Por: Carlos Pagura. http://www.ambito.com
“El cambio climático no es un tema más, es una política de Estado”. Daniel Scioli

“Hay que asumir la agenda verde como un desafío nacional”. Mauricio Macri

“Existe la necesidad de construir un pacto federal ambiental”. Sergio Massa

Desarrollo sustentable, economía verde, cambio climático. Son términos que se escuchan cada vez más en los discursos de los candidatos presidenciales, pero las ideas concretas suelen quedar solapadas frente a temas de la agenda política y económica.

Según el reporte más reciente de Naciones Unidas, durante las próximas décadas el calentamiento global acentuará las consecuencias directas sobre la Argentina. Entre otras, la disminución de caudal en las centrales hidroeléctricas del Comahue, una situación similar en el Litoral por la reducción en los ríos Paraná y Uruguay, estrés hídrico en Mendoza y San Juan. El fenómeno tendrá impacto en los cultivos de soja, trigo y maíz y provocará daños en bosques y en los esteros del Iberá.

Pero esto no es todo. Existen problemas locales a resolver, como la contaminación y los residuos, la deforestación indiscriminada, que dependerán en forma directa de las políticas a aplicar a mediano y largo plazo.

Para conocer los ejes de sus programas ambientales y la postura en temas polémicos (Riachuelo, fracking, minería a cielo abierto), Ámbito.com habló con el candidato presidencial Daniel Scioli (Frente para la Victoria) y los asesores medioambientales de los dos principales partidos de la oposición, Juan Carlos Villalonga (Cambiemos) y Sergio Federovisky (Frente Renovador).

TRES CUESTIONES PRINCIPALES

¿En estas elecciones tiene mayor importancia la “agenda verde”, por qué?

Daniel Scioli: Hay dos elementos que son clave: por un lado la sucesión de fenómenos naturales producto del cambio climático, y por otro la publicación de “Laudato Si”, la cual ha contribuido a concientizar sobre la importancia de una “agenda verde”, en el marco de la discusión de las políticas de Estado. La innovadora encíclica del papa Francisco le dio mayor visibilidad al tema.

Juan Carlos Villalonga: Está más presente porque está más presente en la sociedad, pero de todas maneras aparece poco. La responsabilidad también está del lado de la prensa. Pregunta poco por estos temas, es poca la demanda que tienen los candidatos en ese sentido. En definitiva, tendría que haber más demanda de los medios y también de la sociedad.

Sergio Federovisky: Pareciera que sí por el contexto que introduce el cambio climático y los desastres asociados, como inundaciones e incendios forestales, pero es más una demanda de la sociedad que de la clase política, que está yendo detrás de la gente. El tema entró en la campaña pero no es una propuesta concreta, por ejemplo, a la hora del debate.

¿Cuál es la relación de las medidas medioambientales y la economía?

JCV: Trabajamos en equipo con todas las áreas y estamos dentro del circuito productivo: interactuamos con sectores de la industria, minería, energía, etc. El enfoque ambiental está en cada una de las actividades. Considero que a veces las cuestiones son dejadas a un lado por la coyuntura, pero la demanda de la sociedad irá en aumento y la agenda ambiental irá cobrando cada vez mayor importancia.

SF: Nosotros pensamos que en la economía que viene hay que planificar y pensar las cuestiones ambientales como materias integradas. Ya no se puede pensar una economía sin pensar en energías renovables, no se pueden considera las actividades del agro sin considerar las variables ambientales (como suelo y fumigaciones), tampoco la pesca sin tener en cuenta la conservación del stock. La economía del futuro estará teñida por el concepto de sustentabilidad.

DS: Hablar de un Estado activo implica pensar en un gobierno que seguirá haciendo, por tanto, deberemos sostener el nivel de producción y desarrollo económico sin que esto atente contra la naturaleza. Tendremos que entender que dentro de este paradigma no hay crecimiento económico posible sin inclusión social, y que el desarrollo solo será sostenible en tanto contemple el cuidado del medio ambiente.

Las tres fuerzas planean elevar Medio Ambiente a rango de ministerio, ¿qué beneficios traería?

SF: Lo primero, que adquirirá una institucionalidad acorde con la demanda social. Somos el único país de Sudamérica que no tiene un ministerio de Medio Ambiente, porque no hay una política de Estado. Todos hablamos de lo ambiental como algo transversal. Pero en un futuro gabinete, con un mayor espacio, el ministro de Ambiente podrá conversar en igualdad de condiciones con sus pares.

DS: En la Provincia, el OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible), que creé al iniciar mi primer mandato, tiene rango de ministerio. Al tratarse de un ente autárquico trabaja de manera transversal con todos las demás áreas de gobierno. De esta forma se garantiza una interrelación, algo sustancial para abordar una temática tan compleja y profunda como es el medio ambiente.

JCV: Significa mayor jerarquía no solo presupuestaria y estructural, sino políticamente, de nivel de interlocución con los otros ministerios. Excepto fugazmente, la secretaria de Ambiente nunca participó de reuniones de gabinete, fue una secretaría particularmente degradada, de baja incidencia. Los presupuestos mismos son susceptibles de ser reacomodados por el nivel superior, por eso es importante que tenga un rango mayor.

•LAS PROPUESTAS

Las plataformas verdes abordan diversos temas e iniciativas originales. Como la incorporación obligatoria de la materia Ecología en todos los niveles de educación que impulsa el FR, los programas de comercialización de electrodomésticos para mejorar la eficacia del consumo energético que alienta el FpV y el fomento intensivo del uso de las bicicletas en las ciudades que propone Cambiemos. A modo de resumen, resaltamos las medidas en tres ejes principales: las energías renovables, el tratamiento de residuos y la protección de áreas naturales.

Energías renovables

EL FpV propone la generación de energía eléctrica a partir del metano emitido por la basura en descomposición. El biogás contribuye a reducir la emisión a la atmósfera de metano, que es uno de los verdaderos artífices del calentamiento global, 20 veces más dañino en ese sentido que el dióxido de carbono. Otra apuesta fuerte es la instalación de nuevas plantas de energía solar, que repliquen a la que funciona actualmente en Brandsen.

Cambiemos apunta a que la participación de las renovables en generación eléctrica para 2019/20 sea del 10% (equivaldría a unos 4.000 MW de potencia eólica). Desde el espacio afirman que el país “cuenta con recursos increíbles en materia de viento, sol y biomasa, un potencial enorme desaprovechado que hay que poner en marcha”. La otra pata del modelo contempla la actualización de la legislación vigente, para que los usuarios puedan inyectar la energía renovable que generan domésticamente a la red nacional.

El FR promete impulsar las energías alternativas con la conformación de un fondo específico destinado a financiar la energía eólica y solar. El objetivo a alcanzar sería la generación de un 20 por ciento de energías limpias en la matriz energética para 2025. “La ley 26190 dispone un 8 por ciento de energías renovables para el 2016, meta que no se cumplirá. Hoy las energías limpias son testimoniales”, argumentan.

Residuos

El FR propone “cambiar el paradigma del tratamiento de la basura a cielo abierto” y analizar los residuos como un bien del que se obtiene valor. Dictaría un marco jurídico de presupuestos mínimos con responsabilidad extendida para los residuos electrónicos, vehículos fuera de uso, neumáticos, envases en general y envases de agroquímicos y residuos peligrosos.

Cambiemos se enfoca en la eliminación progresiva de los rellenos sanitarios, con medidas para la reducción de la generación de residuos, la recuperación y el reciclado así como también la disminución de la toxicidad de la basura y la asunción de la responsabilidad del fabricante sobre sus productos.

El FpV diferencia a los grandes generadores (como barrios cerrados, hoteles 4 y 5 estrellas, shoppings, locales de comidas rápidas), que deberán gestionar sus propios residuos. La limpieza de basurales a cielo abierto y las plantas de separación de residuos son otros dos objetivos principales.

Áreas naturales protegidas

El frente Cambiemos asevera que duplicará la superficie protegida bajo jurisdicción de Parques Nacionales (del 1.5% actual al 3% del territorio). Otra prioridad es garantizar los fondos adecuados a la Ley 26.331 de Bosques Nativos. “Su financiamiento es una de las deficiencias más importantes”, sostienen. Las partidas presupuestarias que no sean ejecutadas deberán ser acumuladas y podrán ser utilizadas el año siguiente.

El FpV se aboca a multiplicar a nivel país el sistema de administración bonaerense que, bajo distintas figuras como reservas, parques, monumentos y refugios naturales, resguarda actualmente como patrimonio natural más de un millón de hectáreas (cinco veces la superficie de la Capital).

El FR apuesta a frenar los desmontes en bosques nativos para “conservar los ecosistemas” y detener la pérdida de 300.000 hectáreas anuales. “Es la tasa de deforestación más alta de los últimos cincuenta años”, denuncian. Para eso, suspendería el otorgamiento de permisos de desmonte por 180 días y convocaría una comisión multisectorial para cumplir con la Ley de Bosques. En las áreas alteradas, iniciaría procesos de restauración.

•QUÉ HACER CON…

El Riachuelo

Daniel Scioli: Se cumplen siete años del emblemático fallo de la Corte, conforme a tres grandes objetivos: recomponer el daño ambiental, mejorar la calidad de vida de los habitantes y realizar acciones tendientes a prevenir efectos futuros. En ese sentido, fueron cumpliéndose acciones de control y monitoreo, obras e infraestructura, ordenamiento y abordaje territorial y gestión de residuos que deberían continuar.

Sergio Federovisky: Lo que hay que hacer es cumplir con ese fallo, desarrollar un ordenamiento territorial y decidir para que se enfoca el plan de saneamiento: si queremos un río industrial o para mejorar la calidad de vida. No es un tema de presupuesto, sino que no hay política de efluentes ni se resolvió el tema de la basura: la situación de los residuos en la cuenca es lamentable como en el momento del fallo.

Juan Carlos Villalonga: El mandato de la Corte define un rol claro para la Nación, Provincia y Ciudad. Hay buena interlocución y gestión cooperativa entre las jurisdicciones, falta más cooperación presupuestaria. Y es fundamental mayor precisión sobre los plazos, porque tenemos objetivos sobre la calidad del agua, pero sin un tiempo de referencia: ¿debemos alcanzarlos en 10, 15 o 30 años?

La minería a cielo abierto

SF: Hay que dictar una ley de explotación minera moderna, que incorpore la dimensión ambiental y social, con control externo. El tema presenta un alto nivel de conflictividad social y hay que defender el derecho de las comunidades a definir su modelo de desarrollo.

DS: La minería debe ser sostenible, y ello implica un abordaje múltiple, lo cual incluye aspectos técnicos, ambientales, sociales y económicos. La sustentabilidad se garantiza con un plan y maquinaria adecuada, con un correcto manejo de residuos, y con un retorno de la rentabilidad a la sociedad.

JCV: La minería hizo las cosas lo suficientemente mal para que tenga este nivel de rechazo. Si quiere permanecer con un rol importante en el país tiene que ser muy respetuosa de la licencia social, que no se puede forzar. El desarrollo debe ser impecable para generar confianza.

El fracking

JCV: Es un tema parecido a la minería. Hay mucha desconfianza para con los organismos ambientales provinciales, porque por lo general son los mismos que promueven las actividades. La Nación debe poder realizar verificaciones y monitoreos para que la población pueda confiar en un criterio independiente, con transparencia y garantía.

SF: Se debe conformar una agencia autárquica con participación de universidades, ONGs y poblaciones involucradas. La actividad genera dudas que deben ser respondidas desde una política de Estado para evitar, minimizar o compensar sus impactos negativos.

DS: Estoy convencido que en el camino hacia el desarrollo tenemos que garantizar la soberanía energética. Y en ese sentido, los hidrocarburos no convencionales constituyen una oportunidad única. Debemos demostrar que es posible compatibilizar el desarrollo y el progreso económico, junto con una adecuada sustentabilidad.

El cambio climático

SF: Es la deuda más fuerte que tiene el país. Debemos hacer hincapié en el ordenamiento territorial y las actividades productivas, para salir de las consignas, de lo testimonial, y pasar a políticas de acción.

DS: Hoy es nuestro principal enemigo y llegó para quedarse. Existen innumerables hechos que demuestran que es una realidad tangible y debemos trabajar para adaptarnos a tormentas eléctricas de carácter inusitado, jornadas de calor agobiante imposibles de pronosticar y precipitaciones devastadoras sin antecedentes.

JCV: Se tiene que tomar en serio. Hacer obras hídricas de adaptación a un nuevo régimen de precipitaciones y cambiar la matriz energética. El gobierno, pese a lo que declara, claramente es escéptico y considera que es una maniobra de las potencias para someter a los países en vías de desarrollo.