Esta iniciativa es de carácter informativo y aunque no supondrá cambios legislativos, incide sobre la interpretación de algunos aspectos de las Directivas Marco de Residuos así como a la de Traslado de Residuos

Autora del artículo: Alexandra Farbiarz Mas • LinkedIn • Email • Terraqui

 

Esta hoja de ruta, que debería dar lugar, durante el presente año, a una Comunicación de la Comisión sobre la explotación del potencial de la valorización energética de residuos en el ámbito de la estrategia de la Unión de la Energía y la Economía Circular, responde a los compromisos de la “Estrategia Marco para una Unión de la Energía resiliente con una política climática prospectiva” (COM (2015) 80 final) , derivada del paquete sobre la Unión de la Energía, así como de la acción denominada “Iniciativa sobre la transformación de residuos en energía en el marco de la Unión de la Energía”, descrita en el Anexo I del nuevo paquete de Economía Circularpresentado el pasado 2 de diciembre de 2015 por la Comisión

La referida hoja de ruta busca encontrar sinergias entre los objetivos de la Economía Circular, la Estrategia Energética de la UE y las políticas de cambio climático y las energías renovables. Esta iniciativa quiere mostrar las líneas de trabajo y enfoques de la Unión en materia energética, cuyos objetivos específicos son:

1.Presentar la contribución de las plantas de valorización energética para la recuperación energética o para mix energético (generación de electricidad y calor) para el conjunto de la UE, ya sea de las incineradoras como de las plantas de coincineración (por ejemplo, grandes instalaciones de combustión, cemento, hornos de cal, producción de cerámica, gasificación y digestión anaeróbica, con el objetivo principal de generar energía y recuperar el material residual siempre que sea posible). Los trabajos actualmente en curso sobre Mejores Tecnologías Disponibles pueden contribuir a este objetivo.

2. Destacar el potencial de los principales Combustibles Derivados de Residuos (CDR) y establecer algunos criterios generales para lograr el mejor resultado posible para el desarrollo de la Economía Circular y la perspectiva de la protección del medio ambiente.

3. Analizar la utilización óptima de la actual capacidad de incineración en los Estados miembros de la UE. Esto permitiría realizar recomendaciones para la transición de la incineración masiva de residuos mezclados, como consecuencia de la mala gestión de los residuos en determinados Estados miembros, a una mejor aplicación de la jerarquía de residuos y una transición hacia los procesos valorización energética más eficientes.

4. Ayudar a la creación de sinergias industriales y a la simbiosis entre plantas de valorización energética y procesos industriales de alto consumo energético como, por ejemplo, clusters industriales.

5. Examinar las mejores maneras que la valorización energética pueda contribuir a la mezcla energética de la UE sin poner en peligro la consecución de los objetivos de reutilización y reciclaje a largo plazo de la UE.

Estos objetivos responden a distintas problemáticas para las cuales la Comisión plantea también consideraciones para una mayor eficiencia de valorización energética:

• Falta de sinergias entre la situación de conversión de residuos en energía y políticas de la UE.

Puesto que la recuperación energética de residuos no reciclables puede sustituir a los combustibles vírgenes, puede ser útil para la economía y la sociedad al tiempo que puede reducir la presión del cambio climático. Entiende que la recuperación energética puede contribuir aún más a los objetivos de energías renovables a través del estado de la técnica de la tecnología de la incineración así como de soluciones emergentes tales como la gasificación y la digestión anaerobia para el tratamiento de residuos altamente calóricos y no reciclables.

En muchos Estados miembros todavía hoy muchos residuos van de forma masiva a vertederos o a incineración sin recuperación de energía (eliminación), cuando su energía podría ser recuperada cuando el reciclaje no es una opción. En 2012, el EUROSTAT, la Oficina Europea de Estadística, informó que el 49,8% de todos los residuos generados en la UE fueron eliminados en los Estados miembros, mientras que aproximadamente un 5% se recuperó energéticamente, lo que representa un 1,3% de toda la energía utilizada en la UE. En cuanto a los residuos municipales, los datos más recientes muestran que en 2013, de promedio, en la UE se llevaban a vertedero el 31% de los residuos, se recuperó energéticamente aproximadamente el 17%, y se incineraron aproximadamente un 9% de estos residuos. Existen 14 Estados miembros que todavía depositan en vertederos más del 50% de los residuos municipales. Por lo tanto, se estima que existen cantidades importantes de residuos municipales no reciclables, cuyo contenido de energía se está ahora perdiendo y que podría ser reconducido a plantas de valorización energética potenciando, de este modo, la Economía Circular.

Así pues, y tal como establece el mandato del 7º Programa de Medio Ambiente de la UE  en el que se plantea la eliminación del vertido en la UE, la disponibilidad de residuos no reciclables invita a optimizar el rendimiento de los procesos de valorización energética y la idoneidad de los combustibles derivados de residuos con el fin de aprovechar plenamente su potencial en la economía mientras se respeten las normas de protección ambiental.

• Hacer más eficientes las plantas de valorización energéticas existentes.

Deberían evaluarse las actuales plantas de valorización energética (como, por ejemplo, las incineradoras y co-incineradoras) y otros procesos emergentes como la gasificación para optimizarlas con nuevas tecnologías y cambios en sus parámetros de explotación. Para estas evaluaciones se necesitarán los BREF (documento de referencia sobre mejores técnicas disponibles).

Otra forma de hacer este tipo de procesos más eficiente es a través de su acoplamiento con las redes ya existentes, y a su desarrollo, de calefacción y refrigeración para proporcionar calor a los hogares y a la industria, el denominado district heating and cooling. Al respecto, la iniciativa señala que la conversión de los residuos bajo forma de electricidad es relativamente ineficiente (se calcula que supone un 23% de eficiencia), mientras que los procesos de producción combinada de calor y electricidad (CHP) lo son muchísimo más (hasta un 90% de eficiencia).

• Plantas de valorización energética distribuidas de forma desigual en la UE.

Existen algunos países como Suecia, Dinamarca y Estonia que tienen una sobre capacidad de incineración con recuperación energética, mientras que el sur oriental de Europa no tiene capacidad y tienen un elevado ratio de vertederos.

Esta distribución desigual da lugar al traslado de residuos con recuperación de energía en toda la UE. Teniendo en cuenta las disposiciones pertinentes de la legislación sobre residuos de la UE y la necesidad de evitar los traslados ilegales de residuos, debería considerarse en qué medida ha de extenderse el traslado de combustible no reciclable de los residuos de los Estados miembros con una alta tasa de vertedero y una insuficiente capacidad de plantas de valorización energética hacia los Estados miembros con exceso de capacidad de valorización energética, y, con ello, contribuir a una mejor gestión de los residuos y a un uso más eficiente de la red de instalaciones de valorización energética de los residuos en la UE.

• Potencial sin explotar de los Combustibles Derivados de Residuos.

Una reciente publicación del Joint Research Center titulada “Supporting Environmentally Sound Decision for Waste Management – A technical guide to Life Cycle Thinking (LCT) and Life Cycle Assessment (LCA) for waste experts and LCA practitioners”, identificó unos 20 Combustibles Derivados de Residuos, algunos de los cuales se encuentran infravalorados o infrautilizados. Es por ello que en una futura Comunicación deberían de presentarse los resultados de los análisis de los flujos más relevantes para poder establecer su potencial energético en el contexto económico, como por ejemplo en el co-procesado.

• Falta de claridad con respecto a la Jerarquía de los residuos.

A pesar de las directrices que la Unión Europea ha emitido sobre la interpretación de la jerarquía de residuos, parece que los Estados miembros tienen diferentes interpretaciones sobre el papel de la recuperación energética. Por lo tanto, debería aclararse en la Comunicación el papel de la valorización energética en virtud de la jerarquía de residuos como la mejor opción para la gestión como combustible de los residuos no reciclables, destacando así los procesos más eficientes para cada principal flujo de residuos. Por otra parte, la Comunicación debería indicar en qué circunstancias está justificado apartarse de la jerarquía de residuos para según qué flujos de residuos. También, se debe analizar la contribución de la valorización energética como una opción segura para eliminar los residuos que contienen sustancias peligrosas, que deben ser tratados sin que supongan ningún riesgo significativo para la salud humana y el medio ambiente.