El proyecto adjudicado en el marco del GENREN, Nueva Central Térmica Gobernador Virasoro, comenzará a entregar energía eléctrica al SIN para principios del 2018, según cálculos de los desarrolladores. El precio de PPA licitado pero posteriormente acordado con CAMMESA es de 118,5 dólares por MWh.

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli. guido.gubinelli@energiaestrategica.com

Durante la segunda etapa del GENREN, en 2011, la firma Fuentes Renovables de Energía (FRESA) adjudicó un proyecto para generar energía eléctrica a partir de residuos de biomasa forestales y foresto-industriales en la localidad de Gobernador Virasoro, provincia de Corrientes.

Luego de idas y vueltas con Enarsa y la compañía que administra el mercado eléctrico, CAMMESA, la empresa desarrolladora consiguió cerrar un contrato de Acuerdo de Compra de Energía (PPA, por sus siglas en inglés) de 118,5 dólares por MWh, 1,5 dólares menos que el precio que consiguió adjudicar primigeniamente en el GENREN.

Ahora el proyecto está en marcha. Para ello, FRESA convocó a la firma encargada de ingeniería, análisis de compra, supervisión de obra, entre otros servicios abocados al desarrollo de generación de energía eléctrica a partir de biomasas, NEOCONSULT S.R.L.

En diálogo con energiaestrategica.com, Pablo Caviedes, socio gerente de NEOCONSULT, cuenta que en estos momentos se está gestionando la compra de una caldera y turbinas, y se están detallando aspectos de la obra civil para su colocación.

La planta tendrá una potencia instalada de 40 MW pero entregará al Sistema Interconectado Nacional (SIN) lo que genere con 36 MW de potencia. Caviedes detalla que la usina a biomasa funcionará tanto con residuos forestales como aserrín, chips, corteza, como con desechos foresto-industriales, tales como raleos y hasta troncos completos de una forestación.

El especialista saca cuentas y prevé que para principios del 2018 la planta debería estar en pleno funcionamiento.

Hasta el momento hay dos proyectos a biomasa entregando energía al SIN, se trata de los ingenios Santa Bárbara (16 MW) y Tabacal (40 MW). No obstante, Caviedes explica que hay una gran diferencia con respecto a la planta correntina: ésta proyecta montarse exclusivamente para la generación de energía a partir de desechos forestales, en cambio, las otras dos son de co-generación, es decir, aprovechan la energía del vapor sobrante de la planta y la venden.

Esto es una inversión enfocada directamente para aprovechar biomasa residual para generar energía eléctrica”, resalta el experto.