En entrevista exclusiva para energiaestrategica.com, Juan Pablo Zagorodny, presidente de la Asociación Argentina de Vehículos Eléctricos y Alternativos (AAVEA), revela que hay nuevos esfuerzos por parte de autoridades para que elproyecto de Ley vuelva a tomar curso legislativo, esta vez con más ímpetu.

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli
guido.gubinelli@energiaestrategica.com

Durante la gestión kirchnerista los vehículos eléctricos quedaron relegados, ¿tienen mejores expectativas con esta nueva administración?

Definitivamente desde AAVEA tenemos las mejores expectativas de que el nuevo Gobierno entienda e interprete que la movilidad eléctrica representa el futuro del transporte, y es parte fundamental del futuro de los sistemas energéticos. Nadie se imagina en el Siglo XXI un mundo sin vehículos eléctricos, de modo que tenemos que avanzar por la senda que se está marcando en otros países con sistema de transporte más avanzados.

En cuanto a la Ley de Vehículos Eléctricos y Alternativos, ¿creen que podría reflotar el proyecto que hoy día está cajoneado?

El proyecto fue concebido a mediados de 2014 desde el Despacho del Diputado (Héctor) Baldassi (PRO, Prov. de Córdoba). Fue discutido junto a comisiones técnicas de la AAVEA y presentado en su momento en el Congreso. Por diversas circunstancias se quedó en esa instancia, y ahora se están dando las condiciones políticas propicias para volver a  activarlo. 

Desde el equipo de los Diputados Baldassi, (Javier)Pretto y (Emilio) Massot, que son legisladores de Cambiemos por Córdoba, están decididos a llevar adelante nuevamente el proyecto de la citada ley.

Esta vez se cuenta con el hecho favorable de que el Dr. Oscar Agost Carreño, quien estuviera también en el mismo equipo de la Ley, es ahora Director de Registros Automotores Nacionales, a través de quien se está tramitando una reunión con el Secretario Nacional de Industria.

Entendemos que la movilidad eléctrica no es solamente una medida de ahorro energético y de mayor inserción de renovables,  sino también una oportunidad para la industria nacional,  y por lo tanto debe darse la mayor prioridad y atención a este tema.

¿Buscarán reunirse con autoridades para expresarle sus inquietudes? ¿Cuáles serían los puntos básicos a dialogar?

Permanentemente estamos intentando un acercamiento y diálogo con las nuevas autoridades, tanto de Industria, como de Energía, de Medio Ambiente y a nivel nacional; tal como lo venimos haciendo desde 2012 con otras autoridades a niveles provinciales y municipales.

Los puntos principales de una Ley de Vehículos Eléctricos y Alternativos son, por un lado, promover y regular la circulación de vehículos eléctricos que efectivamente ahorren energía, y, en particular, promover su industria nacional. 

Sería importante en este sentido, promover el etiquetado de eficiencia energética de los autos, como hace la EPA en EEUU (www.fueleconomy.gov). Solo con dicha información el consumidor podrá elegir un vehículo por sus características de consumo, y así se podrá generar programas de promoción a los vehículos híbridos y eléctricos que ahorren energía. 

Además, la Ley debería regular las normas de seguridad y proveer los medios para que, junto a las instituciones técnicas del país como el INTI e IRAM, se adopten las normas que haya que adoptar respecto a las infraestructuras de recarga, y otras infraestructuras asociadas como estacionamientos con lugares de recarga.

Creemos que el cambio de paradigma hacia la movilidad eléctrica y sustentable, y hacia el uso de energías renovables en el transporte, se tiene que dar en primer lugar en la conciencia de la gente, de ahí todo el trabajo de promoción que hacemos en AAVEA.

En segundo lugar, debemos hablar con cada municipio y repartición provincial, que puede comenzar por dar el ejemplo, con flotas oficiales de vehículos eléctricos, que gastan mucha menos energía y requieren mucho menos mantenimiento. Hace unos días, en Surtidores.com, se publicó que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está implementando un proyecto con vehículos Sero Electric fabricados en Argentina.

Otro tanto se puede ver que hizo UTE de Uruguay y el Gobierno de Ecuador, al igual que en varios otros países de la región, tal como se puede leer, entre otros lugares, en la página Facebook de AAVEA.