La decisión de cobrar $25 por cada monitor de televisión y ordenador que se deje en las tiendas de Best Buy para su reciclaje se justifica para cubrir el costo creciente de la gestión del reciclaje. Al parecer el programa de reciclaje no es tan rentable como a Best Buy le gustaría que fuera.

El Programa de Desechos Electrónicos de Best Buy nació en el 2009 como una iniciativa de reciclaje y hoy es la pieza central de los esfuerzos de sostenibilidad de la empresa. Hasta la fecha, el programa ha aceptado residuos electrónicos (RAEE) de cualquier persona – no sólo de clientes – de forma gratuita. Pero ahora parece que el programa no es tan rentable como a Best Buy le gustaría que fuera.

A principios de este mes, Best Buy anunció que comenzaría a cobrar a los clientes $25 por cada monitor de televisión y ordenador debe dejarse en un punto de venta como parte de su programa de reciclaje. En dos estados – Illinois y Pennsylvania – ya no se reciclarán estos productos debido a las leyes que impiden percepción de tasas para ayudar a ejecutar el programa. Todos los otros productos – tales como baterías, cartuchos de tinta, computadoras, impresoras y cientos de otros artículos – continuarán siendo reciclados de forma gratuita en todas las tiendas.

“Nuestro objetivo siempre ha sido simplemente alcanzar un punto de equilibrio en nuestro programa de reciclaje, y no lo estamos logrando”, dijo Laura Bishop, vicepresidente de asuntos públicos y sostenibilidad en Best Buy, al anunciar la nueva cuota para el reciclaje. “La nueva cuota ayudará a cubrir el costo creciente de la gestión del reciclaje de televisores y la eliminación del monitor a través de nuestra red de tiendas, centros de distribución y socios de reciclaje.”

Las palabras de Laura Bishop pone de relieve el desafío de gestionar un programa ambiental no como una iniciativa filantrópica, sino como parte del negocio que requiere equilibrar costo con beneficios.

“El volumen de desechos electrónicos va en aumento, los precios están cayendo y las salidas globales de vidrio reciclado, un componente clave de los televisores y monitores, está disminuyendo drásticamente”, afirmó Bishop. “Cada vez más ciudades y condados han reducido sus programas de reciclaje por razones de presupuesto, lo que limita aún más las opciones de consumo. Si bien proporcionar soluciones de reciclaje para nuestros clientes es una prioridad, Best Buy no puede ser el único proveedor ni debemos asumir todo el costo”.

A principios de este mes, el mayor reciclador de California, Replanet, anunció que había cerrado más de un tercio de sus centros de reciclaje en todo el estado, debido a los altos costos. Los costes de recuperación y reciclaje de residuos electrónicos se elevó a casi $ 0,41 por libra en 2013, en comparación con $ 0,35 en 2012, según las últimas cifras del Departamento de Recursos de Reciclaje y Recuperación de California.

A pesar de los gastos, está claro Best Buy todavía quiere ser conocido como un defensor de reciclaje de productos electrónicos. En su informe anual del año pasado, el minorista dijo que había recogido más de 126m de libras de productos electrónicos y 110m libras de electrodomésticos durante ese ejercicio.

El cobro de una tarifa para el reciclaje de monitores de televisión y ordenadores refleja las dificultades de encontrar formas de reutilizar algunos de sus componentes. Antes de las pantallas planas, los monitores lucían un aspecto rechoncho porque contenían tubos de rayos catódicos o CRT. La popularidad de las pantallas planas ha reducido drásticamente la demanda de la reutilización de la CRT en la construcción de nuevos monitores. Además, gran parte del vidrio en CRT contiene plomo, que es tóxico en grandes cantidades y requiere manipulación especial durante el proceso de reciclaje.

Además, la menor demanda de vidrio de CRT ha llevado a un aumento en el fraude de reciclaje – empresas de reciclaje están abandonando millones de monitores viejos, causando grandes arsenales tóxicos que se acumulan en los almacenes de todo el país. Esto, junto con los crecientes costos asociados con el reciclaje de desechos electrónicos, ponen de relieve el creciente desafío para los minoristas electrónicos en la gestión de los residuos peligrosos.