La mina admitió al gobierno de San Juan que fueron 224.000 litros; inquietud vecinal. Por Enrique Merenda  | Para LA NACION

JÁCHAL, San Juan.- El incidente ambiental que desde hace cinco días mantiene en tensión a dos departamentos en el norte de San Juan por el derrame de solución cianurada arrojó los primeros datos oficiales. El informe que la minera Barrick Gold elevó al Ministerio de Minería provincial dice que la cantidad de solución cianurada que se derramó fue de 224.000 litros, muy lejos de los 15.000 litros que señalaba el mensaje por WhatsApp que se hizo cadena y se viralizó en las redes sociales.

Del informe surge que el incidente se descubrió el domingo pasado, a las 10, en la compuerta del Canal Norte. A las 11.15 el líder del Valle avisó a Supervisión que había una fuga de solución cianurada. Dos minutos después, el mismo líder solicitó apoyo por radio frecuencia a maquinaria pesada (topadoras, retroexcavadoras y cargadora) ya que se identificó el deslizamiento del talud por fuera del Valle hacia el Canal Norte. A las 12.30 se cerró definitivamente la válvula. Cerca de las 15 se comunicó el incidente a la gerencia en la ciudad de San Juan. Se le dio aviso también al secretario de Gestión Ambiental y Policía Minera, al ministro de Minería y al gobernador José Luis Gioja.

Mientras este informe tomaba estado público, ayer en Jáchal el presidente de OSSE, la empresa estatal de agua, se reunía con la asamblea y firmaba un acta en la cual se sostenía que tanto el agua que llegaba a la planta potabilizadora que maneja la empresa como otras plantas que manejan las uniones vecinales, estaba apta para consumo humano.

Cerca de las 18, varios equipos con pack de agua mineral llegaban al depósito de la Secretaría de Obras del municipio, la que será distribuida a partir de esta mañana en las localidades más alejadas de la villa cabecera.

Según confirmaron integrantes del Comité de Emergencia, se entregarán dos litros de agua diaria por persona. En Jáchal habitan 21.000 personas, según la última actualización. Por primera vez algunos ánimos se descontrolaron y verbalmente cuestionaron al titular de OSSE y hasta le pegaron una patada a la camioneta del juez Pablo Oritja, quien paralizó la actividad en la mina Veladero. Los fiscales y Oritja subieron a las 14 a la zona del derrame a tomar muestras de agua..