A partir de un proceso de trigeneración, el frigorífico se abastece de energía eléctrica y energía térmica para la refrigeración de motores y el caldeado de agua. Horacio Pinasco, titular de la empresa desarrolladora, Tecnored Consultores, y referente en materia de biomasa, analiza brevemente la nueva Ley de Energías Renovables.

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli
guido.gubinelli@energiaestrategica.com

En la localidad de Justiniano Posse, provincia de Córdoba, se encuentra el frigorífico ‘Alimentos Magros’. Allí, la firma Tecnored desarrolló un procedimiento con tecnología de punta que le permite (sólo con sus efluentes, sin el agregado de forrajes) autogenerarse “entre el 50 y 60 por ciento de la energía que consume”, según indicaHoracio Pinasco, presidente de Tecnored Consultores.

En diálogo con energiaestrategica.com, el directivo detalla que desde la empresa están desarrollando  “una serie muy importante de proyectos” que tienen que ver con emprendimientos de gasificación y biodigestión, “algunos ya en ejecución y otros ya proyectados y a la expectativas de definiciones de inversiones”, pero puntualiza en el caso del frigorífico por ser considerado como de éxito.

Allí, mensualmente se faenan 12 mil cerdos. Con los efluentes se lleva a cabo un proceso de trigeneración que permite aprovechar el biogás generado (a partir de un proceso de biodigestión) para el caldeado de agua, la producción de energía eléctrica y la generación de frío a partir de equipos de frío por absorción.

Resolvemos un problema central que tiene el frigorífico que es la falta de disponibilidad de potencia eléctrica para su crecimiento, lo cual viene acarreando un serio problema para el enfrío de carne que viene de Buenos Aires”, destaca Pinasco.

Sustituimos durante todo el período de las horas de trabajo pico casi el 100 por ciento de la potencia necesaria en todo lo que es maquinaria de trituración, de proceso”, explica el empresario. Agrega que paralelamente, durante esas horas, se requiere de la utilización de los compresores de frío, y es ahí donde entran en juego los equipos de frío por absorción.

Análisis sobre la Ley 27.191

Es una Ley que tiene muchas particularidades interesantes. Han incorporado algunos mecanismos que venían de alguna manera trabajándose en otras leyes: mecanismos de promoción, mecanismos impositivos y demás; los ha unificado y los han puesto todos bajo el paraguas de esta Ley. Todas esas cosas son interesantes y deberían darle un buen apoyo al mercado de renovables”, reconoce Pinasco como aspectos positivos de la ya promulgada Ley.

No obstante, resalta algunos negativos. “Creo que es un problema muy serio la fijación de un precio máximo para la compra de energía por parte de las industrias”, observa con respecto al precio tope por MWh de 113 dólares que fija la Ley. Y expresa que la medida no debería caer sólo en aquellos usuarios que consuman mensualmente más de 300 kWh. “Son cosas que, entiendo, deberían mejorarse dentro de la Ley”, remata.

Estamos a la expectativa de que la reglamentación traigan un poco de luz sobre estos aspectos y esperamos que sea así, porque si no va a ser una muy buena Ley para el sector eólico pero va a estar dejando afuera el resto de los sectores de la energía renovables y la diversificación de la matriz energética es central”, advierte.

Destaca que el desarrollo de todas las tecnologías renovables genera mayor mano de obra, desarrollo de la producción de equipos nacionales y aprovechamiento de recursos que abundan en el país: como la potencia solar, la fuerza de los cursos del agua o la cantidad de recursos biomásicos que se presentan en buena parte del país.