ComunicaRSE

Según Oxfam, la mitad más pobre de la población mundial – 3,5 mil millones de personas – es responsable de sólo el 10 por ciento de las emisiones de carbono. A pesar de esto son las más amenazadas por las tormentas, sequías y otras perturbaciones climáticas severas relacionadas con el cambio climático. La organización presentó en la Cop21 un informe que relaciona el cambio climático y la desigualdad económica.

 

Oxfam presentó un nuevo informe titulado “Desigualdad climática extrema” (Extreme Carbon Inequality) durante la COP21 con el objetivo de ofrecer nuevas estimaciones del consumo y generación de emisiones en países ricos y pobres del mundo.

Este análisis ayuda a disipar el mito de que los ciudadanos de países en rápido desarrollo son de alguna manera más responsable del cambio climático. Mientras que las emisiones están aumentando más rápido en los países en desarrollo, gran parte de esto es para la producción de bienes que se consumen en otros países, lo que significa que las emisiones asociadas al estilo de vida de la gran mayoría de sus ciudadanos siguen siendo muy inferiores a los de los países desarrollados.

“El cambio climático y la desigualdad económica están inextricablemente unidos y juntos representan uno de los mayores desafíos del siglo 21. París debe ser el inicio de la construcción de una economía más humana para todos – no sólo para los que más tienen “, dijo Tim Gore de Oxfam.

El informe, escrito por Gore, pone de manifiesto la magnitud de esta desigualdad en la responsabilidad de las emisiones – a nivel mundial, dentro y entre los países.

Por ejemplo, una persona en el 1% más rico de la población mundial utiliza 175 veces más carbono (en promedio) que una persona del 10% más pobre.

Una persona en el 10% más rico de la población de la India utiliza en promedio sólo una cuarta parte del carbono que usa una persona en la mitad más pobre de la población de los Estados Unidos.

Las emisiones totales de la mitad más pobre de la población de China, alrededor de 600 millones de personas, son sólo un tercio de las emisiones totales del 10 por ciento más rico de los EE.UU., unos 30 millones de personas.

Según el informe, las únicas personas que se benefician del status quo y que pueden beneficiarse de un acuerdo débil en París es un selecto grupo de multimillonarios, que han hecho sus fortunas en la industria de los combustibles fósiles. La lucha contra la desigualdad económica y contra los ‘barones del carbón” es fundamental tanto para acabar con la pobreza extrema como para la lucha contra el cambio climático.

 

Descargar archivos adjuntos