(Fuente Residuos Profesional). El proyecto GILTZA busca mejorar el reciclaje de las pilas salinas y alcalinas y obtener una fracción metálica de alto valor añadido apta para la fundición de metal.

Giltza es un proyecto de demostrción de economía circular a través de la valorización y reciclaje de pilas
Mezcla de pilas salinas y alcalinas objeto del proyecto Giltza de reciclaje y economía circular

El proyecto GILTZA, liderado por la empresa RECYPILAS, con la colaboración de la fundición Hijos de Juan de Garay, se enmarca dentro de la Convocatoria 2015 de Proyectos de Demostración en Economía Circular que el Gobierno Vasco impulsa a través de su Sociedad PúblicaIhobe para abrir nuevas soluciones para materiales secundarios.

En la actualidad, RECYPILAS –referente europeo en el reciclaje de pilas– clasifica y trata 7.000 toneladas de pilas salinas y alcalinas, logrando un alto porcentaje de recuperación de los materiales contenidos. Sin embargo, aún hay un margen de mejora que pasa por incrementar la calidad de algunas de las fracciones obtenidas.

En este contexto, el proyecto GILTZA persigue recuperar la fracción metálica no férrea contenida en los residuos de pilas salinas y alcalinas, como materia prima de alto valor añadido y adecuada para el proceso productivo de Hijos de Juan de Garay, en la obtención de las diferentes aleaciones que conforma su gama comercial.

Las empresas vascas, separadas por apenas 100 km, investigan conjuntamente sobre cómo adaptar sus procesos para dar con la solución tecnológica necesaria que les permita recuperar el concentrado metálico procedente del reciclaje de pilas y utilizarlo en la fundición, sustituyendo en parte a la materia prima actual y ofreciendo una alternativa competitiva de suministro.

La novedosa tecnología a desarrollar supone un reto para ambas empresas, ya que implica cambiar sus procesos productivos. Así, RECYPILAS necesita mejorar el tratamiento de pilas e Hijos de Juan de Garay debe modificar el proceso de fundición para poder incorporar este nuevo material como materia prima.

La Convocatoria de Proyectos Demostración en Economía Circular, cuya edición 2016 se abrirá en breve, apoya proyectos como GILTZA, dirigidos a realizar pruebas en fábrica para poder comprobar la viabilidad técnica, ambiental y económica denuevas soluciones de valorización y reutilización de residuos, avanzando en el despliegue del Plan de Prevención y Gestión de Residuos 2020 del País Vasco.