(Fuente Residuos Profesional) El gobierno municipal considera que estos envases monodosis generan residuos innecesarios y difíciles de reciclar.


Las cápsulas de café son complicadas de reciclar

capsulas-300x201

El gobierno de la ciudad alemana de Hamburgo ha prohibido que las máquinas de café de los edificios públicos funcionen con las populares –un sistema creado por la multinacional suiza Nestlé en 1986 con la marca Nespresso–, como parte de una serie de medidas de carácter medioambiental para reducir la generación de residuos.

El gobierno de la ciudad alemana de Hamburgo ha prohibido que las máquinas de café de los edificios públicos funcionen con las popularescápsulas monodosis –un sistema creado por la multinacional suiza Nestlé en 1986 con la marca Nespresso–, como parte de una serie de medidas de carácter medioambiental para reducir la generación de residuos.

Como parte de estas medidas, las autoridades de Hamburgo han prohibido comprar “ciertos productos contaminantes” con dinero público. El veto incluye normas específicas para los “aparatos de bebidas calientes en los que se utilizan envases monodosis” y señala específicamente a las máquinas de café que funcionan con cápsulas. “Estos envases monodosis provocan un consumo de recursos y generan residuos innecesarios”, dice un informe.

En este mismo sentido, Jan Dube, portavoz del departamento de Medio Ambiente y Energía de Hamburgo, ha dicho en declaraciones a la BBC que “las cápsulas no se pueden reciclar fácilmente, porque a menudo están hechas de una mezcla de plástico y aluminio”, por lo que consideran que las cápsulas “no se deben comprar con dinero de los contribuyentes”.

Por su parte, Jens Kerstan, senador de Medio Ambiente y Energía de Hamburgo, dijo –también a la BBC– que la medida mandaba una señal importante: “Con un poder de compra de varios cientos de millones de euros al año, la ciudad puede ayudar a asegurar que los productos nocivos para el medio ambiente se compran con menos frecuencia”.

Fuente:
La Vanguardia