Autora del artículo: Alexandra Farbiarz Mas • LinkedIn • Email • Terraqui

El aluminio es un material muy demandado actualmente y fácilmente reciclable sin que por ello pierda propiedades. Lo prueba el hecho que el 75% del aluminio hasta ahora producido sigue en uso en la actualidad. Además, reciclar aluminio desechado requiere solamente el 5% de la energía que se consumiría para producir aluminio de la mina. Así, pues, la industria europea del aluminio acoge muy favorablemente el paquete de economía circular e insta a las autoridades a definir mejor según qué normativas para obtener mejores resultados.

European Aluminium es la organización europea formada por grandes empresas del sector del aluminio que operan en Europa. Esta organización presentó en abril su documento de posicionamiento sobre el nuevo paquete de economía circular presentado el pasado 2 de diciembre de 2015.

Esta organización apoya las mejoras legislativas presentadas para mejorar el reciclaje real y las medidas para luchar contra las exportaciones extra-comunitarias de la chatarra, aunque propone una serie de recomendaciones para asegurar una mejor recogida de la misma mediante métodos innovadores que la hagan más eficiente para su clasificación y mejoren su posterior tratamiento.

A continuación, traducimos sus recomendaciones mediante las cuales propone mejorar la legislación relativa a los residuos del nuevo paquete de economía circular:

1) Mejorar las definiciones del reciclaje

a)  La definición propuesta de “reciclado final” describe bien la etapa de reciclado final después de las operaciones de separación mecánica. La referencia a la entrada en esta etapa de reciclado final como punto de medida para los objetivos de reciclado para los Estados miembros, debería reconducir debidamente la recuperación de materiales valiosos a partir de residuos y el final de vida de los productos y no simplemente su recogida. Se sugiere aclarar que las tres condiciones mencionadas en la definición sean acumulativas.

b)  La nueva definición de “relleno” hace que sea más claro que el “relleno” no es “reciclado”. La definición de relleno, sin embargo, podría mejorarse aún más, para que se diferencie aún más de la de depósito en vertedero.

c)  Debe reconocerse el reciclaje múltiple, además del uso múltiple de los productos y extenderlo a los materiales en la parte superior de los productos. Los materiales reciclables “sin fin” como el aluminio deben ser reconocidos como adecuados para su reciclaje múltiple.

2) Cálculos armonizados y metodología para los informes

a)  Se apoya un punto de medición basado en la entrada para medir el reciclaje real para los objetivos establecidos por los Estados miembros en virtud de la Directiva marco de residuos, es decir, directamente después de la fase de clasificación (incluyendo algún tipo de pre-tratamiento) y antes de que el material clasificado entre en la fase de reciclado final (tanto de entrada basado).

b)  Con el fin de garantizar una aplicación armonizada de la nueva metodología de cálculo de los residuos de envases de todos los Estados miembros, se recomienda encarecidamente consultar la vigente norma UNE: EN 13440, de 11 de marzo de 2003 – sobre Envases y embalajes. Tasa de reciclado. Definición y método de cálculo.

3) Un enfoque equilibrado para los objetivos del reciclado de los envases

a) El nuevo objetivo de reciclado de envases de aluminio sólo puede lograrse si se consideran todas las opciones de recuperación. Los Estados miembros deben tener en cuenta el reciclado de los metales que se lleva a cabo mediante la incineración, siempre que los metales reciclados cumplan con ciertos requisitos de calidad. A pesar de que la recuperación de metales a partir de las cenizas de fondo es la “segunda mejor” opción, la incineración con recuperación de energía y tratamiento adicional de cenizas de fondo debe encontrar su lugar en la economía circular.

b) Los requisitos de calidad ya existen para varios tipos de chatarra de metal, incluyendo la chatarra de metal recuperada de las cenizas de fondo de la incineración. La Directiva marco de residuos debería hacer referencia a los niveles de impureza máximos ya definidas para el fin de condición de residuos para la fracción de metal derivada de las cenizas de incineración de acuerdo con el Reglamento (UE) nº 333/2011 de 31 de marzo de 2011 del Consejo.

c) La articulación del objetivo para la “preparación para la reutilización y el reciclaje” debe ser neutral y no favorecer a ningún producto en particular. La propuesta debe aclarar el impacto y la ventaja implícita de los envases rellenables pasando, por ejemplo, del “poner en el mercado para su consumo final” a ser sustituido por “traído de nuevo en circulación”, como base de presentación.

4) Objetivos para otros flujos de residuos

a) Para potenciar el mercado hacia un mayor reciclaje y reutilización de residuos de la construcción y demolición (RCD), no debería establecerse un objetivo específico de “reutilización y reciclaje” de los RCD, es decir, excluyendo el relleno con claridad. Se da la bienvenida a la presentación de informes por separado de la cantidad de residuos que se utiliza para las operaciones de los depósitos de relleno de la cantidad de residuos preparados para la reutilización y el reciclado. Sin embargo, no será suficiente para estimular la economía circular y garantizar la igualdad de condiciones entre los materiales de construcción.

b) Se considera la fabricación de vehículos más ligeros y reciclables como objetivos compatibles y, por lo tanto, se recomienda que la Directiva sobre el final de la vida útil de los vehículos se centre en la etapa final de su vida útil sin debilitar los objetivos.

5)  Eliminación gradual del depósito en vertederos de residuos reciclables y la prevención de los residuos

a) El vertido de residuos reciclables post-consumo deberá interrumpirse tan pronto como sea posible en toda la Unión Europea, preferiblemente para el año 2025.

b) Se insta a los Estados miembros a tomar medidas para aplicar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de reducir el desperdicio de alimentos en un 50% para el año 2030. Hay un gran potencial en Europa para la reducción de los residuos de alimentos, en particular, a lo largo de toda la cadena de suministro y con los hogares. Por lo tanto, un objetivo específico de reducción de residuos de alimentos en Europa debe ser presentado, basado en una medición efectiva y uniforme de los niveles de residuos de alimentos en los Estados miembros de la UE.

6) Mejor rendimiento y transparencia de los sistemas de responsabilidad ampliada del productor

a) La inclusión de los requisitos generales para la Responsabilidad Ampliada del Productor (de ahora en adelante RAP) es un paso positivo hacia un mejor desempeño y transparencia de los distintos sistemas nacionales de RAP. Sin embargo, la propuesta debería aclarar el alcance de estas disposiciones, en especial en lo relativo a las “operaciones de tratamiento” y al “coste optimizado” para evitar costes adicionales y no definidos para los negocios.

b) La introducción de cuotas RAP moduladas tal como se sugiere, basada en la reutilización y el reciclado de productos individuales o grupos de productos podría ser un incentivo adicional para mejorar el diseño para el reciclaje. Pero, si los Estados miembros tienen derecho a decidir qué productos o grupos de productos se consideran reutilizables y reciclables, esto también podría evitar crear barreras al comercio en el mercado interior europeo.

c) Además, es importante, para garantizar el correcto funcionamiento del mercado interior, promover la reutilización y reciclado de las materias primas residuales y secundarias dentro de la Unión Europea, ya sea en el Estado miembro de que se trate o en cualquier Estado miembro vecino que podría tener más instalaciones con más tecnología punta.

7)  Garantizar el libre y justo comercio de materias primas secundarias

a) Ha de fomentarse la libre circulación de los residuos para el reciclaje dentro de la UE y, por lo tanto, la eliminación de los restantes obstáculos al mercado interior, con el fin de hacer un uso óptimo de las instalaciones de recuperación existentes y modernas en los países vecinos.

b) El “reciclaje de calidad” debe definirse más claramente a fin de apoyar las condiciones de igualdad para los procesos de calidad y las instalaciones en toda Europa y en todo el mundo. La referencia de procesos estandarizados es una forma clara de definir las condiciones bajo las cuales los residuos deben ser tratados y reciclados.

c)  Cuando se recicla fuera de Europa, las instalaciones de reciclaje deben aplicar los mismos requisitos en cuanto a salud, seguridad y medio ambiente que se aplican en las instalaciones europeas. “Los requisitos equivalentes” deberán definirse mediante un acto de ejecución por el que se establezcan los estándares sobre seguridad y prevención sanitaria y medioambiental. También se debe especificar para qué flujos de residuos se aplicarían dichos requisitos. Debería potenciarse la certificación de instalaciones de tratamiento para flujos de residuos y reciclados clave.