Europa invertirá más de 600 millones de euros en investigación para la economía circular

Autor: Metales y Metalurgia

Europa invertirá más de 600 millones de euros en investigación para la economía circular

Foto: 123RF.

La Comisión Europea ha anunciado la inversión de 669 millones de euros en investigación e innovación durante los próximos dos años para el desarrollo de la economía circular, con el fin de impulsar y renovar las capacidades industriales de Europa, garantizando a su vez la sostenibilidad de sus actividades.

Este presupuesto forma parte de los 16.000 millones de euros de la financiación destinada a distintos proyectos de investigación e innovación en el marco del programa Horizon 2020 para los años 2016 y 2017.

Propuestas de financiación
Las principales propuestas de financiación relativas al medio ambiente y la economía circular están referidas a “Economía Verde” (Greening the economy), “Industria 2020 en la Economía Circular” (en ecoinnovación), “Ciudades sostenibles e inteligentes” (ciudades sostenibles basadas en soluciones a través de la naturaleza), “Crecimiento azul que demuestra un océano de oportunidades” (en el Ártico), “Seguridad Alimentaria Sostenible – cadenas de valor resilientes y eficiente de los recursos” (Observación de la Tierra para África), “Energía competitiva baja en carbono” (en geociencias aplicadas) e impulsar el potencial de las pequeñas empresas en las áreas de acción por el clima, el medio ambiente, eficiencia de los recursos y materias primas.

Por otro lado, el director de Economía Verde de la Comisión, Kestutis Sadauskas, ha asegurado durante la Conferencia Escocesa sobre Recursos celebrada en Glasgow los días 7 y 8 de octubre que el nuevo paquete de economía circular de la CE se dará a conocer el próximo 2 de diciembre y se centrará en mejorar la recogida selectiva de los residuos para fortalecer los mercados secundarios de materiales, aumentando la calidad del papel, el plástico, el vidrio y el metal.

economia_circular123rf_3121

Sadauskas avanzó además que entre las muchas propuestas recibidas como respuesta a las consultas emitidas desde la UE, cabía destacar la relativa a los residuos alimentarios que en principio no estaban contemplados. Y también señaló dos sectores especialmente problemáticos en el ámbito de los materiales para su gestión: los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y los envases de pequeño tamaño.