad de California en Los Ángeles, hace pocas semanas) ya hay. Pero no se comercializan, son joyas de laboratorio. El español Tomás Palacios, profesor de Ingeniería Eléctrica y Computación del todopoderoso Massachusetts Institute of Technology (MIT) habla de “controlar la conductividad del grafeno usando dos capas de este material, una encima de otra, y en una orientación determinada”. Así se logra abrir y cerrar el paso de corriente a placer, “y se pueden fabricar excelentes transistores (o interruptores) con él; eso permite su uso en numerosas aplicaciones, incluyendo microprocesadores y células solares”, explica. Y un último método es el llamado “dopaje químico”: añades una sustancia (hidrógeno, oxígeno…) que convierta la plancha de grafeno en aislante (que no conduzca), y quitas esas sustancias solo de las “rutas” por las que quieras que circule la corriente.

Pero Palacios y su equipo están trabajando en otras aplicaciones innovadoras: “Ya que el grafeno está formado por una única capa de espesor, los transistores son muy sensibles a cualquier molécula que se deposite en su superficie. Por eso, es un material idóneo para fabricar sensores químicos y biológicos, de ADN, por ejemplo”. Y continúa: “Mi grupo de investigación acaba de fabricar un sensor para detectar hidrógeno, y estamos trabajando en otros detectores de explosivos y células biológicas”. ¿Más? “También estamos diseñando detectores de infrarrojos que permitan la fabricación de cámaras de visión nocturna con una resolución mucho mejor que la de las actuales”, nos cuenta este jefe de investigadores de solo 30 años.

Otra fuente de alegrías va a estar en su capacidad de multiplicar la señal que sea: para entendernos, que cualquier conexión, inalámbrica o no, llegue con toda su potencia a los dispositivos que reciban datos de ella, porque tendrán una especie de “repetidor”. Algunos de estos inventos combinarán la “sensibilidad” del grafeno con la “habilidad” del silicio. Porque todos coinciden en que el material que dio nombre a Silicon Valley lleva 40 años de ventaja en cuanto a industrialización e investigación; así que puede ser un buen complemento del grafeno, más que un competidor.

Teléfonos celulares sin impacto: Fairphone

“Hacer un smartphone que tenga un mínimo impacto sobre la sociedad y el planeta”. Este ha sido el objetivo inicial que se propusieron los fundadores de Fairphone a la hora de revolucionar el mercado de telefonía celular. El producto es un dispositivo tecnológico que, a la vista, es como cualquier otro, pero que detrás de sí muestra un proceso de producción particular, que se diferencia y distingue de lo realizado hasta el momento.

La iniciativa la puso en marcha en enero de este año un grupo de desarrolladores expertos de Holanda, luego de haberlo presentando como una idea original durante casi dos años. Desde un comienzo, contó con el apoyo de Waag Society, una fundación que promueve la articulación de la experimentación con las nuevas tecnologías, el arte y la cultura.

Comercio justo, trabajo digno y correctamente remunerado, respeto por el medio ambiente son las tres claves que caracterizan ese proceso de elaboración del celular que luego llegará a las manos de los usuarios. Conozcamos más sobre esta excelente iniciativa que demuestra, una vez más, que el avance tecnológico y la sustentabilidad pueden ir de la mano para crear grandes cosas o generar movimientos con impacto.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑