Cervecería Quilmes desarrolla la Economía Circular a través de envases retornables

Como parte de su estrategia de sustentabilidad, la Compañía va a impulsar durante todo 2016 el uso del envase retornable de vidrio, destacando su beneficio económico, social y ambiental.

En el marco del Día Mundial del Reciclaje, Cervecería y Maltería Quilmes presenta su modelo de negocios para 2016, enfocado en la retornabilidad de sus envases y su impacto en la Economía Circular.

Establece así una estrategia sustentable que persigue el cambio desde una economía lineal (“producir, usar y tirar”) hacia un modelo circular, tal como ocurre en la naturaleza.

Desde hace 126 años, Cervecería y Maltería Quilmes sostiene su modelo de desarrollo sostenible promoviendo los envases retornables como hábito de consumo, por su beneficio económico, social y ambiental.

Las botellas retornables están compuestas de vidrio, un material 100% reciclable, cuyo sistema de consumo y proceso de envasado generan menos residuos sólidos, consumen menos energía y generan menos emisiones de dióxido de carbono. Desde la perspectiva social y económica, la industria de los envases retornables de vidrio genera 91.200 puestos de trabajo en todo el país.

Para 1.000 litros de cerveza se necesitan 34 botellas retornables de 1 litro, considerando un ciclo de 29 usos de cada botella. Al ser reutilizables, se emplean 966 botellas menos. Mientras que en el caso de las latas, son necesarias más de 2.857 latas para alcanzar el mismo objetivo.

De esta manera, la retornabilidad crea un hábito de consumo consciente: el consumidor cuida el medio ambiente, minimiza la generación de residuos, paga únicamente la cerveza que consume y colabora con la industria nacional.

LA OPCIÓN MÁS ECOLÓGICA
El vidrio es el único material cuyo proceso de reciclado aprovecha todos los componentes, mantiene sus cualidades, y ahorra energía y materias primas, reduciendo los residuos y la contaminación del aire. Asimismo, a lo largo del tiempo, el vidrio no es alterado por los factores internos ni externos.

Al ser retornable, el envase de vidrio reduce a una tercera parte las emisiones de dióxido de carbono porque puede utilizarse 29 veces. Esa reducción equivale a las emisiones de un viaje en auto de 1.900 kilómetros.

Por cada 1000 litros de cerveza consumida en envases retornables, se evita el equivalente a la cantidad de residuos domiciliarios que generarían 460 personas por día, según datos de RSU (Residuos Sólidos Urbanos).

FORO NACIONAL
“En 2016 nuestro foco estará en continuar fortaleciendo nuestro negocio basado en la retornabilidad del vidrio, que es el corazón de nuestro compromiso con el sabor, el empleo y el medio ambiente”, afirmó Pablo Querol, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Cervecería y Maltería Quilmes.

En línea con la estrategia de retornabilidad, en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio), la Compañía realizará el miércoles 8 de mayo el Primer Foro Nacional de Economía Circular: “Retorná a la Tierra”, donde especialistas y referentes debatirán sobre el fenómeno de la Economía Circular, de la mano de reconocidos especialistas en sustentabilidad.