Jean Pierre Hannequart, nuevo Presidente de Honor de la Fundación para la Economía Circular

Tras el inesperado fallecimiento de Carlos Martínez Orgado el pasado 9 de febrero, el Patronato de la Fundación para la Economía circular ha decidido en Pleno Extraordinario nombrar Presidente de Honor a Jean Pierre Hannequart. En una emotiva sesión, en la que se ha recordado la extensa carrera profesional de Carlos Martínez Orgado y su intenso legado en la creación y desarrollo de la Fundación, el Pleno del Patronato, ha adoptado esta decisión por mayoría absoluta. Jean-Pierre Hannequart se licenció en Derecho Europeo por la Universidad de Lieja en 1973. Después de pasar dos años en Argelia como profesor de derecho internacional, trabajó como investigador en el Centro de Estudios Europeos de la Universidad de Louvain-La-Neuve y en el Instituto Europeo de Política Ambiental.

Desde 1989 hasta 2015 fue Director General del Instituto de Bruselas para la Gestión del Medio Ambiente. Fue fundador y presidente de la Asociación de Ciudades y Regiones para el Reciclaje y la Gestión Sostenible de Recursos (ACR+), red internacional de miembros que comparten el propósito de promover el consumo inteligente de recursos y gestión correcta de residuos a través de la prevención en el origen, reutilización y reciclaje. Actualmente trabaja como consultor experto. Ha publicado más de 10 libros y 120 estudios y artículos sobre la política europea de medio ambiente, especialmente en relación con la política de residuos de la UE y la Política sobre Economía Circular de la UE. Entre sus publicaciones destacan La política de gestión de residuos (1983), El derecho comunitario en materia de residuos (1996), Derecho europeo de residuos (1998) y Residuos municipales en Europa: hacia una sociedad europea del reciclado (2009).

Su implicación con la Economía Circular la resume el propio Jean Pierre diciendo “he publicado varios artículos y libros para tratar de poner en evidencia la racionalidad del conjunto del derecho europeo de los residuos: así, el principio de una jerarquía de gestión con cinco niveles (prevención, re-utilización, valorización material, valorización energética, vertedero) explica muchas de las prescripciones jurídicas europeas. Ahora, se entiende cada vez más que los residuos tienen que integrar una política global de gestión de los recursos materiales. En otros términos, es hora de desarrollar una economía circular. Y para una verdadera y eficaz circularidad de los recursos, hace falta un marco jurídico controlado por los poderes públicos”.

Hannequart comenta que “todavía faltan muchos objetivos cifrados: por ejemplo en lo que se refiere a la reducción de la producción de residuos, a la preparación para la reutilización, a la valorización orgánica, al vertido de residuos marinos… Faltan también prescripciones contra la obsolescencia programada de los productos, para la reducción del IVA sobre la reparación”, opciones que se podrán debatir en la Conferencia internacional ‘Ahora, la Economía Circular’, que se desarrollará el 16 y 17 de marzo en Sevilla y a la que asistirá Jean Pierre como ponente, además de como Presidente de Honor de la Fundación.

Sobre la Fundación para la Economía Circular

La Fundación para la Economía Circular echó a rodar a principios de 2014 heredando el conocimiento consolidado en las dos décadas anteriores. Fue a finales de la década de 1980, cuando la política europea evolucionó hacia la prioridad sobre la prevención en la generación de residuos y el aprovechamiento de los recursos contenidos en los mismos. En 1993, inspirados por dicha corriente, un grupo de expertos multidisciplinares del sector medioambiental con orígenes diversos, crearon el Club Español de los Residuos (CER), con el objetivo básico de racionalizar las acciones públicas y privadas del trinomio Recursos-Productos-Residuos. Progresivamente, el rigor y la vocación de independencia del Club lo consolidaron como referente indiscutible para la industria, las Administraciones Públicas, los agentes sociales y los medios de comunicación.

A principios del siglo XXI, las políticas europeas en materia de medio ambiente se encuentran con un nuevo eje del que emanan todos sus desarrollos. Es el momento de la combinación de conceptos como sostenibilidad, recursos y uso sostenible de los mismos. El antiguo CER participó activamente en el seno de la Comisión Europea en la definición de estas tareas. Así, en 2002, estimulado por el éxito de su gestión y su dimensión, se transformó en una Fundación; salvaguardando sus máximas señas de identidad: pluralismo, tolerancia, reflexión, racionalidad e independencia.

Comprometido con estos valores y adscrito a una voluntad europeísta plena, nació el Instituto para la Sostenibilidad de los Recursos (ISR). ‘Una Europa que utilice eficazmente los recursos’ es una de las iniciativas emblemáticas que forman parte de la estrategia ‘Europa 2020’ que pretende generar un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Actualmente es la principal estrategia de Europa para generar crecimiento y empleo.

En este marco, se identifica una estrategia destinada a convertir a la UE en una ‘economía circular’ basada en una sociedad del reciclado a fin de reducir la producción de residuos y utilizarlos como recursos. En este contexto nació la nueva Fundación para la Economía Circular (FEC), impulsada por Carlos Martínez Orgado, con el objetivo de llevar a cabo la nueva filosofía que enmarcará las actividades de los ciudadanos europeos en las próximas décadas.