Con la entrada en vigor de las directivas de residuos, el BEI prevé que de aquí a 2020 se necesitarán hasta 40.000 millones de euros en inversiones

El pasado 10 de diciembre, el BEI presentó un documento en el que describe proyectos y criterios en materia de economía circular que ha cofinanzado los últimos años que ascienden a 15.000 millones de euros y algunos apuntes sobre los criterios de ahora en adelante para otros proyectos mediante el cual se compromete a seguir apoyando la transición hacia la economía circular.

Los proyectos hasta ahora finanzados o cofinanzados por el BEI dentro del ámbito de la Economía Circular debían presentar en sus objetivos beneficios ambientales, climáticos y que su producto, proceso de producción o modelo de negocio presentaran criterios de innovación.

Si los últimos años se invirtieron unos 15.000 de euros en empresas y proyectos de economía circular, ahora el BEI, con la entrada en vigor de las directivas de residuos, vislumbra que las inversiones requieren, de aquí al 2020, hasta 40.000 millones de euros.

En su presentación el BEI relata los criterios sobre los que hasta ahora ha elegido los proyectos a financiar y apunta a los que también se tendrán en cuenta a partir de ahora.

Proyectos susceptibles de financiación por sectores:

– Gestión de residuos y recursos

El crecimiento de la generación de residuos en muchos países europeos, indica que se harán inversiones importantes en el ámbito de las infraestructuras para la recogida selectiva de materiales así como de bioresiduos para aumentar la eficiencia de los recursos.

En los últimos años las inversiones del BEI se centraron sobre todo en proyectos de gestión de residuos municipales, ahora entiende que los créditos se extenderán a potenciar los proyectos dirigidos a los flujos de residuos comerciales e industriales, especialmente los flujos de residuos comerciales e industriales, y, particularmente, para los que se focalicen en el reciclado y la valorización.

Puesto que el riesgo de mercado asociado es diferente que para los residuos municipales, los créditos podrán manejarse mediante el Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (EFSI) y otros instrumentos de mitigación de riesgos (ver último apartado de este post).

– Gestión del agua para su eficiencia y seguridad

En este sector se financian proyectos que apoyen la gestión integrada y la asignación eficiente de los recursos de agua, la mejora de la gestión de la demanda y el uso eficiente de todo el ciclo de agua, como el tratamiento de aguas residuales, su reutilización y reciclaje. En este sentido, incluye los proyectos de reducción de pérdidas de aguas residuales, recuperación energética a partir de corrientes de aguas residuales, reutilización de las mismas para el abastecimiento de aguas industriales, agrícolas y urbanos así como el reciclaje de los nutrientes de los lodos de depuradora en abono de alta calidad.

Otra de las prioridades en el sector del agua serán aquellos proyectos dirigidos al incremento de la “administración del agua” en la industria que incluyan, pero que no se limiten, a medidas de eficiencia que eviten el desperdicio significativo de energía y productos químicos en el tratamiento y proceso de distribución de este bien escaso. Otros proyectos que también pueden ser susceptibles de ser escogidos son los que incluyan innovaciones tecnológicas para la recuperación de los recursos de aguas residuales en los hogares o en las plantas de tratamiento.

– Gestión sostenible de los recursos naturales

Se considera que la agricultura y la silvicultura, incluyendo la industria del papel y el sector agroalimentario, al ser altamente dependientes de los recursos naturales, son sectores estratégicos dentro de la economía circular, por lo que el BEI apuesta por inversiones para proyectos destinados a la producción eficiente de recursos, laelección de alimentos sostenibles y la reducción de residuos alimentarios que contribuyen a la eficiencia de los recursos y a la seguridad alimentaria a nivel mundial.

En esta línea cabe destacar las inversiones ya realizadas en modernización y mejora de las instalaciones de fabricación y actividades para la modernización y mejora de la eficiencia de los recursos así como proyectos de I+D+i en la eficiencia de los recursos en los sectores de la alimentación, la pulpa y el papel. El BEI destaca, en este sentido, como ejemplo de economía circular el reciclaje del papel por los beneficios ambientales que supone en términos de preservación de las actividades forestales y en términos climáticos. También las industrias de base biológica como las biorefinerías, incluyendo los bioplásticos y la química verde que permitirán la sustitución de productos basados de combustibles fósiles por materiales biológicos.

Tipos de préstamos, blending y asesoramiento

Las necesidades de inversión varían mucho en función de la escala de un proyecto y su posición en la cadena de valor. Es por ello que el BEI adapta su financiación según las necesidades específicas del prestatario y del proyecto ofreciendo una gama diferenciada de instrumentos con riesgo, préstamos para proyectos y el apoyo financiero de los fondos, así como servicios de asesoramiento técnico.

Los productos de financiación tradicionales del BEI son préstamos a medio y largo plazo con tasas de interés fijas o variables. Para los grandes proyectos se realizan préstamos directos, y para otros más pequeños, el BEI los financia indirectamente a través de líneas de crédito a bancos locales y otros intermediarios, dirigiéndose principalmente a las PYME y a la mediana capitalización. El BEI también ofrece la oportunidad de combinar su financiación con subvenciones de la UE, en función del alcance y la definición del proyecto.

Los proyectos que son demasiado pequeños para ser manejados en forma de préstamos de inversión independientes pueden ser apoyados a través de préstamos intermediados.

El BEI también ofrece apoyo para evaluar si un proyecto de economía circular es elegible para la financiación del BEI, y qué tipo de préstamos o instrumento resulta más adecuado para cada proyecto.

Los proyectos con perfiles de medio y alto riesgo pueden tener cabida en el marco del Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (EFSI), InnovFin  y otros instrumentos financieros especiales con mayor potencial de toma de riesgos.  El EFSI es una iniciativa puesta en marcha conjuntamente por el Grupo BEI (Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Inversiones) y la Comisión Europea para ayudar a cerrar la brecha de inversión actual en la UE mediante la movilización de la financiación privada para inversiones estratégicas.

El EFSI consiste en una garantía de 16.000 millones de euros con cargo al presupuesto de la UE, complementada con una dotación de 5.000 millones de euros de capital propio del BEI. La misión del EFSI es asegurar que se siguen los objetivos específicos que se ha propuesto, a saber, aumentar el volumen de los proyectos de mayor riesgo con el apoyo de las operaciones de financiación del Grupo BEI y abordar las deficiencias del mercado en toma de riesgos que dificulta la inversión en Europa.

Con el apoyo del EFSI, el Grupo BEI aportará fondos para proyectos económicamente viables con valor añadido, incluyendo proyectos con un perfil de riesgo más alto que en las actividades del BEI ordinarios. Se centra en sectores de importancia clave en la que se ha demostrado la experiencia y la capacidad para generar un impacto positivo en la economía europea.

El asesoramiento del BEI

El asesoramiento del BEI se hace en base a su experiencia en la estructuración financiera así en la que tiene sobre los sectores previamente descritos dentro del ámbito de la economía circular.

Para acceder a este asesoramiento se puede presentar una solicitud al European Investment Advisory Hub (“The Hub”). Este organismo forma parte del Plan de Inversiones para Europa, y representa un único punto de entrada para servicios de asesoramiento para proyectos de inversión en la UE.

Los servicios disponibles del Hub incluyen el apoyo al desarrollo de proyectos en todas las etapas de su ciclo, desde su optimización hasta el asesoramiento en materia de estudios de mercado, estrategias sectoriales, y revisión del proyecto. También proporciona asesoramiento financiero para ayudar a las autoridades para el establecimiento de instrumentos financieros y mejorar la capacidad de las empresas para acceder adecuadamente a las fuentes de financiación.

Otro tipo de ayudas pueden obtenerse mediante procesos y orientaciones metodológicas y formación sobre una serie de cuestiones relacionadas con los proyectos de inversión, acceso a la financiación y el uso de fondos de la UE. Las entidades públicas y privadas pueden ponerse en contacto a través de un formulario on line y acceder a una amplia gama de servicios de asesoramiento, entre los cuales, InnovFin Consultivo, Jaspers y ELENA.

InnovFin Asesor ofrece consejos específicos (de carácter financiero) para proyectos innovadores para mejorar el acceso a la financiación del Grupo BEI y/o de otras fuentes de financiación, realizando análisis de las condiciones de inversión y el acceso a los desafíos y oportunidades de financiación, y recomendando nuevos mecanismos de financiación y asesoría de servicios cuando sea necesario.