European Recycling Platform España (ERP España) ha cerrado 2015 con unos resultados de recogida de residuos de pilas portátiles de 1.655 toneladas , un 2 % más que el volumen recogido y gestionado en 2014.

Estas cifras han permitido a ERP alcanzar un índice de recogida del 36,75 %, porcentaje que supera en casi 12 puntos el objetivo legal marcado por la UE, definido en un 25 %. El índice de recogida es el porcentaje entre el volumen recogido y la media de lo puesto en el mercado en los últimos tres años.

 

Las empresas productoras adheridas a ERP pusieron el año pasado en el mercado 5.745 toneladas de pilas y acumuladores portátiles. Esto coloca a ERP España a la cabeza de los Sistemas Integrados de Gestión de pilas por puesta en el mercado.

Respecto al total del mercado español, en 2015, el volumen total de pilas y acumuladores portátiles vendidos creció un 17% en peso, pasando de unas 11.000 toneladas en 2014 a las casi 13.000 del pasado año, unas cifras que, dado el actual contexto de mercado al alza, es muy probable que se eleven aún más en 2016.

Este año, además, el índice de recogida marcado como objetivo por la UE se elevará al 45 %, 20 puntos porcentuales superior al objetivo vigente desde 2012, que era de un 25 %. Este nuevo objetivo supondrá un mayor esfuerzo para los sistemas integrados de gestión a la hora de alcanzar las cifras de recogida exigidas.

En este sentido, ERP lleva trabajando todos estos años en la ampliación de su red de recogida de residuos de pilas, cara a poder alcanzar este nuevo y ambicioso objetivo de recogida impuesto por la UE para 2016 y que en el año 2020 se elevará hasta el 50 %.

“Es necesario que todos los actores implicados, tanto los SIG, como los operadores y, por supuesto, los ciudadanos en general, realicemos un esfuerzo este año y los venideros para hacer realidad el cumplimiento de este objetivo que, al fin y al cabo, no pretende sino redundar en la propia sociedad en la que vivimos, evitando el desechado no responsable de las pilas y acumuladores, un residuo muy peligroso si no se trata correctamente”, explica el director general de ERP España, Matías Rodrigues.

ERP España realiza habitualmente importantes esfuerzos para sensibilizar a la sociedad sobre el correcto reciclado de estos residuos a través de múltiples campañas de concienciación. Las pilas constituyen una parte muy pequeña del total de la basura doméstica que generamos anualmente (menos del 0,1% en peso). A pesar de ello, son residuos potencialmente muy contaminantes. Algunos de sus componentes, como el cadmio, el plomo o el mercurio son peligrosos incluso en pequeñas cantidades. Gestionar estos residuos adecuadamente neutraliza su potencial contaminante, de ahí la importancia de que sean depositados en los diferentes contenedores de recogida selectiva de pilas habilitados.