(Fuente Retema) Digital Europe, que reúne a las grandes empresas del sector de la industria digital, cuestiona ciertos aspectos de la propuesta de la Comisión Europea

(Foto: Facebook DIGITALEUROPE)



Según la industria del sector digital existen propiedades del sistema de producción y comercialización de sus productos difíciles de compatibilizar con algunas de las propuestas del nuevo paquete de economía circular. Además alertan sobre la necesidad de controlar más los flujos de RAEE.

El nuevo paquete de economía circular presentado el pasado 2 de diciembre de 2015 presenta distintas propuestas de normativa que que afectaran a la durabilidad, la reciclabilidad y la reparabilidad de los productos de dicho sector.

Los estudios y desarrollos normativos tienen que acabar derivando en futuros reglamentos en materia de ecodiseño y de etiquetaje energético.

Señalar al respecto que la Comisión lanzó un plan de trabajo para el 2015-2017 sobre ecodiseño con el fin de desarrollar, precisamente, los estándares sobre los productos en materia de durabilidad, de reparabilidad y de reciclabilidad, como parte del mandato de la Directiva 2009/125/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, por la que se instaura un marco para el establecimiento de requisitos de diseño ecológico aplicables a los productos relacionados con la energía.

El objetivo de este plan de trabajo (el tercero de los proyectados por la citada Directiva) es apoyar a la Comisión en el desarrollo de:

• Una clasificación convincente de los grupos de productos.
• La creación de una lista indicativa de grupos de productos prioritarios (número indicativo de 20) para el diseño ecológico y el etiquetado energético en el marco legislativo, teniendo en cuenta los criterios del artículo 15 [1], así como los reglamentos de diseño ecológico que están actualmente en proceso de regulación.

Sin embargo, Digital Europe, que reúne a las grandes empresas del sector de la industria digital, ha mostrado su contrariedad respecto a las posibles normativas en materia de durabilidad argumentado que:

• Puede incrementar los costes para el consumidor.
• Puede debilitar la competitividad de las empresas del sector.
• Puesto que los fabricantes son propietarios de las piezas de repuesto y suelen tener también su propiedad intelectual, esto también afectaría a su competitividad. Según la patronal digital, la reparación de los productos requiere de una formación específica que garantice una protección y seguridad adecuada para el consumidor de acuerdo con las garantías que proporcionan los propios fabricantes. Así, pues, alertan sobre el control de la autorización para la reparabilidad de los productos.
• Considera que las normativas sobre reciclabilibidad deberían adoptarse caso por caso y después de evaluar el producto y consultar a los fabricantes. Recalcan también que los productos utilizan diferentes tecnologías por lo que el enfoque sectorializado debe ser tomado en cuenta ante “un enfoque único para todos” que no resultaría eficaz.
• También argumenta que los nuevos componentes están cada vez más integrados y miniaturizados para ahorrar energía, lo que dificulta o imposibilita actualizar, y, por lo tanto, reparar según que componentes individuales de los equipos.
• En este sentido también explica que el diseño de un producto en torno a la capacidad de actualización no tiene porqué representar la mejor experiencia, usabilidad y durabilidad para el consumidor.

A nivel propositivo, en relación a la gestión de residuos dicho lobby pone énfasis en los siguientes aspectos:

• La necesidad de un apoyo a la innovación sobre los procesos de los desechos electrónicos para recuperar importantes y críticos materiales.
• En la necesaria aplicación de la normativa para evitar la exportación ilegal de residuos, lo cual ayudará a asegurar el reciclaje y el tratamiento adecuado, mejorar el funcionamiento de los mercados de residuos de la UE, y ayudar a alcanzar los objetivos de recogida y reciclado. Anima a las autoridades públicas para aplicar y hacer cumplir las normas armonizadas de reciclaje de los RAEE y las directrices en materia de traslado de residuos según lo acordado en el marco de la Convención de Basilea.
• Requiere información precisa sobre los flujos de residuos para que todos los residuos que se recojan y se reciclen se declaren correctamente, y que la legislación correspondiente se base en una comprensión completa de los flujos de residuos. Por ejemplo, existen importantes flujos de RAEE que se tratan correctamente, pero fuera de los sistemas RAEE hay productores propietarios de RAEE que no se contabilizan como tales y, por lo tanto, no cuentan actualmente dentro de las estadísticas oficiales de los RAEE. Con el aumento del valor de los RAEE, vinculado a los crecientes precios de las materias primas durante el último quinquenio, cada vez se recogen y se reciclan más RAEE fuera de los sistemas controlados por los productores. Son los llamados “flujos complementarios de RAEE” que se operan por los recogedores de puerta a puerta en pequeña escala para los comerciantes de chatarra a gran escala y gestores.
• El nuevo paquete de economía circular debe ayudar a los mercados a incrementar las materias primas secundarias. Y estos materiales secundarios tienen que ser capaces de competir con material virgen tanto en calidad como en precio. Es importante proporcionar incentivos para los fabricantes para aumentar el uso de materiales reciclados en los productos con el fin de aumentar la demanda del mercado y conducirlos hacia una economía más circular. También es necesario incentivar a los productores de materias primas secundarias para proporcionar una mayor calidad y cantidad de las mismas. Además, se indica la necesidad de establecer normas internacionales de calidad de los materiales secundarios para fomentar la armonización mundial.

Pueden encontrar el documento “Reacción al Paquete de Economía Circular” de Digital Europe en este enlace.