Por Juan Leal Cárdenas, Director General de Lexmark España

Juan Leal Cárdenas, Director General de Lexmark España.
Juan Leal Cárdenas, Director General de Lexmark España.

Si le preguntamos a cualquier CEO sobre si opina que actualmente el medio ambiente es un tema relevante para las empresas, estamos seguros de que la respuesta será un “sí” rotundo. De igual modo que para la mayoría de la gente con sentido de perspectiva y una activa conciencia social. Dado que los recursos disminuyen y el medio ambiente sufre debido a la abrumadora cantidad de residuos que producen las empresas, nunca ha habido un momento más apremiante para defender estas ideas frente al resto y adoptar un modelo circular.

La filosofía de la economía circular de reutilización y regeneración se ha ganado el apoyo de un gran número de empresas. Sin embargo, en un estudio reciente de Lexmark, se ha desvelado que entre 30.000 y 50.000 toneladas de cartuchos de impresora terminan en los vertederos cada año a consecuencia del bajo índice de recogidas al cliente en este sector. Mientras que el enfoque de las empresas debería ser circular, esto puede parecer no estar claro del todo para algunos. A pesar de que es un hecho que el medio ambiente es importante para todos, a muchos parece no importarles que sus acciones hablen por ellos, y no para hacerlo de una forma positiva que digamos.

Teniendo todo esto en cuenta, desde Lexmark se ha realizado un llamamiento para que la industria europea del cartucho de impresión pase a la acción instándoles a apoyar una serie de medidas para frenar los residuos y fomentar el reciclaje y la reutilización. En la presentación de Lexmark a la Comisión Europea de la “Consulta sobre la Economía Circular”, se piden cambios legislativos y reglamentarios que garanticen que la economía circular recibe la atención necesaria por parte de las empresas, a la vez que permite a las compañías aplicar buenas prácticas respecto al medio ambiente y competir en igualdad de condiciones con las que son descuidadas para con esta responsabilidad.

Una de las acciones necesarias para lograrlo es que todos los proveedores ofrezcan una instalación de recogida de cartuchos gratuita dentro del mercado europeo, y que todos los cartuchos de impresora vendidos en Europa en 2020 incluyan el 50% de sus componentes reciclados o sean reciclables. Estos son sólo algunos de los pasos iniciales en la dirección en la que debe ir la industria. Casi todos los negocios en el sector del cartucho de impresión deberían admitir que el medio ambiente es realmente importante. Ahora les toca a ellos demostrar que están hablando en serio.

¿Se pueden frenar los residuos de la industria del cartucho de impresión?