Mil kilos de oro retiró la empresa Apple de varios dispositivos electrónicos.
POR: DIANA SOFÍA POLO
La compañía Apple informó ayer haber reunido 40 millones de dólares en mil kilos de oro que fueron reciclados de sus dispositivos.

En Colombia,de acuerdo al Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic), hay más celulares que personas. Así lo sustentan sus cifras del primer trimestre de 2015, en las que exponen que en el país había más de 56 millones de celulares en ese periodo de tiempo, de los cuales 25,9 millones –según Asomóvil– tenían conexión a internet, es decir, eran teléfonos inteligentes.

El aumento de estos dispositivos en los últimos años ha sido constante, según los reportes anuales de esta cartera, pero lo que pocos saben es que, al cargar con un teléfono de este tipo, también cargan con un fragmento de oro en su bolsillo.

El uso exponencial de estos aparatos ha traído atención sobre sus formas de fabricación y sobre las iniciativas de responsabilidad social que los gigantes de la industria de la tecnología han desarrollado para mitigar el impacto de lo que producen en el medio ambiente, puesto que los residuos electrónicos se han convertido en una gran fuente de contaminación. Hacia 2014, Colombia había producido 252 mil toneladas de este tipo de desperdicios.

En consonancia con esta realidad, Apple anunció ayer en su reporte anual ambiental que, en el marco de su iniciativa de responsabilidad social Apple Renew, que adelanta de la mano del Fondo Mundial Para la Naturaleza, reunió el equivalente a 40 millones de dólares que provinieron de mil kilos de oro que lograron extraer de dispositivos como iPhones, iPads y Macs que ya están en desuso.

En el marco de esta operación de reciclaje, lograron recopilar más de 10 mil toneladas de acero; 2 mil toneladas de aluminio; 1.300 toneladas de cobre y tres de plata.

De acuerdo a este informe, la gran mayoría de estas piezas serán reutilizadas, mientras que la compañía también reportó que retiró 89 millones de toneladas de basura electrónica de diferentes partes del mundo en 2015 y que introdujo a Liam, un robot que es capaz de “desensamblar un iPhone cada 11 segundos para retirar los componentes de alta calidad en su interior que pueden ser reciclados”, reza el reporte.

 La basura electrónica acumulada crece anualmente.

¿Por qué el oro?
Es bien conocido que en la elaboración de dispositivos electrónicos se utilizan diferentes materiales. Sin embargo, el anuncio de tal cantidad de dinero reunida a partir de las pequeñas piezas de oro que hay dentro de aparatos como iPhones y iPads convirtió el anuncio de Apple en una de las noticias más buscadas en Google ayer a nivel global.

De acuerdo con Pedro Wightman, director del programa de Ingeniería de Sistemas de la Universidad del Norte, la utilización de este material es común “en la producción generalizada de aparatos electrónicos”.

“El oro y otros materiales conocidos como minerales raros son utilizados normalmente en la composición de estos equipos, no se trata solamente del caso de la empresa Apple”, explicó Wightman, y agregó que el valor de este metal radica en que es un material que reúne todas las propiedades idóneas para facilitar procesos internos de los dispositivos.

Su colega, el director del programa de Ingeniería Electrónica de la Uninorte, Mauricio Pardo, explica que estas características ideales radican principalmente en que el oro “no se corroe” –lo cual sí ocurre con materiales como el cobre– y que este tiene excelentes propiedades conductivas y de maleabilidad, es decir, que es un material que puede cambiar de forma sin romperse.

Pardo explica que todos los dispositivos electrónicos tienen circuitos integrados en su interior, que son los que permiten que se realicen funciones como la realización y el recibo de llamadas o la comunicación inalámbrica, en el caso de los teléfonos móviles.

“Con los nuevos requerimientos de la tecnología, estos circuitos integrados necesitan procesar cada vez a más alta velocidad, y aquí es donde el oro juega un papel importante”, expresó Pardo.

Este rol, explica el especialista, radica en que el oro, por sus propiedades, es el material ideal para conectar los circuitos integrados con los externos. Al ser tan pequeños por dentro y necesitar comunicación con el exterior, el oro funciona por su maleabilidad, ya que puede ser convertido en finísimos hilos que conectan estos circuitos.

Además, tiene una alta conductividad, lo que permite que el desempeño del dispositivo sea mejor, al comunicar mejor los circuitos internos con los bloques externos de los aparatos.

“También, al ser sensible al calor, permite que tenga cabida el proceso eléctrico que permite conectar esos cables de ese chip hacia el exterior. No cualquier material se puede usar para eso. Por ejemplo, el aluminio tiene buena conducción pero se daña muy rápido”, dijo.

Agrega Pardo que la primera vez que supo de la utilización de oro en este tipo de dispositivos fue hace diez años, y que en este tipo de aparatos el oro no adquiere valor por ser un material precioso, sino por estas excelentes cualidades anteriormente mencionadas.