A septiembre, el sector registró una baja de 1%, arrastrado por la caída en TV (14%) e Informática (27%). Crece el consumo de rubros como heladeras, lavarropas y cocinas

por NURIA REBÓN El Cronista

 Pese a los planes de pagos en cuotas, se estancó la venta de electrodomésticos

Pese a los planes de pagos en cuotas, se estancó la venta de electrodomésticos

El aumento en las ventas de productos de línea blanca, como heladeras, lavarropas y cocinas, sirvió para compensar el mal desempeño de la categoría informática y televisión.

Entre enero y septiembre, el mercado de electrodomésticos cayó 1,1% en unidades en forma interanual, según un informe de GfK Retail & Technology. Esto se dio a raíz del aumento de 20,7% en volumen de la categoría de línea blanca, que se recupera de un mal 2014 impulsada por las cuotas sin interés del plan Ahora 12, y en menor medida también por el alza de 18% en unidades de los pequeños electrodomésticos.

Estas mejoras sirvieron para compensar una baja hasta septiembre de 14,7% en la venta de televisores, tras el año mundialista, que impulsó las ventas durante 2014, y de 27,3% en computadoras, categoría afectada por una tendencia a nivel mundial de retracción, por la menor salida de las PC de escritorio pero también de las notebooks, reemplazadas en parte por las tablets (ver aparte).

En lo que va del año, a septiembre, la categoría de línea blanca fue impulsada por heladeras, que crecieron 23,2%, y lavarropas, un 22,8%, pero también cocinas, con un 19,2%.

“La base es 2014, que fue un año malo. La devaluación de enero produjo un alza brusco de los precios, que hizo caer la demanda de estos productos en un año de Mundial, donde la compra se concentró en televisores. Este año, con la recuperación, el consumo de estos productos está en niveles normales. Las 12 cuotas sin interés. por el Plan Ahora 12, ayudaron bastante en un contexto de inflación”, explicó Eduardo Echevarría, Project Manager de línea blanca de GfK.

Dentro de la categoría, el producto que más creció son los lavavajillas, con una suba de 45,5% en unidades, aunque desde una base más pequeña, gracias a un mejor surtido y variedad porque más empresas los fabrican localmente, frente a un 2014 con una menor oferta por la restricción a la importación.

En el caso de los pequeños electrodomésticos, la mejora de 18% se dio por varios factores. Los productos para preparar comidas, como batidoras, procesadoras o licuadoras, que pesan mucho en la categoría, aumentaron un 19% a septiembre, según GfK.

Pero entre los que más mejoraron figuran productos como hornos eléctricos (+59,8%), pavas eléctricas (+39,8%), cafeteras (+32,6%), productos para el cabello, como planchitas u onduladores (+27,9%) y jugueras (27,6%), entre otros. “Hay más empresas que fabrican hornos y pavas, que aportan al aumento; hay una mayor variedad.

Hay una tendencia de aumento en la demanda de hornos eléctricos; muchos edificios nuevos tienen solo electricidad, y no gas. Y al principio se creía que eran sustitutos de los microondas (no lo son) y el precio es más bajo”, explicó María Leroy, Project Manager de Pequeños Electrodomésticos de GfK. La excepción son los microondas, que cayeron un 5%, porque es una categoría saturada, y las planchas crecieron poco, apenas 1%, por “la falta de surtido y stock”, precisó Leroy.

En general, la categoría pequeños electrodomésticos también es impulsada por los propios comercios, que “ante la caída de televisores o computadoras, le dan mayor exhibición, difusión y promoción”, agregó la especialista.

Un dato adicional: crece 150% la venta de las llamadas “batidoras planetarias”, aunque desde una base chica, pese a su alto precio, de $ 5.000 a $ 10.000, por su diseño, también muy promocionada en TV, en programas como MasterChef, por ejemplo.