Economía Circular y Minería Urbana

Transformando los residuos y subproductos en insumos de nuevos procesos productivos para el desarrollo sustentable

Mes: enero 2016

71 Posts

Minería Urbana

Consejos para contribuir al #MedioAmbiente desde la oficina Publicado por Aitana García el Mié, 26/11/2014 – 09:00 ‹ Anterior Siguiente › Cuidado Medio Ambiente desde oficina. Imagen: Licencia CreativeCommonsjandiano El cuidado del medio ambiente requiere de PEQUEÑOS GESTOS que no entienden de momentos de ocio ni de trabajo. La oficina es un escenario perfecto desde el que se puede contribuir mucho con el planeta si se apuesta por contener el gasto de energía, se hace el esfuerzo de reciclar aquellos envases que se presten a ello o reduciendo el consumo de algunos materiales, como es el caso del papel cuyo uso masivo deja una huella importante en la naturaleza. Con este objetivo, no está de más aprovechar una de esas pausas que brinda la jornada para hacer un alto en la oficina, dirigirse a una de esas máquinas de café para empresas, servirse uno y echarle un ojo a los siguientes consejos para, de una forma cómoda, aportar nuestro granito de arena a la conservación de lo que nos rodea. Reciclar, limitar el uso de papel y contener el consumo eléctrico son tres puntos clave Cada vez que consumimos papel es como si se le diera un pequeño empujón a la naturaleza. Apostar por reducir el uso que damos a este producto, evitando imprimir, por ejemplo de forma masiva textos o material que podemos leer en formato digital o que no es realmente necesario será una gran aportación. Utilizar papel reciclado, aprovechar aquellas hojas que pese a tener restos de impresión nos permiten seguir escribiendo y apostar por imprimir por las dos caras supondrá un pasito más que, en especial agradecerán los árboles. De igual manera, en una época como la actual decantarse por el correo electrónico o dispositivos para el almacenamiento de datos se presenta como una opción más cómoda y rápida. Las oficinas son un espacio en el que la luz artificial tiende a estar siempre conectada. Es importante intentar apagarla en aquellos casos en los que se pueda aprovechar la luz natural. Y cuando abandonemos el edificio encargarnos de desenchufar los dispositivos que hayamos estado utilizado, así como las luces de despachos, almacenes o cuartos de baño. “Ser consciente del derroche de energía que muchas veces se realiza en los espacios de trabajo es ya un gran paso. Apagar las luces de la oficina, de los despachos y de los lugares de uso común al final de la jornada supondrá una importante aportación” No está de más, ser conscientes de que cuando apagamos el ordenador y lo volvemos a encender gasta más energía, así que si nos ausentamos por un tiempo limitado es preferible buscar la opción de “pausa” o “reposo” que facilitan los equipos para gastar menos. Una realidad que será un gesto agradable tanto para el medio ambiente como para las facturas de consumo eléctrico de profesionales y empresas. Acudir a la oficina puede ser también para los más comprometidos con esta causa un buen momento para hacer un poquito de ejercicio. Si el lugar donde trabajas está localizado a una altura razonable puedes apostar por echarle un pulso a las escaleras y dejar descansar al ascensor. Para aquellos que trabajan en inmuebles que están en pisos superiores, el cuidado de la naturaleza no está reñido con lo más razonable y en lugar de lanzarse a la carrera pueden intentar afrontar los diferentes viajes que tengan que hacer coincidiendo con otros compañeros o inquilinos del inmueble para sacar mayor rentabilidad a los trayectos. “Limitar el uso de los ascensores en aquellas oficinas que sea posible o aprovechar los viajes intentando ocupar al máximo la capacidad de los mismos ayudará a rebajar el consumo de energía, además de contener los gastos” Y por último, la guinda del pastel es dar prioridad al transporte público en todas sus modalidades frente al uso del coche particular cuando nos dirijamos a la oficina. Una forma importante de reducir las emisiones contaminantes y contribuir a que la ciudad tenga menor impacto de ruido. La nota más alta en este apartado de movilidad “verde” será para aquellos que, además se animen a cubrir esta distancia que separa su casas del lugar de trabajo en bicicleta.