Blogpost por Karla Aguilar – 30 diciembre, 2015

¡Fue inevitable! Por más que dijimos que como ciudadanos conscientes no íbamos a dejarnos llevar por el consumismo de la época de fin de año caímos. No faltó el celular para los papás, el regalo para el novio, el gadget para el amigo, etc etc.

Pero no se preocupen, ya terminó el año y ahora tenemos otra oportunidad para restaurar nuestro balance con el planeta y equilibrar nuestro karma. Si en tus propósitos de año nuevo te comprometiste a ser más sustentable, este blog es para tí.

Este año queremos que la gente se comprometa a generar menos desechos electrónicos, ¿por qué? Porque en México generamos más de 1 millón de toneladas de desechos electrónicos al año, una cifra preocupante por donde la vean. Los residuos electrónicos son malos porque contienen químicos tóxicos que en más del 40% de los casos terminan en basureros donde interactúan con la demás basura orgánica contaminando aire, tierra y agua.

Y como siempre, los consumidores no somos los únicos con este problema. En México no existe una política de manejo de desechos que obligue a la industria a hacerse cargo de los desechos que ellos mismos producen. A pesar de que las empresas de electrónicos son las que incluyen componentes tóxicos en su producción, ellos no se encargan de reciclar sus productos ni se responsabilizan por el manejo de estos residuos.

economia_circular123rf_3121Es necesario que el Gobierno y las empresas hagan su parte, pero lo más importante es empezar por uno mismo. Tu puedes ayudar si te comprometes a uno de los siguientes propósitos de año nuevo:

  1. Repararé mis gadgets viejos para darles una segunda oportunidad en 2016
  2. No cambiaré mi celular este año solo porque mi plan dice que es tiempo
  3. Regalaré mi celular viejo a alguien que lo pueda usar en 2016
  4. Compraré gadgets de segunda mano la próxima vez

Comprométete a uno de ellos aquí y compártelo con todos para que sepan que ya estás actuando para salvar el mundo. Que este año tu propósito sea ayudarnos a desintoxicar al planeta de residuos electrónicos. Y tú ¿qué propósito eliges?