La Fundación Reciduca y la Asociación Civil Cascos Verdes se unieron en un proyecto conjunto, denominado “Pequeñas acciones, grandes cambios”, para promover el cuidado del ambiente, la separación de residuos en origen y la inclusión de los jóvenes en el trabajo.

El proyecto surgió a partir del concurso “Tirá tus ideas a la basura”, una iniciativa de la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad, que invitó a organizaciones de la sociedad civil a presentar propuestas que impulsen la separación de residuos en la ciudad. Cascos Verdes y Fundación Reciduca presentaron su proyecto, y fueron uno de los ganadores.

Pequeñas acciones, grandes cambios tiene como objetivo generar conciencia sobre el cuidado del ambiente, con el enfoque puesto en la separación de residuos en origen para lograr que algunos productos considerados basura se conviertan en recursos.

Gonzalo Bazgan, Director Ejecutivo de Cascos Verdes explicó: “Se trabajó sobre comparaciones concretas y a partir de datos contundentes, buscando crear impacto en el espectador y de esta forma generar una toma de conciencia y sensibilización. El objetivo es lograr una transformación en los hábitos personales de los ciudadanos”.

En este sentido, se diseñó una campaña de comunicación que consta de dos etapas: la primera se trató del armado y difusión de tres comerciales educativos para difundir en redes sociales y medios de comunicación. En la segunda etapa se brindarán capacitaciones conjuntas a organizaciones de la sociedad civil, con el objetivo de promover la incorporación de las organizaciones al circuito de reciclado, y como agentes replicadores del mensaje.

A través del trabajo de concientización ambiental, las dos organizaciones se proponen fomentar la integración social e inserción laboral de jóvenes en situación de vulnerabilidad social y personas con discapacidad intelectual. Este es el verdadero objetivo que comparten Reciduca y Cascos Verdes: crear un mundo más sustentable, en que todos podamos convivir en un ambiente sano.

Magdalena Olmos, Directora Ejecutiva de Fundación Reciduca, destacó la importancia del trabajo conjunto y de colaboración de ambas organizaciones: “Promovemos una sociedad sustentable en su conjunto. Ambas organizaciones creemos que para lograrlo es necesario un compromiso profundo con el cuidado del ambiente y con las personas que lo habitan. Creemos en una sociedad inclusiva en la cual todas las personas tienen oportunidades de desarrollarse plenamente como ciudadanos con acceso a una educación y un trabajo de calidad”.

La articulación entre organizaciones de la sociedad civil es una cuenta pendiente para el sector. Por esta razón, estas organizaciones decidieron aunar esfuerzos y compartir objetivos para crear una sociedad más sustentable e inclusiva.

Fundación Reciduca tiene como misión acompañar a jóvenes en riesgo de deserción escolar para que finalicen sus estudios secundarios mejoren su empleabilidad y promuevan el cuidado ambiental. A través de distintos programas se  integran tres ejes de trabajo – Educación, Formación Laboral y Cuidado Ambiental – con los objetivos de promover la terminalidad educativa de jóvenes en la escuela secundaria, estimular su desarrollo integral y en especial el desarrollo de las competencias laborales básicas necesarias para su inserción en el mundo laboral y despertar el compromiso con el medio ambiente.

Cascos Verdes es una organización de la sociedad civil, sin fines de lucro, que trabaja en base a dos pilares. Por un lado la inclusión socio laboral de personas con discapacidad intelectual, y por el otro la concientización sobre el cuidado del medio ambiente. Estos objetivos se logran a partir de la implementación de un programa integral de cuatro años de duración que se divide en dos etapas, de dos años cada una: Programa de Educación Ambiental y Programa Laboral.

Mas información: accionesycambios.org