El valor de la información personal y las cuestiones de seguridad relacionadas, en un escenario marcado por el recambio de celulares y mayor cantidad de tiendas que venden smartphones, se traducen en oportunidades de negocio para la expansión de la empresa israelí en América Latina.

REDACCIÓN

Cellebrite busca crecer sus negocios en Latinoamérica con soluciones de transferencia de información de un teléfono inteligente a otro. Es decir, si una persona compra un nuevo smartphone puede transferir toda la información que posee su teléfono anterior (cuentas, aplicaciones, contactos, fotos, etc.) al nuevo dispositivo. Si bien estas herramientas existen, muchas de ellas de manera gratuita, la experiencia de la empresa en cuestiones de seguridad implica un valor añadido.

Desde 1999, la compañía comenzó a ofrecer sus servicios a fuerzas de seguridad (FBI, diversas policías del mundo, Interpol) en lo que se denomina extracción “forense” de datos de celulares para combatir la delincuencia. En ese mercado, cuenta con una participación del 95%. La nueva división de negocios Mobile Lifecycle traslada ese “know-how” al ámbito comercial y civil. La compañía desarrolla tanto el software como el hardware.

La propuesta es simple. En un extremo del equipo que funciona como un hub, se conecta el teléfono viejo y en el otro, el nuevo. Cada dato y categoría del smartphone anterior se vuelca hacia el terminal nuevo, sin importar la compatibilidad de los sistemas operativos. Así, el cliente sale de la tienda con su teléfono nuevo y toda su información incluida.

El sistema permite la transferencia de datos entre versiones diferentes de Android, de iOS a Android y viceversa, de BlackBerry a iOS, es decir, entre cualquier combinación posible. La base de datos de la solución contempla más de 12.000 smartphones, incluyendo el 100% de los fabricantes originales de equipos (OEM) más grandes. “Antes del lanzamiento del iPhone 6, por ejemplo, ya contábamos con el software para migrar los datos”, explicó Marcelo Comité, Managing Director de América Latina de la compañía, que incluye todos los países al sur de México; este último corresponde al mercado de Norteamérica para la empresa.

La solución, además de traspasar los datos tal cual estaban en el smartphone anterior, también realiza un análisis de cómo se encuentra el dispositivo que se dejará de usar, con más de 300 pruebas simultáneas para testear el software y el hardware. El objetivo es favorecer el canje de teléfonos viejos por nuevos y garantizar seguridad que los terminales que se entregan como parte de pago puedan reinsertarse en el mercado sin problemas, una práctica instrumentada por varios operadores. La herramienta completa su funcionalidad con soluciones de borrado (wipe).

En la región, Cellebrite ya cuenta con clientes: algunas operaciones de Claro (Perú y Chile), Telefónica (Chile), Entel, Antel, Iusacell, Personal, entre otros. En el mundo posee más de 200 clientes, como Verizon, AT&T y Best Buy, en los Estados Unidos. Comité indicó que todas las Apple Store disponen de equipos Cellebrite.

El modelo de negocio incluye tanto la venta del equipo y del software, incluyendo actualizaciones. Para América Latina evalúan prestar la solución mediante una renta mensual, lo cual implica una inversión menor por parte de los operadores. De acuerdo con Comité, este tipo de herramientas permiten y facilitan una mayor fidelización de los clientes.