Cada mexicano genera hasta cinco kilogramos de basura electrónica al año y la mayoría de tales desechos terminan en basureros abiertos, lo que representa una grave amenaza para la salud.

Cada mexicano genera hasta cinco kilogramos de basura electrónica al año y la mayoría de tales desechos terminan en basureros abiertos, lo que representa una grave amenaza para la salud, indicó la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).

La Secretaría de Desarrollo Sustentable de la institución educativa, subrayó que el crecimiento de la basura electrónica en México es alarmante y lo más inquietante es que en el país los niveles de reciclaje son mínimos.

Refirió que según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en sólo siete años se triplicó la cantidad de este tipo de residuos, ya que en 2007 se recolectaban 289 mil toneladas de basura electrónica y actualmente se desechan unas 941 mil 700 toneladas. “Son muy pocas las colonias que recogen la basura separada y muchas veces los habitantes que lo hacen se sienten frustrados al saber que en los camiones recolectores volverán a mezclarse sus desechos”, resaltó esa casa de estudios.

Puntualizó que actualmente, cada mexicano produce entre 3 y 5 kilogramos de esta basura al año, lo que equivaldría a llenar tres veces el estadio Azteca, con una capacidad para más de 100 mil personas.

“Sin darnos cuenta, al tirar los desechos electrónicos a la basura podemos provocar graves consecuencias al medio ambiente”, advirtió. Por ejemplo, apuntó, al mezclar los aparatos electrónicos en basureros se producen lixiviados, resultantes de la combinación entre basura, metales pesados y desechos, tanto orgánicos como inorgánicos.

Estos elementos van permeando en los mantos acuíferos, contaminándolos con plomo, mercurio, platino o arsénico y plásticos que contienen retardantes de flama y bromuros (PBDEs, por sus siglas en inglés), acotó. “Como consecuencia de lo anterior, este tipo de residuos peligrosos, terminan por contaminar el agua que usamos y bebemos”, agregó. Ello, alertó, puede provocar daños neurológicos, respiratorios, cardiovasculares, hepáticos, renales, deformaciones, osteoporosis y deformaciones en los huesos y cáncer, entre otras afectaciones. Detalló que las televisiones analógicas contienen en su interior fósforo y óxido de plomo, y tan solo una televisión de más de 21 pulgadas tiene más de un kilogramo de óxido de plomo, metal pesado bastante dañino, que afecta a todos los órganos del cuerpo.

El óxido de plomo se encuentra en la parte de vidrio al interior de los aparatos, que se conoce como cinescopio, misma que representa 80 por ciento del peso total del televisor, y este metal es altamente tóxico para el ser humano y los animales. Consideró que un televisor analógico en casa no genera ningún tipo de daño, pero a la intemperie puede llegar a ser una fuente importante de contaminación. Asimismo, los síntomas de una intoxicación con plomo incluyen anemia, fatiga, dolor de cabeza, insomnio, hipotensión y pérdida de peso.

La UANL puntualizó que pueden presentarse también disturbios gastrointestinales y manifestaciones más severas como daño al sistema nervioso y a los riñones. Informó que físicamente se observa palidez, malnutrición, inflamación estomacal y una línea azul oscura en las encías, pero sólo en el caso de una higiene dental pobre.

También, reveló que se presentan problemas neuromusculares, acompañados de fatiga motriz, la cual va progresando hasta convertirse en parálisis. Sostuvo que los efectos tóxicos del plomo pueden ser más pronunciados en el feto, por lo que las mujeres embarazadas deben tener cuidado especial al exponerse a este producto.

Ver más en: http://www.20minutos.com.mx/noticia/79700/0/basura-electronica-es-amenaza-a-la-salud-revela-universidad-de-nl/#xtor=AD-1&xts=513356