Right-to-repair issues continue to affect e-scrap industry

By Dylan de Thomas, E-Scrap News. April 30, 2015

Don’t think intellectual property laws apply to the scrap electronics recycling and refurbishment industry? Advocates fighting for “the right to repair” have news for you.

Speaking at last week’s ISRI convention in Vancouver, Corynne McSherry, legal director for the Electronic Frontier Foundation (EFF), laid out the issues facing those companies that wish to repair and refurbish the smartphones and tablets that are increasingly making up the material stream for the e-scrap industry.

“Software is now everywhere, in goods as varied as books, cars, phones and refrigerators,” McSherry said, noting that copyright restrictions are expanding alongside the so-called Internet of Things.

Electronics scrap processors have already been hampered by a copyright law that was intended to stem online piracy of music and movies but has been used instead to disallow the “unlocking” of mobile devices. That’s had a negative effect on a key value activity for the e-scrap industry — refurbishing and resell mobile phones and tablets.

At issue is section 1201 of the Digital Millennium Copyright Act (DMCA), a 1998 law that was intended to fight piracy but has instead been used by companies as varied as Apple, John Deere and General Motors to use copyright infringement claims to stop independent businesses from repairing products. E-scrap companies, for instance, have been hampered in efforts to “jailbreak” iPads, while farmers wanting to fix their tractors and mechanics aiming to repair cars have run into similar roadblocks.

Congress intervened last year and made legal the practice of unlocking mobile devices in the U.S., but the fix is temporary. Because of the law’s language, exemptions to the DMCA must be filed and approved by the Librarian of Congress every three years. That’s an “extremely burdensome process,” said McSherry.

The exemption filing is currently being undertaken by a coalition of groups including ISRI and the Juelsgaard Intellectual Property & Innovation Clinic at Stanford Law School.

At the ISRI conference, these issues were also addressed by Kyle Wiens, a reuse advocate and founder of the electronics repair resource iFixit. Wiens noted lawsprotecting right to repair have been introduced in New York and Minnesota. “Recyclers need fair-market access,” Wiens said. He laid out the importance of access to repair manuals, which allow recycling and refurb companies to safely dismantle or repair consumer electronics of all kinds.

Both Wiens and McSherry were optimistic about the New York and Minnesota bills. They were also enthusiastic about a recently introduced national bill, the “Breaking Down Barriers to Innovation Act,” which would make the section 1201 exemptions permanent.

It remains to be seen whether the bills or requested exemptions will succeed leading to what Wiens calls “the single biggest revenue-generating opportunity that’s come along for the recycling industry in a long time.”

McSherry hopes right-to-repair legislation will get her group will pull her group out of the e-scrap space. “The win is when … you don’t have to hear from a copyright lawyer to do your job,” she said.

En Estados Unidos el 80% de los informes corporativos no cumplen con la ley de minerales en conflicto

El nuevo informe de Amnistía Internacional y Global Witness revela brechas alarmantes en la transparencia corporativa de las empresas de EE.UU. Más de 79 de las 100 empresas analizadas no cumplieron con los requisitos mínimos de la ley de los minerales de conflicto de Estados Unidos.

    • imagenes fotos

El informe  analiza 100 informes sobre minerales en conflicto -presentados por empresas como Apple, Boeing y Tiffany&Co- bajo la Ley de Dodd Frank (Sección 1502), conocida como la ley de los minerales de conflicto.

Los resultados muestran que la mayoría de las empresas no están haciendo lo suficiente para trazar la cadena de suministro de los minerales que compran. Sólo el 16% van más allá de sus proveedores directos e intenta contactar a las fundiciones o refinerías que procesan los minerales.

Más de la mitad de las empresas de la muestra ni siquiera informa a la alta dirección cuando identifican un riesgo en su cadena de suministro.

El estudio de Global Witness y Amnistía Internacional también muestra que solo una de cada cinco empresas encuestadas cumplía con los requisitos de la ley.

La Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) comenzó a exigir la aplicación de la Ley Dodd Frank en 2014. Las empresas se vieron obligadas a presentar informes sobre su desempeño en la gestión de su cadena de suministro para reducir el riesgo de que la compra de minerales de África central contribuya a conflictos o abusos de derechos humanos.

“La ley minerales de conflicto es una oportunidad para limpiar las cadenas de suministro de minerales a nivel mundial. Sin embargo, nuestro análisis muestra que la mayoría de las empresas parecen preferir seguir con los negocios de siempre que abordar realmente el riesgo de que sus compras de minerales financie grupos armados en el extranjero “, dijo Carly Obot, Asesor de Políticas de Global Witness.

“Esto es alarmante. Si las empresas no invierten recursos en investigar e informar de sus cadenas de suministro y su rol en los conflictos armados, sus clientes tomaran cartas en el asunto”.

La República Democrática del Congo (RDC) es una fuente importante de minerales – incluyendo oro, estaño, tungsteno y tantalio – para las empresas globales. Estos minerales son esenciales para los dispositivos electrónicos, como teléfonos inteligentes y computadoras portátiles. Durante más de quince años, los grupos armados en el este de República Democrática del Congo han explotado el sector minero para financiar sus operaciones con un impacto devastador, cometiendo graves abusos contra los derechos humanos en el proceso.

“Los consumidores quieren saber lo que hay detrás del logo. Las empresas están bajo presión para demostrar que no dejan piedra sin remover en sus esfuerzos para asegurarse de que los productos en la estantería no ocultan una historia terrible de conflictos y abuso de derechos humanos.”, dijo James Lynch, Director de Empresas y Derechos Humanos del equipo de Amnistía Internacional.

“Las empresas que arrojan luz sobre sus cadenas de suministro ayudan a prevenir un comercio de minerales nocivo que contribuye a un conflicto devastador en África Central.”

En junio de 2015, las empresas presentarán sus segundos informes sobre minerales de conflicto y se espera que superen a los primeros.

La encíclica sobre ecología del Papa Francisco sale en junio

El Papa Francisco mantuvo un encuentro privado en el Vaticano con el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon en ocasión del evento organizado por la Academia Pontificia de las Ciencias (APC) titulado Proteger a la Tierra, dignificar la Humanidad. Las dimensiones morales del Cambio Climático y el Desarrollo Sostenible.  El Papa “me ha dicho que la encíclica será publicada en junio y que ya está terminada”, dijo Ban Ki-moon a los periodistas después de su discurso inaugural en el marco del seminario organizado por el Vaticano sobre el desarrollo sostenible y los valores de la religión para cuidar de la Tierra.

El secretario general manifestó la gran expectativa que existe por el próximo discurso del Papa en la Sede de la ONU en Nueva York, además de por la publicación de su próxima encíclica ecológica.

Durante el encuentro privado con el Papa, el Secretario de la ONU -como él mismo explicó en la rueda de prensa posterior- le expresó su gratitud por haber accedido a dirigirse a la Asamblea de las Naciones Unidas el próximo 25 de septiembre”, confirmó el portavoz del Papa, el padre Federico Lombardi.

Ban Ki-moon sostuvo que el Pontífice presentará en su próxima encíclica también la necesidad “de un cambio del comportamiento humano para incidir en el cambio climático”.

Algunos lobbies económicos consideran contraproducente que el Papa hable de cambio climático en su encíclica, entre otras cosas porque en varios países occidentales se debate sobre la veracidad científica de las teorías sobre el cambio climático y su relación con estilos de vida consumistas y decisiones económicas e industriales indolentes con el ambiente.

En tal caso, la posición del Papa parece que va en la dirección opuesta a las economías de mercado que no hacen caso del daño causado a la tierra. Ban Ki-moon ha sugerido que precisamente Francisco “cuando convoca en el Vaticano a tantos líderes religiosos y científicos para proteger la tierra” considera el “cambio climático” como un problema real y un asunto “moral”.

En la visita privada igualmente se resaltaron “algunos puntos del compromiso de las Naciones Unidas no sólo de las cuestiones ambientales, sino también de los migrantes y de la dramática situación humanitaria en las áreas del mundo golpeadas por los conflictos”, señaló Lombardi.

El objetivo -como indicó monseñor Marcelo Sánchez Sorondo al iniciar el evento  es “llevar a un nivel más alto el debate sobre las dimensiones morales de la protección del medio ambiente antes de la primera encíclica papal y permitir consolidar un movimiento mundial interreligioso para beneficiar el desarrollo sostenible para combatir los cambios climáticos en 2015 y más allá”.

(Fuente: Aleteia)

Propuestas para Partidos Políticos para MINIMIZAR la generación de residuos

(fuente Ecologistas en Acción). Diversas entidades han firmado una propuesta conjunta dirigida a los partidos políticos, en la que piden una clara apuesta por la prevención, la reutilización y el reciclaje de residuos municipales.

residuos orgánicos
La propuesta hace hincapié en la recogida selectiva de materia orgánica. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

Una amplia plataforma formada por diversos grupos de la sociedad civil –consumidores, sindicatos, grupos ecologistas, recicladores, etc.– ha elaborado una propuesta para una gestión sostenible de los residuos, que ha sido presentada a los partidos políticos para su inclusión en los programas electorales en el marco de las próximas elecciones del 24 de mayo.

Para justificar su propuesta, las entidades firmantes ponen de relevancia algunos aspectos de la actual gestión de residuos municipales que son manifiestamente mejorables. Así, recuerdan que en España, más de dos terceras partes de la materia orgánica termina en vertederos o incineradoras, en lugar de aprovecharse como recurso.

También aseguran que de los 51 millones de envases de bebidas que cada día se venden en todo el Estado, 28 millones –más de la mitad– se destinan a vertederos o incineración, o lo que es peor, se abandonan en el entorno.

Además, recuerdan que se podrían crear miles de puestos de trabajo mediante un mejor aprovechamiento de los recursos.

Por estas y otras razones, reclaman una apuesta decidida por la prevención, la reutilización, el compostaje de materia orgánica y la implantación de sistemas de retorno de envases, para “empezar a tratar los residuos como recursos”.

En concreto, las propuestas recogidas en el documento son las siguientes:

  • Elaborar programas de prevención de los residuos municipales con: planificación, medidas concretas adaptadas a la realidad del municipio y presupuesto adecuado.
  • Implantar medidas de reducción de residuos, como por ejemplo:
    • compra pública responsable
    • actuaciones contra la obsolescencia programada y la percibida y alargamiento de garantías
    • fomento de la compra a granel
    • fomento del compostaje doméstico o comunitario
    • promoción del consumo de productos locales o de cercanía
    • fomento del consumo de agua de canilla
    • impuestos locales al sobreenvasado
    • eliminación/desfase de productos de usar y tirar
  • Aplicar medidas concretas y efectivas de reducción de las bolsas de plástico de un solo uso conforme a lo indicado por el Parlamento Europeo, así como abrir la puerta a su prohibición, brindando la información necesaria a la ciudadanía.
  • Establecer objetivos específicos y ambiciosos de reutilización. Potenciar la preparación para la reutilización y fomentar que esta se realice principalmente con programas de actuación para colectivos con especiales dificultades y entidades de la economía social. Facilitar la recogida de residuos reparables o adaptables para la puesta de nuevo en el mercado. Rediseñar los puntos limpios para que permitan y fomenten la reutilización y preparación para la reutilización de los objetos entregados.
  • Establecer objetivos de reutilización para envases de bebidas, defendiendo su pervivencia en el canal HORECA.
  • Realizar análisis para modificar y reducir los residuos de la fracción resto que no puedan destinarse a reutilización o reciclaje. Aplicar de forma eficaz el ecodiseño y trabajar para la eliminación de los productos con impactos nefastos para el medio ambiente y la salud (p.ej.: microplásticos y oxofragmentables).
  • Establecer la obligatoriedad de la recogida separada de la materia orgánica, que representa el 40% aproximadamente de la bolsa de basura en origen, siguiendo la indicación de la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados.
  • Exigir a los productores que se responsabilicen y favorezcan la correcta gestión de los residuos en base a la jerarquía que marca la normativa.
  • Mejorar la separación y la calidad de los materiales recogidos: analizar y escoger el modelo de recogida y de separación (puerta a puerta, quinto contenedor, húmedo-seco, etc.) más adecuado para sus circunstancias.
  • Apoyar y promover la obligatoriedad de Sistemas de Depósito, Devolución y Retorno para envases de bebidas que incrementan los porcentajes de recogida y la calidad de los materiales recogidos.
  • Aplicar fiscalidad ambiental disuasoria: impuestos por vertido o incineración y pago por generación de residuos.

Noticias breves de gestión de resiudos y economía circular de ARS Argentina

 

CICLO DE CONFERENCIAS 2015.

“Hablemos de Recursos” – “El rol de los Residuos en una Economía Circular”.

Lunes 20 de Abril de 2015 – Salón Auditorio de la Universidad ISALUD. Venezuela 847 – C.A.B.A – Buenos Aires.

Leer más.

 

 

II Congreso Internacional – V Congreso Nacional.

“Sobre Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos”.

1,2 y 3 de Julio de 2015 – Centro de Convenciones. Bv. San Lorenzo y Próspero Bovino Concordia – Entre Ríos.

Leer más.

 

ARS participará con una disertación en EXPODAC.

EXPODAC – 1º Jornada Internacional sobre Smart Cities”- del 14 al 16 de Mayo en Resistencia, Chaco.

Leer más.

 

Buenos Aires

– Bahía Blanca: Los camiones recolectores también se seguirán vía web. Leer más.+

– Basura: nuevo plazo para cerrar el relleno de Ensenada . Leer más.+

– Mar del Plata: promueven la contenerización, el monitoreo satelital y un mayor control social. Leer más.+

 

Córdoba

– Basura: el problema que Mestre no pudo solucionar y que le dejará a la próxima gestión. Leer más.+

– Por orden judicial se concretó audiencia para tratar el futuro de la basura. Leer más.+

– El Municipio dijo que no dará fondos extra a Cotreco y licitará de nuevo. Leer más.+

– La Justicia ordenó al gobierno de Córdoba sanear una localidad utilizada para enterrar residuos sólidos. Leer más.+

 

Corrientes

– Convocan a una multisectorial para la gestión de residuos sólidos urbanos de la ciudad. Leer más.+

 

San Juan

– Los centros de tratamiento de residuos certificarán calidad. Leer más.+

– Basura: en 2 meses, listas las 9 plantas. Leer más.+

 

 

Jujuy

– Primera jornada de reciclado de sachets “Abrigarte 2015”. Leer más.+

 

Río Negro

– Continúan gestiones por nueva planta de residuos. Leer más.+

 

 

Chubut

-Organismos públicos provinciales coordinan la implementación de la separación de residuos. Leer más.+

 

 

Tierra del Fuego

– Audiencia pública por el servicio de tratamiento y disposición final de residuos sólidos urbanos. Leer más.+

NUEVOS OBJETIVOS PARA EL PAQUETE DE ECONOMÍA CIRCULAR

El 31 de marzo de 2015, el Comisario de Medio Ambiente Karmenu Vella indicó que el nuevo paquete de Economía Circular de la Comisión Europea se centrará en el fomento del reciclaje y en evitar el vertedero.A raíz de la controversia surgida sobre los nuevos objetivos, comentó que siguen siendo los mismos, pero que el enfoque será diferente para los Estados miembros que están experimentando dificultades para cumplir con ellos.

El paquete anterior incluye objetivos vinculantes de reciclado del 70% para los residuos municipales para el año 2030, del 80% para el reciclado de envases, tales como vidrio, papel, metal y plástico, y la prohibición de vertido de todos los residuos reciclables y biodegradables para el año 2025.

Según Vella, el nuevo paquete será más ambicioso en su implementación, y considerará los productos en la fase de diseño. También confirmó que el paquete podría ser presentado de nuevo en otoño de 2015.

Para consultar el paquete de Economía Circular descartado acceda al siguiente enlace:ec.europa.eu/environment/circular-economy/index_en.htm

Para consultar la entrevista en video al Comisario de Medio Ambiente, Vella, consulte el siguiente enlace:http://www.euractiv.com/video/circular-economy-targets-stay-same-says-vella-313424

Enlace: http://economiacircular.org/NL/nt/160415/noticia1.html

Tecnología, transparencia y 5 estrategicas para hacer sostenible el abastecimiento de materias primas

(Fuente GreenTech). Lauren Hepler. Wednesday, April 29, 2015 – 2:20am

A shortage of quantitative data, early-stage technology and varied cost structures are three supply chain weaknesses that could actually contribute to future progress — if companies choose to buy in.

It’s one thing for a company to make an internal decision about sustainability, like cutting energy use at corporate headquarters. But it’s another matter entirely to dig deeper into systemic problems rooted in the supply chains of multinational businesses with elaborate networks of global vendors.

Even unknowingly propping up the trade in conflict minerals, contracting with factories committing labor violations or doing business with suppliers who irresponsibly source raw materials can have disastrous implications for reputation and financial liability.

Now more than ever, supply chain transparency and traceability are gaining currency, thanks to increasing awareness among consumers, investors and corporate c-suites.

Aside from high-profile news stories about horrific factory conditions, other social and political drivers — geopolitical instability in key markets,  supply of valuable commodities and the potential for long-term losses on fossil fuel “stranded assets,” to name a few — reflect the ways environmental sustainability is melding with anxiety about economic inequality.

And it’s a trend that doesn’t look to be going anywhere anytime soon, meaning that companies and the organizations that work with them must go beyond the mostly incremental reforms made to date.

“The next 10 years are going to see a level of change that is outside of our experience,” said Volans Founder John Elkington at a GreenBiz VERGE Salon event on supply chain sustainability held Tuesday in London. He added that, “part of our challenge, collectively, is to recognize those things early enough.”

Nascent technologies, new types of supply chain reporting (no, not another survey) and better quantifying the costs of inaction represent perhaps the most compelling paths forward, concluded a panel of some three dozen supply chain executives gathered for the event in London. The group spanned corporations in diverse industries, such as Cargill and Hewlett-Packard, along with professional services firms like PwC and nonprofits including the Marine Stewardship Council.

Though their industries differ, five common questions emerged to help hone a new model for smarter supply chains:

1. Where should you start?

It may seem like a given that a company’s leadership could recite from memory where their materials come from and who handles them on the way to market. Not so.

“Global supply chains now are highly complex and of significant scale,” said Jonathan Evans, managing director of supply chain technology provider Muddy Boots. “It becomes difficult to really pinpoint your exposure to risk.”

Cueing up a slide entitled “are you in the dark?,” Evans said that even hammering out a definitive list of all global suppliers or charting long-term risk can be a challenge. That’s especially true when factoring in extraneous pressures outlined by Elkington:

Pierre Courtemanche, CEO of tracking technology provider GeoTraceability, said that conflict minerals provide a “shocking” example of how bad supply chain abuses can be. But on a more practical level, disaggregated vendors or widely varied sizes add to the challenge. In Africa, for instance, he said that the average production for farmers is 60-80 kilos of food.

“It’s impossible to trace back,” Courtemanche said.

Voluntary industry certifications are one way to get informed, but the price of getting them can be prohibitive for smaller companies in particular. “The cost of certification is really high,” Evans said.

When it comes to understanding where individual businesses can have the biggest impact, that largely depends on direct relationships with suppliers.

2. Who holds the power?

Supply chain power dynamics aren’t as simple as big companies calling all the shots, even in cases of huge global volume or name recognition.

McDonald’s, for instance, serves about 69 million customers per day in 100 countries. But in the vast majority of those countries, the company’s buying power amounts to only 1-2 percent of the total beef market.

That leads to lots of shared farms, factories and other facilities where customers might not always see eye to eye on how sustainable operations should be — a tricky balancing act given the multitude of things that can go wrong:

Cargill is one massive supplier seeking ways to marry sustainability and financial opportunity for its buyers.

Dave Bennett, a strategic business development director for the company, cited one example of a customer who faced a new mandate from their own client in the beverage industry on sustainable malt sourcing. Facing a loss of $5 million in business, the company decided along with Cargill that it was worth it to invest in new capital expenditures to source more sustainably.

For other supply chain executives finding themselves in contention with their business partners, there’s also the concept of strength in numbers.

Collaborations with NGOs, issue-specific nonprofits or other companies — a la the Sustainable Apparel Coalition — have already singled out key issues like water usage. But it can be difficult to drill down into day-to-day problems with potential to boil over if other customers of a common supplier choose to bury their heads in the sand.

Buying realtime labor data, for instance, might not be a priority for all 10 companies that share an overseas factory, even if one or two of those businesses are pushing for stricter rules on forced labor, worker age limits or other issues.

“It’s important to know that if a company does not want to access data for their company, they don’t want access to data,” said Kohl Gill, CEO of crowdsourced labor information startup LaborVoices.

3. Where should you dig for data?

Given the volume of raw materials and other moving parts in the supply chains of large companies, it’s little suprise that some sustainability advocates are enthusiastic about the potential to apply Big Data analytics to operations.

The familiar catch: figuring out what data to focus on and how to collect it.

To gauge long-term trends that stand to impact pricing and availability of commodities, PwC (which sponsored the event in London) has been at work on a climate analytics project to “fill the gap between science and business,” said Assistant Director of Urbanization, Climate and Development Dan Dowling.

The project involves long-term modeling of how potential scenarios for climate change — the differences between financial fallout from a 2 degrees Celsius change in global average temperature vs. 4 degree change, for instance — might play out for specific commodities.

But what about the current realities of how stops along the supply chain function?

“After that inspector leaves, what are the conditions? That’s a question many companies are starting to ask,” said Kohl from LaborVoices, quoting an estimate that businesses are now spending $15 billion per year on the issue — a significant investment, but still a relative drop in the bucket.

Asking the right question is certainly part of the question, but whom you ask might be more important.

“Workers by and large have access to mobile phones,” Kohl added. “Why are we relying on inspectors?”

His company collects anonymized realtime data on labor conditions from workers themselves, then sells that information — including potential “red flags” given the likelihood of serious issues — to companies willing to pay for a subscription. Kohl said that the company’s mission also entails broader transparency, and that he hopes to release public information on the findings of LaborVoice by next summer.

Raw materials in and of themselves can can also provide strong clues as to how the local supply chain is operating. The Marine Stewardship Council, for instance, is currently running an online database pilot with point-of-sale DNA sampling tracking information like species and date of catch:

Once that data has been collected, the next step is ensuring that the right people get their hands on it — a process inspiring a slew of other technology offerings, but which also comes with new complications like cybersecurity.

“There are already people hacking into autonomous cars. People like Google don’t want to talk about it, but it happens,” Elkington said of the additional need for enhanced security in supply chain data.

4. How can technology support higher standards?

Aside from new types of crowdsourced data and other tech-enabled efforts to drill down into painpoints in the supply chain, a range of other hardware and software offerings are coming to market.

Elkington sees three types of technologies as key for traceability and transparency: consumer-facing applications, internal corporate dashboards and external platforms run by a third party (ie: the UK’s 2degrees) that convene multiple companies or organizations with similar goals.

“Within the decade, we’ll have walk-through experiences where people can actually see supply chain conditions,” Elkington said, hypothesizing that a more advanced version of a gadget like Google Glass might let prospective customers (or regulators), “see way down the supply chain, if they choose to.”

In terms of how companies might organize themselves to get ahead of increased outside scrutiny, Elkington pointed to software companies like SAP and Thinkstep (formerly PE International) jumping into enterprise dashboard offerings.

“They’re going to want to see the information displayed in front of them in a way that makes sense,” he explained.

Multiple enterprise and upstart companies are wading into that field, including GeoTraceability, which was acquired by PwC last year. Here’s a snapshot of their offering:

 Hewlett-Packard’s Limited Sustainability Manager Bruno Zago said that his company has chosen to focus on conflict minerals, since materials mined in locations including the Democratic Republic of the Congo are prevalent in consumer electronics. Implementing sensors that can provide geolocation information and other data about a commodity’s trajectory can help elucidate otherwise murky sourcing.

“We can look at the traceability of those minerals all the way back to the original mines it came from,” he said. “Some of it is as easy as just tagging the mineral when it comes out of the mine.”

With conflict minerals in particular, that process required the extra step of weeding through reputable suppliers in between companies and mining materials by investing in a “conflict-free smelter” program.

5. What’s the impact on the bottom line?

As is the case with close-to-home investments in sustainability initiatives like renewable energy or water savings, some strategies with direct environmental or social benefits also lend themselves fairly naturally to financial arguments for long-term cost stability or lower power bills.

Slightly less obvious is the business case for investment in things like climate change mitigation for commodity crops, which companies including PwC are now striving to outline:

But what about dire supply chain pitfalls with much less linear models for payback, or even the prospect of significant cost increases?

Labor issues in particular present a scenario where outsourced manufacturing operations for everything from packaged foods to a pair of jeans or a new smartphone are intended to lower costs of the finished product. Giving workers a raise to increase their standards of living or paying older, more skilled workers instead of cheaper young workers would cut into slim profit margins on products that consumers now expect to be cheap.

With the chicken-and-egg issue of relatively cheap goods that are also cheaply made, the potential for a payoff from better sustainability is often less explicit. Still, other motivating factors exist.

There is always the potential to invigorate sales efforts with local economic development PR campaigns — a branding strategy that companies like Everlane have mastered by making their marketing more personal.Pressure from customers, regulatory vulnerability or legal liability are also all in play.

“Businesses are being asked what are they doing about this,” said Dan Dowling of PwC.

Concurso de vidrieras sobre gestión de RAEE

Los establecimientos pamploneses Iluminación Helios y Electrodomésticos Bea Hermanos se han alzado con el primer y segundo premio, respectivamente, del Concurso de escaparates sobre reciclaje de RAEE, impulsado por el Gobierno de Navarra para implicar a los comercios y la ciudadanía en la recogida selectiva de estos residuos, y en el que han participado un total de 15 tiendas.

El escaparte denominado ‘La luz reciclada’, de Iluminación Helios, anima a reciclar los fluorescentes, bombillas de descarga y de bajo consumo, LED y luminarias en las tiendas o en los puntos limpios. Ha obtenido el primer premio, dotado con 500 euros.

2004814

Por su parte, Electrodomésticos Bea Hermanos, con su propuesta ‘Alegre reciclaje’, transmite la importancia del reciclaje de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), con el mensaje de que “con el reciclaje hasta los aparatos están contentos”.

Este segundo puesto tiene un premio de 300 euros, según ha informado el Gobierno de Navarra en una nota. Además de los dos ganadores, han resultado finalistas Electro Hogar Bayona (Pamplona), Electropax (Estella), Elektra Pamplona (Pamplona), Expert Bortziriak (Bera), Informática Los Llanos (Estella) y Video Ega (Estella). También han participado Cenor Fermin (Pamplona), Electricidad Añón (Cascante), Electricidad Pedro Ustarroz (Lumbier), Electroactivia, Bazar Hong Kong (Caparroso), Electrodomesticos Alzuri (Lesaka), Electrodomesticos Javier (Elizondo) y Electrodomesticos Lamberto (Larraga).

Este concurso es una propuesta del Gobierno de Navarra, a través de la sociedad pública Gestión Ambiental de Navarra (GAN) y las entidades gestoras de los sistemas integrados de gestión de residuos (SIG) de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE): Ambilamp, Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolec, Ecolum, ECORAEE, Ecotic, la Plataforma Europea de Reciclaje-ERP y Tragamóvil.

La iniciativa se enmarca en el convenio que el Gobierno foral mantiene con los sistemas integrados de gestión de RAEE, y cuenta, además, con la colaboración de las mancomunidades de residuos. El jurado, compuesto por técnicos del Gobierno de Navarra, de los SIG de RAEE y de Gestión Ambiental, ha evaluado la transmisión del mensaje, la originalidad y la estética del escaparate.

Sustancias tóxicas

La importancia de gestionar bien los RAEE se debe a su contenido en sustancia tóxicas o contaminantes, y porque gran parte de sus componentes son reciclables, ha destacado el Gobierno foral, que ha añadido que si no se gestionan bien y se arrojan directamente a vertederos, suponen un problema para el medio ambiente y una pérdida de recursos.

Sin embargo, si se depositan correctamente, se extraen sus elementos contaminantes, y se asegura que vuelven a la vida en forma de cables, piezas o plásticos reciclados. Según datos de 2013, la recogida selectiva de RAEE aumentó en Navarra respecto a 2012, hasta alcanzar los 3,82 kilos por habitante y año.

El 98 por ciento de los RAEE recogidos en 2013 procedían de los domicilios y el 2 por ciento restante de RAEE recogidos fue de uso profesional. Si bien en determinadas categorías, como los equipos de informática y telecomunicaciones, los aparatos de alumbrado y electrónicos de consumo (radios, televisores, videocámaras, etc.) se cumplieron los objetivos de recogida, a nivel global no se llegó al objetivo legal de 4 kilos por habitante y año.

La ciudadanía navarra dispone de diversos puntos donde depositar sus RAEE, ya que puede dejar el aparato en desuso en las tiendas donde compre el aparato nuevo, o bien utilizar los servicios de recogida gratuitos que ponen a su disposición las mancomunidades de residuos: el servicio de recogida de voluminosos o los puntos limpios (móviles o fijos).

El objetivo de este concurso está vinculado con el contenido del Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos, que propone un incremento en los objetivos de recogida de RAEE respecto a los actuales cuatro kilos por habitante y año.

Así, incluye la obligación de recoger en 2016 el 45 por ciento de los de RAEE domésticos y profesionales, respecto a los kilos totales de los puestos en el mercado, llegando al 55 por ciento en 2018. Además, establece que los establecimientos de venta de aparatos eléctricos y electrónicos con una superficie de más de 400 m2, deberán aceptar los RAEE de tamaño pequeño (menos de 25 cm), de forma gratuita y sin que el usuario tenga que comprar otro a cambio.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2444671/0/helios-bea-hermanos-ganan-concurso-escaparates-sobre-reciclaje-aparatos-electricos-electronicos/#xtor=AD-15&xts=467263

Adidas hará ropa con residuos plásticos de los oceános

(Residuos Profesional)

La firma ha anunciado también que eliminará gradualmente las bolsas de plástico de sus puntos de venta.

Adidas firma un acuerdo de colaboración con Parley for the Oceans y aprovechará residuos plásticos recogidos de los océanos en la fabricación de sus prendas deportivas
Adidas usará plásticos reciclados procedentes de los océanos para fabricar zapatillas y otras equipaciones deportivas

La firma deportiva Adidas ha anunciado un acuerdo de colaboración con la iniciativa Parley for the Oceans, dedicada a poner de relevancia la belleza y fragilidad de los océanos y desarrollar proyectos colaborativos dirigidos a evitar su contaminación.

Ambas entidades colaborarán a largo plazo en un programa basado en tres pilares: comunicación y educación, investigación e innovación, así como acciones directas para frenar la contaminación por plásticos de los océanos.

Uno de los aspectos que incluye este acuerdo es la creación de productos innovadores y el uso de materiales reciclados procedentes de residuos plásticos recogidos de los océanos en los nuevos productos de la firma deportiva para 2016.

Esta asociación se basa en la sólida trayectoria de la compañía en sostenibilidad de producto, uno de los pilares fundamentales de su estrategia de sostenibilidad. Como una primera acción, el Grupo Adidas también ha decidido eliminar gradualmente el uso de bolsas de plástico en sus propios puntos de venta.

“Colaborando con Parley for the Oceans estamos contribuyendo a una gran causa medioambiental. Juntos crearemos materiales realizados con residuos plásticos de los océanos que posteriormente integraremos en nuestros productos”, explicó Eric Liedtke, del comité ejecutivo responsable de las marcas globales del Grupo Adidas.

“Nuestros océanos están cerca del colapso y no hay mucho tiempo disponible para cambiar esto. Nadie puede resolverlo solo. Todos debemos formar parte de la solución. Y la colaboración es la fórmula mágica”, dijo Cyrill Gutsch, fundador de Parley for the Oceans. “No nos centraremos solo en crear la próxima generación de conceptos de diseño, tecnologías, materiales y productos. También involucraremos a los consumidores, atletas, artistas, diseñadores, actores, músicos, científicos y ambientalistas para que eleven sus voces y contribuyan con sus habilidades a la causa oceánica”, añadió.

Adidas ya cuenta en su catálogo con productos realizados con material reciclado. Así, chaquetas deportivas como las que usa el Real Madrid están fabricadas con poliéster reciclado obtenido a partir de residuos como botellas de plástico y ropa usada.

Este anuncio coincide con la publicación del Informe de Sostenibilidad del Grupo Adidas 2014, el 15º que publica la compañía. Dicho informe es una revisión anual de los logros y desafíos de la compañía en materia medioambiental durante el pasado año, así como una actualización de sus objetivos de sostenibilidad para 2015.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑