El servicio, adjudicado al Grupo Sifu, está a pleno rendimiento desde el pasado 18 de abril con una plantilla formada por 11 trabajadores con discapacidad y dos técnicos del Consorcio

La planta de reciclaje y compostaje de Almagro está a pleno rendimiento desde el pasado 18 de abril, fecha en la que el Consorcio de R residuos Sólidos Urbanos (RSU) de Ciudad Real reabrió este servicio tras la paralización de su actividad en agosto de 2015 tras seis meses en periodo de pruebas. La planta fue construida en 1998 y cerrada 12 años después porque no era viable ni técnica ni económicamente.

Así lo confirmaron ayer el presidente de RSU, Pedro Antonio Palomo, y el alcalde de Almagro, Daniel Reina, durante la presentación del EcoRace XII Medio Maratón Ciudad de Almagro. Con la reapertura de la planta de reciclaje y compostaje se pretende «cumplir con los requisitos legales fijados en materia de residuos, así como el aumento de la cantidad de material reciclado y la mejora del medio ambiente», explicó el primero.

Palomo recordó que la gestión de la planta de reciclaje del Centro de Tratamiento del Consorcio RSU en Almagro fue adjudicada al Grupo Sifu, por 139.276 euros. La contratación es por un año prorrogable por otro año más y ha supuesto la contratación de 11 personas con discapacidades físicas y sensoriales, a las que se suman dos trabajadores más, técnicos del propio Consorcio.

fondos europeos. El presidente de RSU y alcalde Carrizosa hizo hincapié en que el objetivo es recuperar, al menos, el 45% de la materia que llegue a la planta para su reutilización. La empresa adjudicataria estará obligada a cumplir una media diaria de 200 toneladas tratadas (en cómputo mensual). Sin embargo, las expectativas son más ambiciosas, ya que hay solicitados a la Unión Europea fondos Feder para poner en marcha una planta de selección automatizada, con la que se prevé aumentar el volumen de materia recuperada hasta «entre un 70% y un 80%». «El objetivo es ir mejorando poco a poco», apostilló.

Pedro Antonio Palomo agregó que la reapertura de la planta almagreña se realiza esta vez «con una base sólida, con vocación de permanencia en el futuro». Y es que, enfatizó el presidente de RSU, «la Unión Europea va a exigir que todos los vertederos estén cerrados en el horizonte de 2030».

La reapertura de la planta de reciclaje y compostaje de Almagro fue también aplaudida por el alcalde de esta localidad, que recordó que era «una vieja reivindicación». Daniel Reina resaltó el diálogo que se está produciendo entre el Consistorio y Consorcio RSU y remarcó que con este servicio se va lograr reciclar «casi la mitad de la basura que entra en la planta. Confió, además, en «un reciclaje total de residuos antes del 2030».

El inicio del proceso de tratamiento comienza en el almacenamiento del residuo en un foso, con una capacidad de más de un millón de kilogramos, desde el que se transporta a una velocidad aproximada de 40 toneladas/hora al interior de la planta, separando aquellos productos susceptibles de ser reciclados como el papel y cartón, el vidrio y los distintos envases y metales férricos.