EL 5% DE LAS 8.500 TONELADAS DE RESIDUOS ELECTRÓNICOS QUE RECOGE AERESS SE REUTILIZAN

(Efe Verde) Según el sector de la reutilización, esta cifra tiene margen de mejora, pero hace falta una mayor implicación de todos los actores implicados en la gestión de estos residuos.

AERESS quiere convertir la reutilización en una estrategia prioritaria de gestión de residuos
AERESS prepara para la reutilización 425 toneladas de residuos electrónicos cada año. Foto: AERESS

El 5% de las 8.500 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) recogidos anualmente por la Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria (AERESS) ya se reutiliza, según los datos aportados durante una jornada técnica celebrada el pasado jueves en la sede del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El 95% de estos residuos se sigue destinado de momento a su tratamiento en procesos de reciclaje, de acuerdo con la información facilitada durante dicho encuentro, en el curso del cual se analizó la situación del sector y sus perspectivas de futuro un año después de laaprobación del Real Decreto Ley 110/2015 sobre gestión de RAEE.

Este RD traspone la normativa comunitaria para cumplir los objetivos de recogida y gestión, incluyendo la mejora en la trazabilidad de los residuos y sus requisitos técnicos de tratamiento, entre otros puntos. También incluye objetivos específicos de preparación para la reutilización a partir de 2017, con el fin de optimizar la recogida y reutilización de recursos.

Hoy día, “la preparación para la reutilización es una realidad”,explicó a Efeverde Arantxa Ramos, secretaria técnica de AERESS, asociación sin ánimo de lucro constituida en 1994 como plataforma nacional de entidades solidarias dedicadas a lareducción, reutilización y reciclaje de residuos.

La jornada se enmarcó en el proyecto RE-ENCHUFA, cuyo objetivo es convertir la reutilización de estos residuos en una “estrategia prioritaria de gestión”, a partir del análisis del impacto del proceso de preparación para reutilizar y alargar así el ciclo de vida de los RAEE.

Dicho objetivo incluye “el fortalecimiento técnico de la red de recuperadores con finalidad social y la difusión de los beneficios ambientales y sociales” de esta actividad, entre los cuales figura la generación de empleo verde.

La reducción del consumo de recursos naturales como el agua o la energía necesarias para fabricar cada nuevo producto, además de una menor emisión de gases de efecto invernadero, son otras de las ventajas de la reutilización de aparatos electrónicos.

UN RECICLAJE PROBLEMÁTICO

Miquel Caballé, delegado de Solidança, Centro de Preparación para la Reutilización de Cataluña, aseguró que el ritmo de trabajo podría ser aún mayor y en ese sentido apostó por “movilizar a los actores y entidades sociales dedicadas a la preparación de RAEE así como conseguir los contratos de gestión de residuos para alcanzar los porcentajes” marcados como objetivo en el Real Decreto 110/2015.

La gestión de los RAEE es una de las más problemáticas en el sector del reciclaje; según un informe de la plataforma medioambiental Recyclia publicado a finales de diciembre de 2015, un 65% del volumen de residuos de este tipo se recicla incorrectamente en Europa.

Otro documento elaborado por la Universidad de las Naciones Unidas (UNU) también aseguraba recientemente que en 2014 se generaron casi 42 millones de toneladas de basura electrónica, que para el año 2018 se habrían convertido en 50 millones.

Para esa fecha, según la UNU, cada habitante del planeta generará una media de 6,7 kilogramos de este tipo de residuos, entre los que se incluyen desde pequeños electrodomésticos de cocina hasta ordenadores o teléfonos móviles.

Fuente:
Efeverde

Los capitales internacionales miran el litio del cono sur – La posición privilegiada de Argentina

El litio es hoy por hoy el mineral virtuoso por excelencia y quien lo halla, encuentra la fuente de energía y almacenaje más requerida del momento. Las industrias automotrices, de electrónica, incluso las empresas de los sistemas eléctricos de las diferentes naciones podrían encontrar en las baterías de litio la solución a la creciente demanda energética. No sólo eso sino que el mismo litio es un eje de generación energética través de su rol en la energía nuclear.

Con un precio del mineral y su demanda en aumento, los inversores buscan los polos de atracción de recursos, con las variables económicas de su producción en mano. Ante este panorama, el llamado Triángulo del Litio en que Bolivia, Chile y Argentina son los vértices, surge como preponderante a la hora de atraer inversores.

Argentina y su posición privilegiada

Los recursos estimados de 128 millones de toneladas de carbonato de litio sumados al nuevo escenario político del país, y las medidas económicas llevadas a cabo por el presidente Mauricio Macri han reposicionado al NOA Argentino como una de las mejores plazas para invertir.

La eliminación de las retenciones al sector minero y la apertura a los capitales internacionales han revitalizado la confianza en el mercado argentino. Australia, Francia, Corea del Sur, China y Japón son algunos de los países que han puesto el ojo en los salares de la puna. Asimismo el acompañamiento de los gobiernos locales al  crecimiento que esta industria trae y a las redes que se tejen incrementando el trabajo, la generación de proveedores locales, la generación de proyectos de investigación convierten al litio en el caldo de cultivo de una nueva matriz exportadora.

En palabras del secretario de Minería de La Nación, Daniel Meilán, “La minería es para nuestro NOA  lo que la agricultura y la ganadería a la Pampa Húmeda”.

Empresas de Corea, Australia, Japón y representantes de China han realizado acercamientos tanto al gobierno como a sectores  empresariales de la industria minera. En este mismo sentido la visita del Presidente francés François Hollande activó posibilidades de inversiones mineras.

Poseedora de la cuarta reserva mundial del mineral así como su política abierta a la explotación privada que aventaja a las normativas de Bolivia y de Chile en esta materia son complementadas por las políticas públicas de las tres provincias de la puna argentina. Cada una de ellas, con algunos matices locales, han trabajado fuertemente para incentivas la inversión en minería, desde la mejora en infraestructura, el trabajo con proveedores locales, la información geológica que ha puesto en valor los recursos disponibles y beneficios impositivos y la cooperación estatal a través de herramientas como lo son las empresas mineras provinciales.

El panorama del otro lado de la cordillera

El caso chileno tiene otras particularidades, la característica de “estratégico” que el litio ha tenido en el vecino país lo ha mantenido vedado para la irrupción de nuevos concesionarios, pero luego de un análisis pormenorizado de la situación a cargo de la Comisión Chilena del Litio, el gobierno ha anunciado a finales del mes pasado una nueva “Política del Litio y la Gobernanza de los Salares”.

Sólo el anuncio bastó para generar el interés de diversos actores internacionales y de grupos de renombre chilenos por hacerse con las nuevas concesiones. Así empresas como Posco (Corea), Rockwood Lithium (Chile), Grupo Errazuriz (Chile) y el mismo Estado a través de CODELCO y Li Energy han sido algunas de las que se han señalado como interesadas en la explotación del mineral, según indicaran fuentes trasandinas.

Indiscutiblemente el mundo mira al triángulo del litio y la posición privilegiada de nuestro país se evidencia en la rápido irrupción de grupos empresarios que se suman a los que ya están explorando y produciendo el mineral en Argentina. Este es el momento en que podemos decir que las condiciones están dadas para que nuestra nación de un paso agigantado entre los productores mundiales, con el incentivo de las inversiones extranjeras fundamentales para que ese potencial del que tantas veces hablamos se transforme en riqueza para nuestras provincias.

España: El Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto de auditorías energéticas y promoción de la eficiencia

Real Decreto 56/2016, de 13 de febrero, por el que se transpone la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de Octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, en lo referente a auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos y promoción de la eficiencia del suministro de energía.

El texto final está integrado por 5 capítulos y 5 anexos que cubren diferentes aspectos como el ámbito de aplicación que es en empresas y/o grupos de sociedades cuya magnitud agregada supere: 250 personas, y/o 50 millones € de volumen de negocio y tengan un balance general mayor a 43 millones € de. Quedan excluidas las PYMES.

Las empresas deberán realizar una auditoría energética cada 4 años que cubra el 85% del consumo total de energía final del conjunto de instalaciones ubicadas en el territorio nacional. La primera auditoría será entes de Noviembre 2016, existiendo dos alternativas:

1. Auditoría energética.

2. Sistema de gestión energética o ambiental certificado por un organismo independiente con arreglo a normas europeas o internacionales, siempre que incluya una auditoría energética realizada conforme a lo referido en este RD.

El área de soluciones energéticas de Factor CO2 puede ayudarles ante cualquiera de las dos opciones seleccionadas debido a su amplia experiencia en la elaboración de auditorías y planes de acción energética, así como en la implantación de sistemas ISO 50001.

En caso de necesitar más detalles contacte con:

Luís Galiana

lgaliana@factorco2.com

902105560

Puede consultar el Real Decreto en el siguientes enlace:

www.factorco2.com/comun/docs/174-BOE-A-2016-1460.pdf

Microsoft planea construir centro de datos bajo el mar para reducir consumo de energía

funiber_microsoft_Natick_secondary

Nueva estrategia permitiría lograr un importante recorte en el consumo de electricidad del gigante de la tecnología.

Los centros de datos son construcciones especialmente diseñadas para almacenar decenas, cientos o miles de enormes computadoras conocidas como servidores. Estos edificios requieren de sistemas de refrigeración especial y usualmente las empresas consumen grandes cantidades de energía para mantener en funcionamiento estas estructuras . Facebook, Apple y Google ya están haciendo pruebas para cambiar las fuentes de energía que alimentan sus centros de datos, con la intención de reducir su impacto en el medio ambiente. Microsoft por su parte ha decidido probar algo nuevo: instalar centros de datos bajo el mar.

Los ingenieros de Microsoft han diseñado estructuras cilíndricas que pueden almacenar un servidor en su interior. Cada una de estas construcciones aprovecharía el agua circundante para mantener la temperatura interna en un nivel óptimo, recortando de esa forma el consumo de energía necesario para refrigeración. El nuevo contenedor para servidores puede además generar su propia energía eléctrica, utilizando las corrientes marinas, logrando total autonomía usando una fuente de energía renovable.

Microsoft ha realizado pruebas con un prototipo, al que llamaron Leona Philpot, y tras tres meses de operaciones bajo el mar han sacado la cápsula a la superficie para analizar algunos datos. Si el proyecto resulta exitoso, se optimizaría el proceso de construcción de las nuevas estructuras para lograr que la instalación de los servidores bajo el mar se realice en 90 días.

Consumo de energía
De acuerdo a la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés), el consumo de los centros de datos en ese país alcanzó los 61.000 millones de kilovatios por hora en el 2006, el equivalente al 1,5% de la electricidad de todo el país. Este nivel de consumo de electricidad revela la importancia que tiene el desarrollo de estrategias para recortar el consumo de energía de los centros de datos para minimizar el impacto que tiene el área de tecnología en el medio ambiente.

La propuesta de Microsoft resulta interesante, considerando que se eliminaría las emisiones de CO2 originadas por el funcionamiento de los centros de datos, pero sería necesario evaluar también el impacto que tendría sobre la vida marina la instalación masiva de contenedores bajo el mar.

Los estudiantes del área de Medio Ambiente de FUNIBER procuran identificar estrategias y tecnologías que permitan reducir la contaminación que genera la actividad humana, para construir un planeta más limpio.

Fuente y fotos: Microsoft

El reciclaje está en crisis y es culpa del Petróleo

Los bajos precios del petróleo tienen a la industria del reciclaje bajo presión; los plásticos están hechos de los subproductos de la producción petrolera, por lo que para los fabricantes de botellas de agua, contenedores de yogur, entre otros, se ha vuelto más barato comprar plásticos nuevos.

Fuente New York Times
reciclado

Actualmente el barril de petróleo se encuentra debajo de los 30 dólares. (NYT)

NEWARK, Nueva Jersey.- En una cavernosa instalación de reciclaje atravesada por bandas transportadoras, enormes fardos de botellas de plástico compactadasestán apilados uno sobre otro, a la espera de ser vendidos al mejor postor.

Para Waste Management, la compañía que opera la instalación, recolectar, seleccionar y formar fardos de reciclables era hasta recientemente una actividad rentable. Hace un año, Waste Management podía haber alcanzado los 230 dólares por cada fardo de plástico traslucido delgado.

Pero hoy, gracias al exceso de petróleo barato que inunda los mercados mundiales, solo valen 112 dólarescada uno.

“El reciclaje está en crisis”, dijo David P. Steiner, director ejecutivo de Waste Management. “Antes, todos los participantes en el ecosistema del reciclaje podían registrar utilidades. Ese ya no es el caso”.

Como están aumentando las inquietudes sobre el cambio climático, es un momento difícil para que la industria del reciclaje esté bajo tal presión. Los méritos ecológicos de reciclar son bien aceptados por el público, aunque aún refutados por algunos. Los programas de recolección son comunes.

Sin embargo, el reciclaje es una industria de materias primas. El papel, el metal, el plástico y el vidrio que recolectan, seleccionan y venden los recicladores compiten contra los llamados materiales vírgenes. Y, en este momento, muchas materias primas son baratas.

El petróleo abundante -cuyo precio ha descendido por debajo de los 30 dólares por barril, incluso después de un reciente repunte del 12 por ciento el 12 de febrero- es el más reciente dolor de cabeza para los recicladores. Los plásticos nuevos están hechos de los subproductos de la producción petrolera y gasera. Así que, como abundantes combustibles fósiles saturan los mercados mundiales, se ha vuelto más barato para los fabricantes de botellas de agua, contenedores de yogur y cajas de comida para llevar simplemente comprar plásticos nuevos. Esto, a su vez, está arrastrando a la baja al precio de los materiales reciclados, generando tensión en todos los aspectos de la industria del reciclaje.

En Montgomery, Alabama, Infinitus Energy abrió uncentro de reciclaje de 35 millones de dólares en 2014. Para octubre de 2015, estaba perdiendo dinero y cerró. Los reciclables de Montgomery están yendo ahora a un relleno sanitario, y un negocio local anteriormente en auge, United Plastic Recycling, se declaró en bancarrota el año pasado.

En Plaquemines Parish, justo al sur de Nueva Orleáns, Republic Services decidió duplicar las tarifas que cobraba al gobierno local por recolectar y procesar reciclables. El costo era demasiado alto, y el distrito anunció que suspendería su programa de reciclaje, solo para dar marcha atrás después de una protesta pública encabezada por vigorosos jovencitos de séptimo grado.

reciclaje

Y Waste Management, el mayor reciclador del país, ha reducido el número de instalaciones de reciclaje que opera, de 130 a unas 100, en los dos últimos años, resultando en la pérdida de 900 empleos. En los últimos tres trimestres, los ingresos por las operaciones de reciclaje han bajado 16 por ciento respecto de la misma época del año anterior, a 878 millones de dólares comparado con más de mil millones de dólares.

“La industria del reciclaje está siendo afectada drásticamente por los declinantes precios de las materias primas y el petróleo”, dijo Michael Taylor, vicepresidente para comercio internacional en la Sociedad de la Industria Plástica. “Un verdadero temor ahora es que las tasas de reciclaje pudieran bajar. Eso sería una situación horrible”.

Gobiernos y empresas locales han pasado décadas trabajando para incrementar las tasas de reciclaje con nueva infraestructura, campañas de educación y una demanda más alta de materiales de postconsumo. Y aunque las tasas de reciclaje varían por material -el periódico y el cartón se reciclan más que el aluminio, el vidrio y el plástico- la estrategia fue en gran medida exitosa. En 2013 se reciclaba un 34 por ciento de los desechos, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, más del doble del 16 por ciento que se reciclaba en 1990.

Hace unos años, cuando los precios del petróleo y otras materias primas eran altos, estos esfuerzos redituaban; las compañías, ciudades y condados podían ganar dinero a través del reciclaje. Pero combustibles fósiles abundantes y precios declinantes para otras materias primas, incluidos el papel, el aluminio y el cobre -en gran medida resultado del crecimiento más lento en China-, están socavando estas ganancias.

Hoy, algunas empresas y municipios de mentalidad ambiental están enfrentando una realidad incómoda: cuando el petróleo y otras materias primas están tan baratos, reciclar no siempre tiene sentido económicamente.

Hasta hace poco tiempo, los programas de reciclaje eran una improbable fuente de efectivo para muchas ciudades y condados. Gracias a los altos precios de las materias primas, los recicladores como Waste Management realmente pagaban a los municipios por las latas de aluminio, las botellas de plástico y el cartón usados.

Pero los recicladores en todo el país enfrentan pérdidas, y están transfiriendo sus costos a las ciudades y los condados. Cada vez más, los gobiernos locales no están recibiendo nada por sus reciclables, o incluso tienen que pagar a las compañías para que los acepten.

El año pasado, el gobierno municipal de Washington, D.C., pagó a Waste Management 1.37 millones de dólares por aceptar los reciclables que recolectó entre los residentes. Eso representó un marcado giro respecto de 2011, cuando el distrito recibió 550 mil dólares por enviar a la compañía aproximadamente la misma cantidad de material.

El Condado de Orange, Carolina del Norte, que incluye a Chapel Hill, estaba percibiendo unos 500 mil dólares al año por vender sus reciclables a una compañía llamada Sonoco. Pero conforme han caído los precios de las materias primas también lo han hecho los precios que Sonoco puede ofrecer a los gobiernos locales. A partir de febrero, Sonoco no paga nada al Condado de Orange por el papel, los plásticos y los metales que recolecta.

San Antonio percibió 305 mil dólares por la recolección y venta de 79.5 toneladas de reciclables el año pasado. eso fue menos que los 5.2 millones de dólares que la ciudad percibió en 2011, pero mucho mejor que la alternativa. Enviar esos reciclables al relleno sanitario habría costado a San Antonio 2.1 millones de dólares el año pasado.

Sigue habiendo puntos brillantes en la industria. Grandes compañías como Pepsi y Procter & Gamble están comprando más material reciclable para cumplir metas de sustentabilidad. Y hay en marcha esfuerzos para construir nueva infraestructura de reciclaje que pudiera hacer más eficiente a la industria.

Algunos en la industria creen que, por estas razones, el reciclaje continuará prosperando aun cuando sea menos rentable que antes.

“Sigue habiendo algunos clientes para los materiales reciclados, por razones diferentes a las meramente económicas”, dijo Taylor de la Sociedad de la Industria Plástica. “El pensamiento es que la demanda crecerá debido a la mayor conciencia ecológica del consumidor estadounidense convencional

Conectando para una Economía Circular

El Grupo de trabajo Inter-plataformas de Economía Circular ha desarrollado la herramienta on-line Conectando para una Economía Circular, dirigida a facilitar la identificación y contacto entre agentes de diversas cadenas de valor, tales como entidades generadoras de residuos, entidades que potencialmente pueden hacer uso de determinados residuos como recurso y desarrolladores de tecnología que abracen soluciones innovadoras para convertir residuos en recursos.

El fin último de esta herramienta es facilitar la puesta en marcha de proyectos de I+D+i orientados a apoyar el desarrollo de una Economía Circular, aprovechando además las oportunidades de financiación existentes a nivel nacional y europeo.

En el siguiente enlace se puede acceder a Conectando para una Economía Circular, registrarse en sencillos pasos, subir vuestro perfil y comenzar a conectar. La información pública de vuestros perfiles será el nombre de la entidad y código postal, el tipo de perfil y las palabras clave. Para cualquier aclaración o consulta: secretaria@pt-planeta.es.

El lobby de las TIC cuestiona algunos aspectos del paquete de economía circular

(Fuente Retema) Digital Europe, que reúne a las grandes empresas del sector de la industria digital, cuestiona ciertos aspectos de la propuesta de la Comisión Europea

(Foto: Facebook DIGITALEUROPE)



Según la industria del sector digital existen propiedades del sistema de producción y comercialización de sus productos difíciles de compatibilizar con algunas de las propuestas del nuevo paquete de economía circular. Además alertan sobre la necesidad de controlar más los flujos de RAEE.

El nuevo paquete de economía circular presentado el pasado 2 de diciembre de 2015 presenta distintas propuestas de normativa que que afectaran a la durabilidad, la reciclabilidad y la reparabilidad de los productos de dicho sector.

Los estudios y desarrollos normativos tienen que acabar derivando en futuros reglamentos en materia de ecodiseño y de etiquetaje energético.

Señalar al respecto que la Comisión lanzó un plan de trabajo para el 2015-2017 sobre ecodiseño con el fin de desarrollar, precisamente, los estándares sobre los productos en materia de durabilidad, de reparabilidad y de reciclabilidad, como parte del mandato de la Directiva 2009/125/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, por la que se instaura un marco para el establecimiento de requisitos de diseño ecológico aplicables a los productos relacionados con la energía.

El objetivo de este plan de trabajo (el tercero de los proyectados por la citada Directiva) es apoyar a la Comisión en el desarrollo de:

• Una clasificación convincente de los grupos de productos.
• La creación de una lista indicativa de grupos de productos prioritarios (número indicativo de 20) para el diseño ecológico y el etiquetado energético en el marco legislativo, teniendo en cuenta los criterios del artículo 15 [1], así como los reglamentos de diseño ecológico que están actualmente en proceso de regulación.

Sin embargo, Digital Europe, que reúne a las grandes empresas del sector de la industria digital, ha mostrado su contrariedad respecto a las posibles normativas en materia de durabilidad argumentado que:

• Puede incrementar los costes para el consumidor.
• Puede debilitar la competitividad de las empresas del sector.
• Puesto que los fabricantes son propietarios de las piezas de repuesto y suelen tener también su propiedad intelectual, esto también afectaría a su competitividad. Según la patronal digital, la reparación de los productos requiere de una formación específica que garantice una protección y seguridad adecuada para el consumidor de acuerdo con las garantías que proporcionan los propios fabricantes. Así, pues, alertan sobre el control de la autorización para la reparabilidad de los productos.
• Considera que las normativas sobre reciclabilibidad deberían adoptarse caso por caso y después de evaluar el producto y consultar a los fabricantes. Recalcan también que los productos utilizan diferentes tecnologías por lo que el enfoque sectorializado debe ser tomado en cuenta ante “un enfoque único para todos” que no resultaría eficaz.
• También argumenta que los nuevos componentes están cada vez más integrados y miniaturizados para ahorrar energía, lo que dificulta o imposibilita actualizar, y, por lo tanto, reparar según que componentes individuales de los equipos.
• En este sentido también explica que el diseño de un producto en torno a la capacidad de actualización no tiene porqué representar la mejor experiencia, usabilidad y durabilidad para el consumidor.

A nivel propositivo, en relación a la gestión de residuos dicho lobby pone énfasis en los siguientes aspectos:

• La necesidad de un apoyo a la innovación sobre los procesos de los desechos electrónicos para recuperar importantes y críticos materiales.
• En la necesaria aplicación de la normativa para evitar la exportación ilegal de residuos, lo cual ayudará a asegurar el reciclaje y el tratamiento adecuado, mejorar el funcionamiento de los mercados de residuos de la UE, y ayudar a alcanzar los objetivos de recogida y reciclado. Anima a las autoridades públicas para aplicar y hacer cumplir las normas armonizadas de reciclaje de los RAEE y las directrices en materia de traslado de residuos según lo acordado en el marco de la Convención de Basilea.
• Requiere información precisa sobre los flujos de residuos para que todos los residuos que se recojan y se reciclen se declaren correctamente, y que la legislación correspondiente se base en una comprensión completa de los flujos de residuos. Por ejemplo, existen importantes flujos de RAEE que se tratan correctamente, pero fuera de los sistemas RAEE hay productores propietarios de RAEE que no se contabilizan como tales y, por lo tanto, no cuentan actualmente dentro de las estadísticas oficiales de los RAEE. Con el aumento del valor de los RAEE, vinculado a los crecientes precios de las materias primas durante el último quinquenio, cada vez se recogen y se reciclan más RAEE fuera de los sistemas controlados por los productores. Son los llamados “flujos complementarios de RAEE” que se operan por los recogedores de puerta a puerta en pequeña escala para los comerciantes de chatarra a gran escala y gestores.
• El nuevo paquete de economía circular debe ayudar a los mercados a incrementar las materias primas secundarias. Y estos materiales secundarios tienen que ser capaces de competir con material virgen tanto en calidad como en precio. Es importante proporcionar incentivos para los fabricantes para aumentar el uso de materiales reciclados en los productos con el fin de aumentar la demanda del mercado y conducirlos hacia una economía más circular. También es necesario incentivar a los productores de materias primas secundarias para proporcionar una mayor calidad y cantidad de las mismas. Además, se indica la necesidad de establecer normas internacionales de calidad de los materiales secundarios para fomentar la armonización mundial.

Pueden encontrar el documento “Reacción al Paquete de Economía Circular” de Digital Europe en este enlace.

¿Es posible una economía verde e inclusiva?

“No existe un solo país donde la mayoría de la población crea que el sistema económico es justo”
¿Es posible una economía más sostenible e inclusiva?

El pasado diciembre, la Comisión Europea anunció el lanzamiento de un ambicioso paquete de medidas para impulsar la Economía Circular con objeto de fomentar el crecimiento económico sostenible y la creación de empleo. El vicepresidente primero Frans Timmermans, responsable del desarrollo sostenible, declaró: «Nuestro planeta y nuestra economía no podrán sobrevivir si mantenemos el enfoque del “toma, fabrica, utiliza y tira”. Tenemos que conservar los recursos valiosos y explotar plenamente todo el valor económico que atesoran. La economía circular trata de reducir los residuos y de proteger el medio ambiente, pero también de transformar profundamente el funcionamiento de toda nuestra economía. Reconsiderando nuestra manera de producir, trabajar y comprar, podemos generar nuevas oportunidades y crear nuevos puestos de trabajo”.

También desde el Consejo Económico y Social Europeo (CESE), se han aprobado varios dictámenes relacionados con una economía más sostenible e inclusiva como el de la promoción de la economía social o la Economía del Bien Común.

Se trata de respuestas a nivel europeo, todavía incipientes, a una demanda social que se refleja en el florecimiento de iniciativas que desde la sociedad se están promoviendo, todas ellas surgidas de la pretensión de transitar hacia una economía más sostenible e inclusiva.

Estas iniciativas comparten el interés por una economía más humana y más amigable respecto al medioambiente. Unas son partidarias de introducir correcciones al sistema de mercado. Otras más radicales proponen sistemas diferentes. Pero, en general, de ellas se pueden extraer algunas ideas interesantes con potencial para mejorar el sistema económico tal como lo conocemos hoy en día.

La Economía Circular mencionada se nutre de los principios de la Economía Azul, cuyo concepto se basa en el ciclo de vida del uso de los recursos y propone que la producción se diseñe y se lleve a cabo desde la perspectiva del funcionamiento de los ecosistemas naturales asegurando un uso más racional de los recursos extendiéndolos a cualquier proceso productivo. También está relacionada con la Economía de la Funcionalidad, que estimula la producción de bienes más duraderos primando el uso (frente a la propiedad), buscando hacer frente a la estrategia empresarial de la obsolescencia programada.

Enfatizando otra dimensión, la Economía Social de Mercado aboga por una economía atemperada por una política social que posibilite un mayor equilibrio entre la libertad de mercado y la equidad social. Más recientemente, ha surgido con fuerza la Economía del Bien Común que entiende que éste debe ser el objetivo de la economía y propone que la competencia se sustituya por la cooperación que en definitiva es un sentimiento más acorde con la naturaleza humana.

El desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación ha propiciado el desarrollo de la Economía Colaborativa, que promueve el intercambio de recursos disminuyendo la presión sobre la producción. Comparte el mismo principio que la Economía de la Funcionalidad de primar el uso aprovechando el potencial de interconexión de las nuevas tecnologías.

Existen otras iniciativas como la Economía Participativa que propone democratizar el uso de los recursos en beneficio de una mayor participación de los trabajadores. Por su lado, la Economía de comunión se centra en el uso de los beneficios empresariales que entiende deben ser destinados a la solidaridad y al crecimiento de la empresa. La Economía comunitaria aboga por promover dinámicas locales basadas en estilos de vida más sencillos que no ejerzan tanta presión sobre los recursos. Por último, la Economía Basada en los Recursos propone que los bienes y servicios sean patrimonio común asegurando un uso equitativo de los mismos.

Sin entrar a valorar la idoneidad o factibilidad de cada una de ellas, sí se puede afirmar que constituyen el reflejo de un deseo de mejorar los efectos del sistema económico.

Así lo subraya el CESE, que de acuerdo con la Encuesta Mundial de 2014 de la Confederación Sindical Internacional (CSI), recuerda que “no existe un solo país donde la mayoría de la población crea que el sistema económico es justo. Asimismo, el 88 % de los alemanes y el 90 % de los austríacos desea «un nuevo orden económico» – encuesta de la Fundación Bertelsmann– y, sin lugar a dudas, este dato se refrenda en aquellos países que han padecido con más severidad la crisis económica, como Grecia, Portugal, Irlanda, España o Italia”.

Probablemente este desencanto tiene que ver con los numerosos problemas cuyos impactos tienen efectos sobre todos nosotros: la destrucción acelerada de los hábitats naturales, la pérdida de la biodiversidad, el deterioro de los suelos para el cultivo, la reducción de acuíferos y contaminación de fuentes de agua dulce, la contaminación del aire por las energías de origen no renovable, el calentamiento global, el deterioro del mercado de trabajo, las elevadas y crónicas tasas de desempleo, el aumento de la desigualdad, la inmigración irregular, etc.

Muchos de estos problemas tienen su origen en nuestra forma de entender la economía y la relación con la naturaleza. En la historia de la humanidad encontramos ejemplos de pueblos que han desaparecido como consecuencia de prácticas que terminaron por afectar trágicamente a sus medios de vida. Hoy en día, los impactos de problemas como los mencionados anteriormente tienen un alcance global, y generan enormes dificultades a una población cada vez más numerosa, amenazando el futuro de las personas tanto en los países industrializados como en aquellos en proceso de industrialización.

Pero no se trata de volver a modelos que ya han tenido su momento en la historia y han demostrado su inadecuación. Se trata de evolucionar, de aprovechar las bondades de la economía actual fundamentándola en otros planteamientos que aseguren los impactos deseados. Para ello es necesario introducir elementos que perfeccionen el sistema, implantando las regulaciones necesarias para orientar la economía situando en el centro a las personas, favoreciendo el bien general y preservando los entornos.

Evidentemente, para avanzar en este sentido se necesitan empresas con modelos de negocio que produzcan verdadero valor social y ambiental. Se trata de contar con enfoques empresariales que generen prosperidad y trabajos decentes, sin erosionar los contextos sociales y ambientales en los que operan. Para favorecer este proceso se requiere, por tanto, que los marcos normativos en los que operan las empresas promuevan y primen a aquéllas que aportan valor económico pero también valor social y medioambiental. Y que los consumidores, a través de nuestro poder de compra, optemos por estas empresas.

Esta transición se facilitaría si se introducen en la sociedad las bases adecuadas que lo posibiliten. Estas suponen cambiar la forma en que medimos el resultado de las empresas, ofrecer al consumidor la oportunidad de discriminar la calidad de las empresas respecto a su contribución social y ambiental, así como establecer, por parte del sector público, un entorno que promueva aquel sector empresarial que aporte más a la sociedad.

Sin esperar a la respuesta institucional, algunos ciudadanos comprometidos con la sociedad y el medioambiente ya están haciendo realidad la nueva economía a través de la adopción voluntaria de ciertas formas de hacer, promoviendo nuevas organizaciones económicas y mediante cambios en los hábitos personales de consumo.

Ellos están abriendo el camino, ahora al resto de la sociedad nos toca contribuir al avance. En el mundo actual, en el que el hombre posmoderno parece una marioneta zarandeada por las fuerzas del mercado, queda la duda de si asumiremos como espectadores nuestra predestinación o si nos queda cierto orgullo de humanidad para ir sembrando el horizonte de nuevas perspectivas.

————————-

Fernando Varela de Ugarte es editor de la iniciativa New Ways Sustainability sobre sostenibilidad económica y social. En el documento “Cómo avanzar hacia una Nueva Economía” (disponible en ISSU) se desarrollan las ideas esbozadas en este artículo.

Calzado, sostenibilidad y economía circular a debate en EFE

  • En el encuentro participarán Javier Goyeneche, fundador de Ecoalf, una de las empresas que esta innovando en el sector de la moda con el uso de materias primas recicladas como las ruedas usadas o el plástico recogido del mar por pesqueros.
Calzado, sostenibilidad y economía circular a debate en EFE
El reciclado de neumáticos también sirva para crear césped artificial. EFE/ José Pedrosa
Publicado por: Redacción EFEverde 24 febrero, 2016 Madrid

EFEverde.- El reciclaje de materiales como los neumáticos fuera de uso (NFU), y el aprovechamiento de esta materia prima para la creación de calzado y otros productos de moda sostenible, centrará mañana el segundo foro de debate que, sobre la economía circular, organizan EFE.

En el encuentro participarán Javier Goyeneche, fundador de Ecoalf, una de las empresas que esta innovando en el sector de la moda con el uso de materias primas recicladas como las ruedas usadas o el plástico recogido del mar por pesqueros.

José María Bermejo, director de desarrollo de mercados de valorización del sistema integrado de gestión de neumáticos usados Signus; Isabel Sendra, creadora y directora de Isendra y Lorena Gasco, cocreadora y codirectora de Ray Musgo, completan la lista de ponentes

La economía circular es una de las principales líneas de trabajo de la Comisión Europea para generar un crecimiento sostenible con creación de empleo y riqueza y menor producción de residuos.

El debate se celebrará a partir de las 10:00 en la sede EFEverde en Madrid y podrá seguirse en streaming en internet en http://www.efeverde.com, http://www.efefuturo.com. EFEverde

Blog de WordPress.com.

Subir ↑