La degradación ambiental y la polución causan tantas muertes prematuras al año como los conflictos, lo que subraya la importancia de tomar medidas ambientes saludables, según un informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Así lo revela el informe “Medio Ambiente Saludable, Personas Sanas” presentado ayer lunes en la inauguración de la segunda Asamblea de las Naciones Unidas para el Medioambiente (UNEA-2), que esta semana reúne en Nairobi, Kenia, a delegados de 173 países para establecer acuerdos que permitan un desarrollo sostenible.

La asamblea, la institución más importante a nivel mundial en materia medioambiental, tiene por objetivo introducir una nueva perspectiva en la defensa de la naturaleza: la protección de la salud humana.

Nuestras economías matan a mucha gente en el nombre del desarrollo, una de cada cuatro o cinco muertes prematuras son causadas por nosotros mismos. Es lo que se llama matanza o asesinato”, aseveró el director del Programa de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente (PNUMA), Achim Steiner.

Nuestras economías matan a mucha gente en el nombre del desarrollo, una de cada cuatro o cinco muertes prematuras son causadas por nosotros mismos. Es lo que se llama matanza o asesinato”

Según el citado estudio más del 25% de las muertes de niños menores de cinco años y el 23% de las muertes que registran cada año se deben al deterioro del medio natural.

La mayor parte de estos fallecimientos se concentran en el Sudeste asiático y en el oeste del Pacífico, con el 28% y el 27% del total, respectivamente. En África Subsahariana, se estima que el 23% de las muertes están relacionadas con la contaminación; el 22% en el este del Mediterráneo, el 15% en Europa y en torno al mismo porcentaje en el continente americano.

Los factores que lideran la degradación incluyen la alteración de los ecosistemas, el cambio climático, la desigualdad, la urbanización no planificada, los estilos de vida poco saludables, la mala disposición de residuos, así como los patrones de consumo y producción insostenibles.

El informe también esboza los beneficios que las acciones en este campo podrían proporcionar. Por ejemplo, señala queeliminar el plomo en los combustibles generaría 2,45 billones de dólares anuales a escala global y salvaría un millón de vidas al año.

El estudio recomienda enfoques integrales que contemplen remover sustancias toxicas, reducir el uso de combustibles de carbono, cambiar los estilos de vida para consumir menos recursos y mejorar la protección de los ecosistemas naturales del planeta.

Fuentes:
ONU / EFE Verde