Fuente: MAGRAMA redaccion@ambientum.com

El magrama cree con firmeza que este evento será el salto cualitativo y definitivo hacia un modelo de desarrollo bajo en emisiones. Además, subraya que la Unión Europea afronta la Cumbre del Clima de París desde una posición de liderazgo

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha recalcado que la Cumbre del Clima de París es “la ocasión que tenemos de dar un salto cualitativo hacia un nuevo modelo en el que los patrones de desarrollo deben ser bajos en emisiones, capaces de adaptarse al cambio climático.

Para la ministra, esta transición hacia una economía sostenible y baja en carbono solo es posible si contamos con la participación activa del conjunto de la sociedad. “París será un éxito si lo recorremos entre todos”, ha recalcado.

Isabel García Tejerina ha participado, junto al ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en la apertura de la jornada “Las claves de la Cumbre del Clima: París 2015”, en la sede del Ministerio.

MOVILIZACIÓN SOCIAL

En su intervención, García Tejerina ha comentado que, desde que se suscribió el Protocolo de Kioto, hace 18 años, el mundo ha ido tomando conciencia del desafío al que se enfrenta en la lucha contra el cambio climático. De hecho, ha añadido, se ha producido una movilización muy importante del conjunto de la sociedad.

Según ha recordado, los compromisos de Kioto lo suscribieron 38 países, incluida la Unión Europea, que significaban apenas el 30% del total de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Ahora, en la Conferencia del Clima de París (COP-21), más de 170 países, que significan más del 90% de las emisiones del planeta, ya han presentado sus compromisos.

Para la ministra, esto significa que “hemos tomado conciencia de que el modelo de desarrollo futuro debe necesariamente integrar la variable del cambio climático”. Según recalcado, “este es un gran paso que debe traducirse en un gran acuerdo, que no será el final sino el inicio de un camino que todos tenemos que recorrer, trabajando todos juntos”. Se trata, ha apuntado, de que el incremento de la temperatura media en la superficie de la tierra no supere en ningún caso, a final de siglo, los dos grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales.

MARCO 2030 SOBRE CLIMA Y ENERGÍA

Para ello, la ministra entiende que la vía multilateral es la única posible para dar respuesta a este desafío. En este ámbito, “España tiene una posición muy activa en el marco de las negociaciones internacionales, y acude a París con un compromiso muy claro, que se alcanzó en octubre de 2014 por los jefes de Estado y de Gobierno europeos: el Marco 2030 sobre Clima y Energía”.

Según ha detallado, dicho acuerdo incluye tres grandes compromisos: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en, al menos, un 40% sobre las emisiones de 1990; conseguir una participación de las energías renovables del 27% en el consumo final de la energía; y mejorar la eficiencia energética en un 27%.

En el ámbito de la financiación, García Tejerina ha precisado que la Unión Europea y sus 28 Estados miembros son los mayores proveedores de fondos para mitigar el cambio climático. En definitiva, la ministra ha subrayado que la Unión Europea afronta la Cumbre del Clima de París desde una posición de liderazgo, “asumiendo los compromisos más ambiciosos en materia de mitigación y también en materia de adaptación de los que ya se han presentado”.

INICIATIVAS SECTORIALES

Por otra parte, García Tejerina ha destacado dos iniciativas en las que participa España, de la mano de la Presidencia francesa, para contribuir a mitigar los efectos del cambio climático: la iniciativa “4X1000”, cuyo objetivo es aumentar el contenido de carbono orgánico de los suelos; y el proyecto franco-luso-español de impulso del vehículo eléctrico.

Asimismo, la ministra ha indicado que España va a presentar en París la iniciativa “Un millón de compromisos por el clima” que recoge la suma de los compromisos de ciudadanos, instituciones y empresas para luchar contra el cambio climático. “Todo suma, incluso las pequeñas acciones cotidianas, a la hora de reducir emisiones de gases de efecto invernadero”, ha recalcado

En definitiva, García Tejerina ha afirmado que el reto de París es alcanzar un acuerdo global y un acuerdo jurídicamente vinculante, que incluya los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en todos los países, en especial, en las grandes economías.

Para la ministra, este acuerdo deberá contener tres elementos clave, como son dar una señal clara sobre la necesidad de abrir un proceso hacia la descarbonización de la economía; conseguir un acuerdo ambicioso, duradero y revisable; y alcanzar un sistema transparente para la rendición de cuentas y comprobar que los compromisos se materializan.

Por su parte, José Manuel García-Margallo ha asegurado que cualquier programa político o económico que quiera ser coherente con los tiempos actuales, debe basarse en tres pilares: la eficiencia y libertad económica, la inclusión social y la lucha contra el cambio climático.