(Efe Verde) Según el sector de la reutilización, esta cifra tiene margen de mejora, pero hace falta una mayor implicación de todos los actores implicados en la gestión de estos residuos.

AERESS quiere convertir la reutilización en una estrategia prioritaria de gestión de residuos
AERESS prepara para la reutilización 425 toneladas de residuos electrónicos cada año. Foto: AERESS

El 5% de las 8.500 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) recogidos anualmente por la Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria (AERESS) ya se reutiliza, según los datos aportados durante una jornada técnica celebrada el pasado jueves en la sede del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El 95% de estos residuos se sigue destinado de momento a su tratamiento en procesos de reciclaje, de acuerdo con la información facilitada durante dicho encuentro, en el curso del cual se analizó la situación del sector y sus perspectivas de futuro un año después de laaprobación del Real Decreto Ley 110/2015 sobre gestión de RAEE.

Este RD traspone la normativa comunitaria para cumplir los objetivos de recogida y gestión, incluyendo la mejora en la trazabilidad de los residuos y sus requisitos técnicos de tratamiento, entre otros puntos. También incluye objetivos específicos de preparación para la reutilización a partir de 2017, con el fin de optimizar la recogida y reutilización de recursos.

Hoy día, “la preparación para la reutilización es una realidad”,explicó a Efeverde Arantxa Ramos, secretaria técnica de AERESS, asociación sin ánimo de lucro constituida en 1994 como plataforma nacional de entidades solidarias dedicadas a lareducción, reutilización y reciclaje de residuos.

La jornada se enmarcó en el proyecto RE-ENCHUFA, cuyo objetivo es convertir la reutilización de estos residuos en una “estrategia prioritaria de gestión”, a partir del análisis del impacto del proceso de preparación para reutilizar y alargar así el ciclo de vida de los RAEE.

Dicho objetivo incluye “el fortalecimiento técnico de la red de recuperadores con finalidad social y la difusión de los beneficios ambientales y sociales” de esta actividad, entre los cuales figura la generación de empleo verde.

La reducción del consumo de recursos naturales como el agua o la energía necesarias para fabricar cada nuevo producto, además de una menor emisión de gases de efecto invernadero, son otras de las ventajas de la reutilización de aparatos electrónicos.

UN RECICLAJE PROBLEMÁTICO

Miquel Caballé, delegado de Solidança, Centro de Preparación para la Reutilización de Cataluña, aseguró que el ritmo de trabajo podría ser aún mayor y en ese sentido apostó por “movilizar a los actores y entidades sociales dedicadas a la preparación de RAEE así como conseguir los contratos de gestión de residuos para alcanzar los porcentajes” marcados como objetivo en el Real Decreto 110/2015.

La gestión de los RAEE es una de las más problemáticas en el sector del reciclaje; según un informe de la plataforma medioambiental Recyclia publicado a finales de diciembre de 2015, un 65% del volumen de residuos de este tipo se recicla incorrectamente en Europa.

Otro documento elaborado por la Universidad de las Naciones Unidas (UNU) también aseguraba recientemente que en 2014 se generaron casi 42 millones de toneladas de basura electrónica, que para el año 2018 se habrían convertido en 50 millones.

Para esa fecha, según la UNU, cada habitante del planeta generará una media de 6,7 kilogramos de este tipo de residuos, entre los que se incluyen desde pequeños electrodomésticos de cocina hasta ordenadores o teléfonos móviles.

Fuente:
Efeverde