Requiere con urgencia fondos de Nación para importar equipos. Se ubica en Mendoza y cuenta con todos los procesos legales y testeos de producción de biogás. Las características de un proyecto único en el país que es sujeto a réplicas en otros distritos.

Por Guido Gubinelli guido.gubinelli@energiaestrategica.com

En uno de los rellenos sanitarios más importantes de la provincia de Mendoza, El Borbollón, el consorcio Público/Privado conformado por la Empresa Mendocina de Energía (EME) SAPEM, la Municipalidad de Las Heras, la firma TySA (Tecnologías y Servicios Ambientales) y la Universidad Nacional de Cuyo, está llevando a cabo un proyecto que busca generar energía eléctrica a partir de los desechos.

Se trata de un emprendimiento que está listo para su puesta en marcha, ya que cuenta con todos los procesos legales y técnicos aprobados, pero requiere importar los equipos para comenzar a producir.

Se trata de dos micro-turbinas de 65 KW (130 KW en total) provenientes de Estados Unidos, que transformarán el biogás generado de los residuos orgánicos en energía eléctrica, y un biocompresor a importar desde Italia, capaz de realizar toda la limpieza previa de la compresión de los gases apenas ingresados a las micro-turbinas. No obstante, el Gobierno nacional no está girando los fondos correspondientes.

El problema radica en que hace un año, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación se comprometió a otorgar un subsidio de 11.969.565 pesos para el emprendimiento, suma importante si se considera que el monto total de inversión era de 14.961.957 pesos. No obstante, la fuerte devaluación del macrismo, donde el dólar pasó de casi 10 pesos a 14,40 pesos, requiere de mayores recursos por parte de Nación para que se traigan los equipos importados (dolarizados) pero aún no hay respuestas.

Por el lado de las empresas proveedoras de la tecnología, al dilatarse los tiempos se caldean los ánimos. “Lo que nos preocupa más a nosotros es que se caigan los acuerdos formales de documentación por lo complejo que sería retomar todos los pedidos de nuevo”, señala en diálogo con energiaestrategica.comJuan Carlos Luna, experto en la temática, Gerente General de TySA y Coordinador Ejecutivo del proyecto.

El pasado martes, responsables del emprendimiento enviaron una carta en carácter de urgencia a Nación explicando la necesidad de resolver este tema cuanto antes.

En cuanto las ventajas de este tipo de proyecto, Luna explica que “es innovador por dos razones: una porque nosotros estamos estimulando la generación de biogás incorporándoles efluentes cloacales tratados a la basura para generar mayor cantidad de biogás. Y la innovación tecnológica es utilizar este tipo de micro-turbinas (más eficientes) que con bajo caudal de gas nosotros podemos  generar mayor energía”.

Por otra parte, el especialista remarca la importancia de estos esfuerzos para generar un impacto positivo en la ciudadanía. “Es una forma también de que la gente entienda que los residuos y efluentes cloacales no son basura, sino un recurso renovable que de no aprovecharlos, no sólo los desperdiciamos sino que son perjudiciales para el medioambiente”, enfatiza