ReciclajeImage copyrightReuters
Image captionEl reciclaje ha sufrido por la caída del precio del plástico.

El reciclaje está dejando de ser un buen negocio.

Hasta hace un tiempo había mucho dinero en el negocio del reciclaje de plásticos, metales y papel.

Pero después llegó la caída en los mercados globales de commodities, incluyendo el petróleo, que se utiliza para fabricar plástico.

Y la caída en el precio de esos bienes básicos ha arrastrado consigo el de los productos reciclados.

Vea también: La belleza del reciclaje y los objetos considerados basura

Hoy es en muchos casos más barato comprar plásticos nuevos que el reciclado.

Y los empresarios del reciclaje enfrentan más dificultades para lograr utilidades.

Nuevo o usado

“Para hacer una lata nueva, puede usarse material reciclado o aluminio nuevo”, le dice a la BBC Ranjit Baxi, presidente del Buró Internacional de Reciclaje, con sede en Londres.

Reciclando latas en BrasilImage copyrightGetty
Image captionEl 75% del aluminio del mundo proviene del reciclaje.

“Cuando alguien arroja a la basura una lata de aluminio de Coca Cola o de Fanta, esa lata se recoge, se derrite y se convierte nuevamente en aluminio”, explica.

Pero si cae el precio del aluminio, también lo hace el de las latas usadas.

Y estos cambios pueden influir en la decisión de los productores frente al uso de insumos reciclados.

Lea también: Cuáles son los países de América Latina que producen más basura electrónica

Baxi afirma que en el mundo se producen 700 millones de toneladas de aluminio en el año, de las cuales el 75% viene del reciclaje.

“No es imposible conseguir una utilidad en la industria del reciclaje, pero los márgenes se están reduciendo”, advierte.

Turquía es el que más importa

No obstante, el representante de los recicladores no cree que su industria vaya hacia la destrucción.

ReciclajeImage copyrightAFP
Image captionAlgunos acusan a la industria del reciclaje de no haber invertido lo suficiente en maquinaria adecuada.

“Para producir 1.600 millones de toneladas de acero se usan en el mundo 570 millones de toneladas de acero reciclado. Pero la demanda global por el acero se ha reducido”, añade.

El comercio internacional de acero reciclado llega a cerca de 100 millones de toneladas.

Turquía es el país que más importa, con 20 millones, apunta el experto.

China, a su vez, importa cerca de 4,5 millones de toneladas, una cifra que puede estar cayendo junto con la desaceleración de su crecimiento económico.

Lea también: Oslo necesita basura

¿Culpa de quién?

Otros culpan a la misma industria de reciclaje de sus propias dificultades por no haber invertido en su propia modernización.

“El reciclaje sobrevivirá siempre por el deseo de la sociedad por reciclar”, le dice a la BBC David Steiner, jefe de la firma estadounidense Waste Management, la mayor empresa de reciclaje en el mundo.

ReciclajeImage copyrightAFP
Image captionParte del problema radica en la falta de educación del público sobre procedimientos correctos de reciclaje.

“En cuanto al aspecto económico de la industria, en momentos en que hay empresas del sector que se están quebrando, en Estados Unidos tenemos que decidir si se subsidia a la industria del reciclaje”, advierte Steiner.

“En otras palabras, si nuestros clientes van a pagar un poco más por reciclar en vez de disponer de su basura por otros medios”.

Steiner es optimista: “Lo que hemos visto a lo largo del país es que la mayoría de los ciudadanos dirían, sí, estamos dispuestos a hacerlo”.

El ejecutivo alega que en los últimos 25 años ha descendido de manera dramática la resistencia de la ciudadanía a pagar más para asegurar que su basura sea reciclada.

Steiner aclara que no necesariamente está pidiendo subsidios gubernamentales para garantizar la viabilidad de su industria.

“Podemos ofrecer muchas soluciones, como bajar nuestros costos de procesamiento recibiendo menos material contaminado o eliminando algunos del proceso materiales menos valiosos como el vidrio”, indica el empresario.

Cajas de pizza

Steiner responde a las acusaciones que su industria no invirtió en maquinaria adecuada durante la época de expansión.

ReciclajeImage copyrightAP
Image captionEl reciclaje sigue siendo una prioridad ambiental.

“Invertimos entre US$300 y US$400 millones anuales en activos de reciclaje y lo que hicimos fue tratar de hacer más fácil para el consumidor traernos su material reciclable”, insiste.

“En la década de 1990, en Estados Unidos buscamos implementar lo que se llamó reciclaje de una sola corriente, que permitía depositar todo el material en un un solo recipiente de basura. Eso a lo que llevó fue a mayores tasas de reciclaje pero también a mayor tasas contaminación”.

El ejecutivo pone como ejemplo a las personas que intentan reciclar una caja grasienta de pizza, sin reparar en que eso contamina otras partes del proceso de reciclaje.

“No estamos tratando de buscar culpables en el público”, aclara Steiner.

“Estamos buscando soluciones. Una de ellas sería educar al público sobre lo que se puede reciclar y cuál es la mejor manera de reciclar“.

Una tarea que se hace más urgente a medida que las dificultades de los mercados de commodities ponen más presión en la industria del reciclaje para reducir costos.

Y evitar así que las realidades del mercado sigan socavando una actividad indispensable para el bienestar ambiental del planeta.

Harvest Power and Caterpillar are deploying a unique waste-to-energy solution in Orlando, Florida, turning food waste into power. Learn more about Caterpillar’s sustainability work by visiting Caterpillar.com/sustainability.

Fuentes Residuos Profesional: En Bolivia se generan casi dos millones de toneladas de residuos anualmente, de los que el 90% son depositados en basureros a cielo abierto.

Bolivia ya tiene una ley marco de gestión integral de residuos
La nueva norma pretende dar solución al problema de los residuos urbanos en Bolivia. Foto: Jean-Paul P.G. (cc)

El presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgó este miércoles la Ley Marco de Gestión Integral de Residuos, que tiene el objetivo de “prevenir la reducción de la generación de residuos, su aprovechamiento y disposición final sanitaria y ambientalmente segura, en el marco de los derechos de la Madre Tierra, así como el derecho a la salud y a vivir en un ambiente sano y equilibrado”.

Esta norma se constituye en Ley Marco debido a que estable las directrices para la política de gestión integral de residuos en Bolivia. Contribuirá, además, a solucionar los problemas de forma integral, a través de una planificación, comunicación, gestión operativa y de forma preponderante. Consta de cinco capítulos y 49 artículos.

Entre otras medidas plantea la prevención sobre la generación de residuos y el fomento al cambio de patrones de producción y consumo mediante la planificación y coordinación interinstitucional e intersectorial.

También contempla el aprovechamiento de residuos y el desarrollo de mercados para la comercialización y consumo de productos reciclables.

Además establece el cierre de basureros incontrolados y la implementación de rellenos sanitarios para la disposición final ambiental; la norma no descarta la investigación y el desarrollo de tecnologías para la Gestión Integral de Residuos.

Una de las principales medidas que contempla la ley es la prevención de residuos mediante un cambio de patrones de producción y consumo

Durante el acto de promulgación, Evo Morales dijo que el cuidado del medio ambiente es parte de la educación y una responsabilidad de todos. “Esa responsabilidad debería comenzar personalmente, ser de interés familiar y llegar hasta la comunidad si queremos una Madre Tierra libre de contaminación”, dijo.

El presidente boliviano consideró que el país está cayendo en el “consumismo”, ya que hace unos 40 años no se utilizabanelementos contaminantes como las bolsas de polietileno, cuyo uso ahora es generalizado, y se preguntó si el reciclaje realmente es una solución.

Por eso añadió que, pensando en cuidar el medio ambiente, se tendrá que “revisar nuestras costumbres del pasado”, cuando las personas en Bolivia no contaminaban, y si bien normas como la promulgada sirven, todavía no se constituyen en una solución.

CONTAMINACIÓN DE LOS RÍOS

La ministra de Medio Ambiente y Aguas, Alexandra Moreira, por su parte, informó que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) proyecta que para 2020 entre todos los países de Latinoamérica producirán aproximadamente200 millones de toneladas de residuos, los cuales deben ser gestionados y tratados en las diferentes naciones.

Explicó que el reciclado y el cuidado del medio ambiente en Bolivia debe constituirse con una coparticipación de los ciudadanos para hacer una gestión integral, eficiente y cumplir con las metas que se propone el país.

“En Bolivia casi generamos 2 millones de toneladas de residuos anualmente; de estas, el 90% son depositadas en botaderos a cielo abierto. Pero aún algo peor, el 37% de estos botaderos están ubicados en riveras de ríos, en lugares que nos afectan, por ejemplo, en las fuentes de agua, lagos, lagunas”, reveló.

La Ley dispone 180 días para la elaboración de un Decreto Reglamentario que establezca normas para la Ley Marco denominada Gestión Integral de Residuos.

Hasta hoy no existía en Bolivia una normativa específica para el sector de residuos, que permita brindar soluciones a mediano y largo plazo a la problemática de la basura.

GemmaModolellGemma Modolell i BoiraAbogada. TERRAQUI. Derecho Ambiental
(Fuente residuos profesional) La publicación de la Directiva marco de residuos, su transposición mediante la Ley 22/2011 y, sobre todo, la falta de desarrollo reglamentario de esta, han dado fruto a una serie de debates sobre diferentes conceptos, entre ellos, “fin de condición de residuo”, “subproducto”, “reutilización” y “preparación para la reutilización”, que pueden ser fuente de inseguridad jurídica en el sector de la gestión de los residuos puesto que, en función de si nos situamos en el ámbito de lo que se conoce como prevención de residuos o tratamiento de residuos, los requisitos que debe cumplir la actividad son muy diferentes. En este post analizamos la figura del subproducto tal como se encuentra definida en la Directiva 2008/98/CE.

La figura del subproducto se codifica por primera vez en la UE en la Directiva 2008/98/CE. Tiene su origen en una prolija jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) dictada a raíz de conflictos en relación a la definición de residuo, que fue recopilada a modo de guía, de gran utilidad para la comprensión del concepto, por la Comisión Europea en la Comunicación de la Comisión, al Consejo y al Parlamento, interpretativa sobre residuos y subproductos COM (2007) 59 final.

La jurisprudencia que acuñó el concepto de subproducto se refería a sustancias u objetos que sin ser el objeto principal del proceso de producción que los generaba eran comercializados por sus productores como si de productos se tratase.

El TJUE llegó a la conclusión de que, en determinadas circunstancias, una sustancia o material que no es el objeto principal del proceso de producción puede considerarse un producto y no un residuo, si se cumplen una serie de condiciones. Estas condiciones son las que ha codificado la Directiva que en su artículo 5 dispone:

“Subproductos
1. Una sustancia u objeto, resultante de un proceso de producción, cuya finalidad primaria no sea la producción de esa sustancia u objeto, puede ser considerada como subproducto y no como residuo con arreglo al artículo 3, punto 1, únicamente si se cumplen las siguientes condiciones:
a) es seguro que la sustancia u objeto va a ser utilizado ulteriormente;
b) la sustancia u objeto puede utilizarse directamente sin tener que someterse a una transformación ulterior distinta de la práctica industrial normal;
c) la sustancia u objeto se produce como parte integrante de un proceso de producción; y
d) el uso ulterior es legal, es decir, la sustancia u objeto cumple todos los requisitos pertinentes para la aplicación específica relativos a los productos y a la protección del medio ambiente y de la salud, y no producirá impactos generales adversos para el medio ambiente o la salud humana.

2. Basándose en las condiciones establecidas en el apartado 1, podrán adoptarse medidas para determinar los criterios que deberán cumplir las sustancias u objetos específicos para ser considerados como subproductos y no como residuos, tal como se contempla en el artículo 3, punto 1. Dichas medidas, concebidas para modificar elementos no esenciales de la Directiva complementándola, se adoptarán con arreglo al procedimiento de reglamentación con control al que se hace referencia en el artículo 39, apartado 2″.

Por lo tanto, cuando una sustancia u objeto cumple estos cuatro requisitos se trata como un producto y no como un residuo.

Una empresa que genera un subproducto y, cumpliendo las condiciones que establece la Directiva, lo comercializa, de facto, está previniendo la generación de residuos.

El debate en nuestro Estado ha surgido, principalmente, a raíz de la falta de consensorespecto a qué figura administrativa debe utilizarse para contextualizar legalmente la puesta en el mercado de estas sustancias u objetos que no siendo el objetivo principal del proceso de producción pueden comercializarse como tales.

Para tomar esta decisión es necesario, en primer lugar, determinar en qué ámbito se incluye el concepto de subproducto tal como se define en la Directiva, si en el del tratamiento de residuos o en el de la prevención de residuos.

Tanto la jurisprudencia del TJUE como la Directiva son claros al respecto, un subproducto no es un residuo si cumple las condiciones que establece la Directiva, y, por lo tanto, su puesta en el mercado solo puede incluirse en el marco legal de los productos.

Una empresa que genera un subproducto y, cumpliendo las condiciones que establece la Directiva, lo comercializa, de facto, está previniendo la generación de residuos.

Por lo que, cuando nos referimos a la puesta en el mercado de subproductos en condiciones legales, esta operación en la escala de la jerarquía de los residuos debe conceptuarse como una prevención de residuos.

Una cuestión que ha generado confusión, también, es ¿cómo debe interpretarse la previsión que realiza el apartado 2 del artículo 5 de la Directiva que prevé la posibilidad de regular los criterios que deberán cumplir las sustancias u objetos para ser considerados subproductos? Al respecto hay que tener claro que lo que establece este segundo apartado es la posibilidad de regular criterios para sustancias u objetos específicos o flujos de los mismos. Los criterios que se pueden regular serán un desarrollo de los cuatro requisitos que se establecen en el primer apartado del artículo 5 para que una sustancia u objeto se pueda considerar subproducto. Y esos cuatro requisitos se refieren a la seguridad, que pueda utilizarse directamente, que se produzca como parte integrante de un proceso de producción y que no produzca impactos adversos. Por lo tanto, la Directiva, cuando prevé una regulación posterior, se refiere a la regulación de aspectos técnicos para ciertos flujos de subproductos para los que se identifique la posibilidad y la conveniencia de hacerlo; es decir, lo que se va a regular son las condiciones técnicas de la puesta en el mercado de ciertos productos.

El hecho de que del proceso productivo se genere un subproducto que pretende ser comercializado debería incluirse en el proyecto básico de solicitud de autorización ambiental.

Respecto a cuál puede ser el contexto jurídico administrativo que puede y debe dar cobertura legal en nuestro ordenamiento jurídico desde el punto de vista ambiental a la puesta en el mercado de este subproducto, y, por lo tanto, el marco en el cual se debe analizar si el subproducto cumple realmente las condiciones que establece la Directiva, debería en primer lugar analizarse el marco jurídico vigente de autorización de actividades generadoras de subproductos.

En este sentido hay que poner de relieve que la Ley 16/2002, de prevención y control integrados de la contaminación establece que el proyecto básico de solicitud de la autorización ambiental debe contener información detallada sobre los procesos productivos y el tipo de producto, así como sobre los residuos que se generen. Y puesto que un subproducto es un producto, una actividad que pretenda comercializarlo debe contemplarlo en su proyecto básico de acuerdo con la normativa vigente. Por lo que no incluir la figura del subproducto en el seno de la autorización ambiental conlleva una desviación de lo que debe contener el proyecto básico que debe ser el marco para la autorización ambiental.

No tiene sentido, en un momento en que se ha constatado que la falta de armonización entre autorizaciones que afectan a una misma actividad impone un serio freno a la economía, establecer una nueva autorización diferenciada de la autorización ambiental para el caso de la producción y comercialización de subproductos.

Y no tiene sentido ni desde el punto de vista de la gestión del sector económico ni desde el punto de la vista de la gestión ambiental teniendo en cuenta la normativa vigente sobre autorizaciones ambientales.

Por estas razones, en mi opinión, el acto administrativo que debe contemplar la figura del subproducto en una actividad productiva y analizar si cumple con los requisitos para su puesta en el mercado de acuerdo con la Directiva 2008/98/CE es la autorización ambiental, sin perjuicio de cualquier otro requerimiento administrativo que sea aplicable a los productos como pueden ser el cumplimiento de los requisitos de registro REACH, registros sanitarios o de otra índole cuando los haya, certificaciones técnicas, de calidad, etc.

En el caso de actividades ya autorizadas que decidan comercializar un subproducto, deberían modificar el proyecto básico y tramitar una modificación de la autorización ambiental.

Si nos hallamos ante una nueva autorización, el hecho de que del proceso productivo se genere un subproducto que pretende ser comercializado debería incluirse en el proyecto básico y la autoridad competente debería evaluar su adecuación a la normativa. En el caso de actividades ya autorizadas que decidan comercializar un subproducto, deberían modificar el proyecto básico y tramitar unamodificación de la autorización ambiental.

En este sentido y visto que han pasado ya más de tres años desde la entrada en vigor de la Ley 22/2011 que transpuso la Directiva a nuestro ordenamiento jurídico y no se ha decidido aún, a nivel ministerial, cuál es la mejor solución para la puesta en el mercado de subproductos, debería revisarse lo dispuesto actualmente en el artículo 4.2 de la Ley 22/2011, que dispone que “La Comisión de coordinación en materia de residuos evaluará la consideración de estas sustancias u objetos como subproductos, teniendo en cuenta lo establecido en su caso al respecto para el ámbito de la Unión Europea, y propondrá su aprobación al Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino que dictará la orden ministerial correspondiente”, en relación con la disposición transitoria primera, que dispone: “En tanto no se hayan puesto en marcha los mecanismos previstos en el artículo 4.2 de esta Ley en relación con los subproductos, se continuarán aplicando los procedimientos administrativos que hubieran estado hasta el momento vigentes en la materia”. La interpretación sistemática de estos preceptos ha llevado a la convicción de la necesidad de crear un procedimiento de autorización para la puesta en el mercado de subproductos que es del todo innecesario.

Concluyendo, facilitar la puesta en el mercado de subproductos no requiere la creación de un nuevo procedimiento de autorización, el marco actual ya lo permite; es más, es obligatorio contemplar el subproducto en el proyecto básico de solicitud de autorización ambiental. Cuestión relacionada y que también debe ser objeto de reflexión es la necesaria mejora de la tramitación de las autorizaciones ambientales, aspecto que, actualmente, a consecuencia de la dilación y de los costes económicos que conlleva, plantea importantes frenos a la actividad productiva.

Foto portada:
acockle en Flickr (cc)

Fuente Residuos Profesional: AENOR obtiene la primera acreditación para la certificación de Sistemas de Gestión de los productores de materiales que dejan de ser considerados residuos y se reintroducen en los ciclos productivos.

AENOR ha obtenido la acreditación de ENAC para certificar el esquema “Valorización de residuos”
Vidrio recuperado y reciclado, listo para ser usado como materia prima. Foto: RESIDUOS PROFESIONAL

La Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) ha concedido a AENOR la primera acreditación en el esquema denominado “Valorización de residuos” para Sistemas de Gestión de los productores de materiales que dejan de ser considerados residuos.

Los reglamentos europeos que soportan esta acreditación permiten que determinados residuos, tras labores de recuperación, puedan dejar de ser considerados como tales desde el punto de vista legal, adquiriendo el estatus de producto, subproducto o de materia prima secundaria, sin estar sometidos a las limitaciones administrativas y técnicas asociadas a la condición de residuo. Supone por tanto una flexibilización y un dinamizador de los mercados de materias primas.

Este concepto de ”fin de la condición de residuo” fue creado por la Directiva europea marco sobre residuos, la cual establecía las condiciones generales para que ciertas sustancias u objetos que respondan a la definición de residuo pudieran conseguir, después de someterse a una operación de recuperación (incluyendo el reciclado), su descatalogación como tales, dejando por tanto de estar sometidos a los preceptos de dicha regulación.

Los criterios particulares para cada sustancia se establecen en Reglamentos Europeos específicos para cada material, habiendo sido aprobados hasta la fecha, los siguientes:

  • chatarra de hierro, acero y aluminio (Reglamento (EU) No 333/2011)
  • vidrio recuperado (Reglamento (EU) N° 1179/2012)
  • chatarra de cobre (Reglamento (EU) N° 715/2013)

Actualmente están en preparación otros similares para papel, plásticos y restos biodegradables .

Estos Reglamentos exigen que el productor del material disponga de un sistema de gestión que asegure las características de cada lote expedido, en línea con los requisitos exigidos para el material. A continuación dicho sistema de gestión debe ser verificado por un evaluador de la conformidad acreditado.

El esquema de acreditación desarrollado por ENAC sigue la directrices acordadas en EA (European Cooperation for Accreditation), lo que confiere a la actuación del certificador su reconocimiento por el resto de los acreditadores europeos en estas tareas.

El municipio juntó 3 mil kilos mensuales de residuos eléctricos y electrónicos desde 2010. La disposición final de la basura electrónica fue certificada por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

Lomas de Zamora, octubre 27 (AUNO).- Después de cinco años de intenso trabajo, el partido de Almirante Brown logró la disposición final certificada de 200 mil kilos de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), según informó la agencia local de Política Ambiental y Desarrollo Sustentable.

La recolección de desechos desde 2010 alcanzó alrededor de 3 mil kilos mensuales, cuya disposición final fue debidamente certificada por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

El secretario de Coordinación de Gabinete y Gestión Urbana de Brown, Diego Fernández Garrido, manifestó que los vecinos se comprometieron a “cuidar el ambiente” y dedicar “su valioso tiempo en dar una disposición final adecuada a estos artefactos que pueden ser muy contaminantes si no se descartan adecuadamente”.

El responsable de este proyecto, Ricardo Raffetti, expresó que lo más importante es “destacar que nada se tira: lo que no se puede reutilizar en Argentina se exporta a Bélgica, como plaquetas, memorias y circuitos integrados, entre otros elementos”.

La innovación tecnológica y el recambio constante de equipos de informática y telecomunicaciones derivan en el problema del descarte de este tipo de residuos, que en los últimos años se convirtieron en la fracción de desechos de mayor generación, según indica el comunicado.

Estos artefactos, se explica, al convertirse en residuos no deben ser eliminados por la vía tradicional ya que contienen metales tóxicos, que pueden contaminar el suelo, el agua, el aire, y dañar la salud de las personas.

Este proyecto de reciclaje surgió en noviembre de 2009 a partir de una breve campaña de recepción de residuos eléctricos y electrónicos, que logró una gran convocatoria de los vecinos del lugar.

El programa recibe residuos eléctricos y electrónicos en los siguientes supermercados y centros: Carrefour Adrogué (Hipólito Yrigoyen 13500), Carrefour Market Adrogué (Seguí 849), Carrefour Glew (Hipólito Yrigoyen 20.600), Disco Adrogué (Amenedo 302), Changomás Burzaco(Tomás Espora 2074), Changomás Claypole: (Eva Perón 5526), Día Adrogué (Espora 1462), Día Rafael Calzada (San Martín 3429), Municipalidad de Almirante Brown (Rosales 1312 – oficina de Personal), Agencia de Política Ambiental y Desarrollo Sustentable (Cerreti esquina Rosales), Cruz Roja (Paseo de la Delicia 1112) y la Comisión Mixta del SIPAB (Luis María Drago 2001).

– See more at: http://www.auno.org.ar/article/recolectaron-mas-de-200-mil-kilos-de-residuos-elec/#sthash.pNhk32im.dpuf

La muestra cruza disciplinas en 300 propuestas; participará en La Noche de los Museos

Alejandra Ferruccio, instalación robótica
Alejandra Ferruccio, instalación robótica.Foto:Silvana Colombo
El Centro Cultural Recoleta parece un inmenso taller electrónico. Pinzas, cables, residuos tecnológicos, maquetas, fotos, tableros, pequeños paneles solares, instrumentos musicales inéditos, destornilladores, pegamentos, agujereadoras eléctricas… están a merced de las necesidades de más de 300 artistas que integran la séptima edición de Fase, la mancomunión de arte, ciencia y tecnología que comienza hoy, a las 18, y terminará el domingo, a las 21.

El Recoleta está al borde de quedar chico: este año tiene unos cien artistas y proyectos más que en 2014. Y los cinco días de exposición parecen pocos para una maratón de selección de obras de tres meses y montajes complejos de casi una semana.

Cada vez hay más interrelación entre la tecnología y la inspiración artística y la combinación de distintas disciplinas, como la escultura, los títeres y la robótica, por ejemplo, para alumbrar creaciones estéticas.

Fase 7, respaldada por la ley de mecenazgo, pone el foco en esta edición en el aspecto sonoro del arte y dedica un homenaje a uno de sus pioneros: Fernando von Reinchenbach, director del Instituto Di Tella (1966-1971) y desarrollador de Catalina, un convertidor gráfico analógico por el que recibió la beca Guggenheim en 1971.

La sala Cronopios alberga ese tributo: las instalaciones de varios referentes como Jorge Macchi, Nicolás Bacal, Juan Sorrentino y Mónica Millán y la documentación de sites specific como Buenos Aires Sonora (que se hizo en Plaza de Mayo en 2003 y 2006), y Tertulia (en el cementerio de la Recoleta, en una madrugada de septiembre de 2005).

Universidades nacionales públicas y privadas confluyen con los desarrollos y prototipos de sus carreras de arte digital. Muchos artistas nacionales y extranjeros aportan sus novedades. Aunque el tiempo de exhibición es escaso, la jornada del sábado se prolonga hasta la madrugada porque integra el circuito de La Noche de los Museos. No hay excusas, la entrada es gratis.

En el transcurso de 15 años, el oro sufrió variaciones astronómicas en su cotización: desde los US$275/oz a fines de 2000 hasta los US$1.170-US$1.180/oz del actual mes, incluyendo picos de casi US$2.000/oz en el transcurso hace poco menos de cuatro años (Gráfico 1)  Luego de las cifras record registradas, hemos sido testigos de un importante retroceso, generado mayoritariamente por los ETF, quienes pusieron en venta sus posiciones. A pesar de ello, en octubre los ETF han incorporado US$393 millones en oro y plata, el mayor flujo desde febrero, como consecuencia de que la Reserva Federal de EE.UU. no aumentaría los tipos de interés hasta  2016. En un principio, los analistas interpretan que el peor de los escenarios se ha alejado definitivamente: el oro está más cerca de los US$1.200/oz que debajo de los US$1.100/oz (Gráfico 2)

Gráfico 1 – Cotización de la onza de oro de 2000 a 2015

Gráfico 2 – Cotización de la onza de oro en 2015

A pesar de ello hay hechos concretos que marcan que el oro no ha perdido su brillo, y que continúa siendo la apuesta de muchos países, en especial aquellos desarrollados y también en casos en vías de desarrollo, quienes atesoran al metal dorado como fuente de preservación de su moneda, así como la posibilidad de establecer un patrón oro (se puede observar precisamente el caso de China, con el yuan, que podría estar respaldado por el oro en un futuro no muy lejano) Si se deja de lado el caso de Francia, se pueden apreciar tenencias inmodificables (Gráfico 3 – no se incluyen aquellos países con tenencias menores a 500 toneladas a efectos gráficos)

Gráfico 3 – Reservas de oro medidas en toneladas

Independientemente de todos los rumores respecto al futuro del oro, los Bancos Centrales Europeos signatarios del “Central Bank Gold Agreement” en 2000 (CBGA) así como sus renovaciones que establecen un tope de ventas del metal dorado, el desprendimiento del metal dorado ha sido prácticamente nulo a partir de 2011 (Gráfico 4), momento en que comienza el retroceso de la cotización del commodity de referencia. Esto es una clara apuesta a largo plazo por el oro: el denominado “último método de pago” por parte de Alan Greenspan, ex Director de la Reserva Federal de EE.UU., quien se estableció durante muchos años una política monetaria no partidaria del metal dorado.

Gráfico 4 – Ventas auríferas por parte de Bancos Centrales Europeos

La fuerte apuesta por el oro se ve reflejada en cuánto significa este metal como porcentaje de las reservas (Gráfico 5), donde el metal en cuestión es más de un 60% del respaldo en EE.UU., Italia, Alemania y Francia. También se puede destacar la aceleración de Rusia y, en el caso de China, el crecimiento de las reservas ha implicado que a pesar de una mayor apuesta por el oro, en términos porcentuales quede eclipsado, ello gracias al mayor volumen de negocios de la segunda economía mundial.

Gráfico 5 – El oro como porcentaje de las reservas monetarias

En producción aurífera, Argentina se ha colocado en un lugar de privilegio, con producción record en vías de un mayor crecimiento gracias a la entrada de nuevos emprendimientos (Tabla 1) El aumento productivo en Argentina proviene especialmente de la puesta en producción de Cerro Negro, con la primera colada en julio de 2014, con un total cercano a las 5 toneladas. En Veladero, el procesamiento de mineral de mayor ley permitió aumentar la producción, y en el caso de Gualcamayo el acceso a la mina subterránea también fue un disparador de la oferta de Argentina.

Producción Mundial de Oro – 2013 / 2014
Rank País 2014 2013 Variación
1 China 465 438 6%
2 Rusia 272 249 9%
3 Australia 269 268 0%
4 EE.UU. 200 228 -12%
5 Sudáfrica 164 177 -7%
6 Canadá 153 133 15%
7 México 115 120 -4%
8 Indonesia 110 109 1%
9 Ghana 106 107 -1%
10 Brasil 80 80 0%
11 Uzbekistán 80 77 4%
12 Papúa Nueva Guinea 59 60 -2%
13 Argentina 57 50 14%
14 Mali 48 48 0%
15 Kazajstán 49 42 17%
16 Tanzania 44 46 -4%
17 Chile 44 48 -8%
18 Colombia 43 41 5%
19 Filipinas 39 38 3%
Resto del Mundo 538 498 8%
Total mundial 3.109 3.049 2%

Tabla 1 – Producción de oro medida en toneladas

En la gran mayoría de los casos como un subproducto del oro, la oscilación en la cotización del oro repercute en forma directa sobre la plata (Gráficos 6 y 7) Es importante remarcar que la plata se encuentra mayoritariamente en depósitos donde el metal primario es el oro (Veladero, Gualcamayo, Casposo, Cerro Vanguardia), o en polimetálicos de zinc y plomo (Aguilar); así y todo, hay minas donde la plata es el principal metal (Pirquitas, San José, Manantial Espejo)

En forma más acentuada que el oro, Argentina se ubica entre los diez primeros productores mundiales (Tabla 2), de la mano de Pirquitas y San José, localizados en el décimo y décimo terceros mayores productores. Asimismo, la plata como subproducto de Cerro Vanguardia, Casposo, Gualcamayo y Veladero han servido para sostener este status.

Gráfico 6 – Cotización de la onza de plata desde 2000 a 2015

Gráfico 7 – Cotización de la onza de plata en 2015

Producción Mundial de Plata – 2013 / 2014
Rank País 2014 2013 Variac.
1 México 193 187 3%
2 Perú 121 119 2%
3 China 114 115 -1%
4 Australia 59 59 0%
5 Chile 50 39 28%
6 Bolivia 43 41 5%
7 Rusia 43 46 -7%
8 Polonia 40 37 8%
9 EE.UU. 37 33 12%
10 Argentina 29 25 16%
Resto del Mundo 148 134 10%
Total mundial 877 835 5%

Tabla 2 – Producción de plata (medida en Moz)

Blog de WordPress.com.

Subir ↑