(eldiario.es) Los denominados ‘millenials’, la generación nacida entre la década de los 80 y los primeros 2000, anteponen la experiencia de compra al propio producto

La tecnología y la telefonía móvil son dos de las categorías que más mueven la venta de objetos de artículos de ocasión

Los datos de Ecoembes en 2014 muestran que se reciclaron casi 1,3 millones de toneladas de envases ligeros y envases de cartón y papel, lo que supuso una tasa de reciclado de 73,7%

Los jóvenes vascos ganan una media de 450 euros con la venta online de artículos que ya no utilizan

Internet y las aplicaciones móviles han fomentado el comercio de segunda mano.

Nuria compra en tiendas de segunda mano onlinepara encontrar mejores precios. Laura utiliza una web para vender ropa usada y Raúl prefiere una aplicación móvil para deshacerse de los aparatos electrónicos que ya no utiliza. Situaciones cotidianas que hacen que la economía haya pasado de la tradicional linealidad de extraer, fabricar, comprar y tirar a virar a una economía circular donde la vida de las cosas no termina cuando uno deja de usarlas.

Reducir, reciclar, reutilizar, son las erres que marcan los pasos de esta economía del círculo. Más allá del reciclaje de componentes o materiales, reutilizar está en auge. La segunda mano es una forma de comprar ya instaurada desde hace años y que comienza ha afianzarse en España de la mano de los millennials -la generación nacida entre los 80 y mediados de los 2000- y del crecimiento de las nuevas aplicaciones móviles.

“Las primeras erres se refieren básicamente al producto, pero hay una parte importante que tiene que ver con la economía de la funcionalidad: comprar el servicio en vez del bien”, explica Carlos Martínez, presidente de la Fundación Economía Circular. Se refiere a que las actividades dejen de generar residuos y pueda darse una segunda vida a objetos que alguien pueda usar. Es la pata más complicada de entender, apunta Martínez, y en la que más falta por avanzar frente a otros países. “En España no se hace nada con respecto al producto. Francia es uno de los países donde más se ha avanzado”, añade, y cita como ejemplo la Ley de Transición Energética en la que se prohíbe la obsolescencia programada.

¿Por qué usar la segunda mano?

Nuria, aficionada a las tiendas de segunda mano explica que la razón que le mueve en la mayor parte de las ocasiones a buscar algo en estos comercios es un precio más barato y señala entre las ventajas de usar este tipo de canales se encuentran “el ahorro y encontrar productos descatalogados”. Además, señala que se “aprovecha la vida útil de un producto en vez de tirarlo cuando ocurre algún contratiempo, como por ejemplo una mudanza”.

A sus 28 años, Nuria forma parte de esta nueva generación que ha potenciado del auge de este mercado. Los millennials tienen un patrón de consumo que se guía más por las experiencias que por la posesión de los objetos y están más concienciados con el medio ambiente. Un 77% de los miembros de esta generación prefieren una buena experiencia frente a un buen producto mientras que entre los miembros de la generación anterior la tendencia es a la inversa. Un 60% prefiere el producto frente a la experiencia, según un estudio de la consultora estadounidense Cassandra.

Respecto al medio ambiente, la UE presentó en diciembre un paquete de medidas con el que espera potenciar esta economía circular donde además del reciclaje, busca que se incremente la reutilización de objetos. No es baladí, ya que las estimaciones del Parlamento Europeo apuntan que para 2030 la economía circular podría  reducir el gasto neto en recursos en la UE en 600.000 millones anuales.

Páginas web y aplicaciones

Internet ha revolucionado la compraventa de segunda mano. Grandes plataformasonline han popularizado y acercado a los usuarios esta forma de comprar. Páginas y aplicaciones como Ebay, Vibbo (el nuevo nombre del portal anteriormente conocido como segunda mano) o Wallapop han facilitado que del boca a boca se pase a una pantalla a pantalla, lo que multiplica el escaparate para vender estos productos. Los usuarios registrados de Ebay en España ascienden a 4,5 millones de personas. Wallapop se creó en octubre de 2013 y seis meses después la aplicación ya acumulaba un millón de descargas. En Vibbo se encuentran 2,5 millones de anuncios agrupados en 77 categorías.

“Se está implantando una tendencia de consumo inteligente, de aprovechar las cosas. Desde 2008, el mercado de Internet se ha duplicado”, apunta Beatriz Toribio, directora de estudios de Vibbo -que forma parte del grupo internacional Schibsted Media Group-. “Antes, comprar de segunda mano era un hecho que se planteaba gente que no podía permitirse la primera mano, ahora existe un cambio de chip de compradores que buscan ser más ecológicos o regatear el precio”, coincide Jessica Amador, portavoz de Wallapop, una aplicación española que permite buscar objetos de segunda mano mediante la geolocalización, por lo que se puede filtrar para encontrar vendedores cercanos.

Toribio explica que la segunda mano se ha convertido en una solución para esos regalos que se abren pero que nunca se vuelven a usar. El último informe de la consultora TNS para Ebay estima que el 5% de las personas que han recibido un regalo esta Navidad lo pondrán de nuevo a la venta. Esta acción, bautizada en inglés como regifting (que en inglés se traduce como volver a regalar), se ha convertido en tendencia y el estudio cifra en un 37% la cantidad de regalos que se hicieron durante las navidades de 2014 que fueron desacertados.

Lo que más se compra o vende

La tecnología y la telefonía móvil son dos de las categorías que más mueven la venta de objetos de segunda mano, por la rapidez con la que evolucionan los nuevos modelos. En el portal Vibbo a esta categoría le siguen los objetos relacionados con el hogar, como muebles, artículos de decoración o electrodomésticos; y los artículos de ocio y deportes, como libros o bicicletas. Respecto a las categorías más vendidas, en primer lugar se encuentran los productos relacionados con el ocio y los deportes, seguidos por la electrónica, el hogar y los vehículos.

A esto se suma que en determinados momentos puede haber un pico de búsquedas o movimientos alrededor de un segmento de artículos en concreto. Es lo que ocurrió cuando al aparecer el Iphone 6 se vivió un fuerte incremento de la venta de modelos anteriores, o en el preludio del estreno de la nueva entrega de Star Wars, cuando se disparó la venta de segunda manos de artículos de coleccionista sobre la película.

Peligros e inconvenientes

Entre los miedos más frecuentes mencionados por los usuarios de estas páginas se encuentra que lo adquirido no coincida con lo esperado. Para evitarlo, las webs recomiendan hacer el intercambio en persona, para ver el producto antes de pagarlo. En caso de no poder hacerlo, sugieren que el pago se haga contra rembolso, para no adelantar el dinero antes de comprarlo y abonar el producto una vez recibido.

La aplicación Wallapop, además de permitir elegir por geolocalización (para ver los artículos más cercanos a la venta), se basa en perfiles del comprador o del vendedor, que se pueden tener en cuenta a la hora de decidirse a hacer la transacción.

Reciclaje

A estas nuevas herramientas y a las tiendas físicas de compraventa de objetos de segunda mano en las ciudades, sobre todo, en las más grandes, se suma la irrupción de marcas que basan la fabricación de sus productos en materiales reciclados, como la empresa textil EcoAlf.

“Ecoalf comienza a raíz del nacimiento de mi primer hijo, Alfredo. Ante el uso indiscriminado de recursos naturales del planeta, surge la idea de crear una marca de moda realmente sostenible. Actualmente consumimos cinco ó seis veces lo que el planeta es capaz de autogenerar”, explica Javier Goeneche, su fundador, que cree que “el reciclaje podría ser una solución si fuéramos capaces de crear una nueva generación de productos reciclados con la misma calidad y propiedades técnicas que los mejores productos no reciclados”.

Cuando la empresa salió al mercado, “sólo existían tejidos reciclados en un porcentaje muy pequeño y de muy mala calidad. Ecoalf se vio en la obligación de empezar a crear alianzas para desarrollar una nueva generación de tejidos 100% reciclados con aspecto y texturas de tejidos sofisticados de moda”, añade.

En esta línea se enmarca también The Circular Project, tienda situada en Madrid donde su fundadora, Paloma G. Gómez, ha creado un espacio en el que vende moda ética y sostenible. El nombre de la tienda hace referencia a esta economía circular y en este espacio se encuentran prendas que cumplen con las certificaciones y estándares de la moda sostenible.

El futuro

En España todavía queda recorrido para fomentar esta economía circular. Por un lado, para mejorar el porcentaje de materiales que se reciclan y por otro, para incrementar la reutilización de los objetos. “España ha mejorado mucho en cuanto a conciencia en reciclaje”, apunta Goene che. Según Ecoembes, en 2014  se reciclaron casi 1,3 millones de toneladas de envases ligeros (contenedor amarillo) y envases de cartón y papel (contenedor azul) en todo el territorio nacional, lo que supone una tasa de reciclado del 73,7%. “Este porcentaje nos sitúa entre los primeros países de Europa en la materia, pero aún queda mucho por hacer”, dice el fundador de  Ecoalf.

Mientras mejoran los datos de reciclaje, se incrementa la penetración de la segunda mano. “El mercado español tiene muchas posibilidades. La segunda mano todavía está por descubrir”, dice la portavoz de Wallapop. “En Estados Unidos, por ejemplo, están más acostumbrados a la segunda mano, por ejemplo, con ventas en los garajes o en la escalera de casa, algo que aquí no se ve”, concluye.