Los acumuladores de litio-oxígeno prometen una mayor autonomía que los actuales iones de litio. El descubrimiento fue realizado por el Departamento de Energía estadounidense.

La batería es el componente más crítico de los smartphones. Y el que menos innovación mostró.

El rendimiento de la batería suele ser la característica más criticada por los usuarios. A diferencia de otros componentes, que supieron reducir su tamaño y multiplicar prestaciones, los acumuladores de iones de litio sólo pueden ofrecer más rendimiento al ofrecer mayor tamaño. Pero las baterías de litio-oxígeno podrían multiplicar hasta cinco veces la autonomía de los teléfonos.

Si bien durante mucho tiempo se creyó que esta tecnología era “inestable termodinámicamente”, el Argonne National Laboratory, dependiente del Departamento de Energía estadonidense, descubrió cómo “producir superóxido de litio (LiO2) cristalizado en lugar de peróxido de litio”. De esta manera, permite que la batería sea más estable y eficiente, además de ofrecer mayor autonomía.

Además, los expertos pergeñaron un diseño para que las baterías no requieran oxígeno extra tomado del ambiente, lo que permite que sean más seguras, estables y económicas. Pero aún deben realizar más investigaciones para ajustar los detalles de esta nueva tecnología, así que habrá que esperar algún tiempo antes que comience a ser utilizada en smartphones, wearables, tablets, notebooks y cualquier otro dispositivo portátil.