14.06.16 – PEPA GARCÍA

Recumur firma un convenio con los empresarios del metal de la Región para fomentar el reciclado correcto del material electrónico y eléctrico

Los recuperadores de chatarra animan  a sumarse a la economía circular

Pedro Cano Alcaraz.

Promover la cultura del desarrollo sostenible y fomentar la economía circular son dos de los objetivos fundamentales que persigue la Asociación de Recuperadores de Chatarra de la Región de Murcia (Recumur). Para lograrlo acaba de poner en marcha un servicio de recogida en condiciones ventajosas que permita a las empresas de la Región alcanzar los niveles de concienciación de las poblaciones del norte de Europa. Y acaba de firmar un convenio con la Federación Regional de Empresarios del Metal de Murcia (Fremm) que fomente la correcta gestión medioambiental de los residuos de las empresas de este sector, al tiempo que cuidan de su entorno.

«Desde Recumur, se quiere concienciar a grandes empresas, pymes, autónomos y micropymes a que contribuyan a la protección del medio ambiente, con un gesto tan simple pero tan importante como entregar sus residuos eléctricos y electrónicos al final de su vida útil, así como metales, a empresas autorizadas por la Administración para regular el depósito, la recogida, el transporte y el tratamiento de residuos», explican desde la asociación.

Según los datos facilitados por los recuperadores de chatarra de la Región, la concienciación en la Región en materia de reciclaje de estos materiales se desarrolló lentamente hasta 2012, año que se cerró con 1,82 kilos recuperados por habitante y año. En 2013, la cifra se cuadruplicó, ya que se recuperaron 7,68 kilos por habitante y año; pero en 2014 el reciclaje volvió a caer, alcanzando los 4,17 kilos, aunque se sitúo «por encima del 4% de media europea fijada en el Real Decreto de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE). Las cifras nos muestran que el interés por el cuidado del medio ambiente entre los murcianos va al alza y que nos hemos tomado en serio el cambio climático. Ahora toca sensibilizarnos de que una recuperación en buenas manos constituye una fuente segura de materias primas para la industria europea. Debemos tener presente que Europa tiene previsto alcanzar un renacimiento industrial en 2020, basado en la economía circular, y en ella, nosotros como recuperadores, tenemos un importante papel que jugar», remarca Pedro Cano Alcaraz, presidente de Recumur.

Asimismo, desde la asociación denuncian que los recuperadores de chatarra se están encontrando con que «la mayoría de las empresas de la Región no recicla de forma correcta sus residuos eléctricos y electrónicos, ya que los puntos limpios o gestores autorizados están destinados a recoger los desechos de particulares, mientras que los aparatos o metales inservibles del sector empresarial deben ser recogidos por servicios especializados». Además, insiste Pedro Cano, «el material que va al vertedero acaba contaminando el medio ambiente y genera pérdidas».

Desde pantallas y otros componentes de ordenadores a luminarias, herramientas eléctricas y electrónicas, grandes electrodomésticos, máquinas expendedoras, paneles solares, móviles y equipos médicos o de aire acondicionado, el correcto tratamiento de estas herramientas y materiales permite extraer, según su composición, entre un 50% y 80% de su peso para destinarlo a un nuevo uso, detallan en Recumur.

«Llevamos el material que recogemos en las empresas a plantas de reciclaje autorizadas. Allí, lo desmontan, tratan el platino o los plásticos, entre otros componentes, para su posterior reutilización. Además llevamos un registro sobre la actividad que desarrollamos, por lo que se hace un exhaustivo control sobre lo que se desecha. Esto conlleva un beneficio medioambiental y económico, ya que se trabaja en condiciones legales», sostiene Cano Alcaraz, en referencia a «la actividad ilegal detectada en este mercado, donde -sostiene- se viene trabajando sin garantías de un tratamiento adecuado medioambientalmente».

Pedro Cano destaca la importancia de los recuperadores en el fomento de la economía circular, al ser «uno de los eslabones que permite reutilizar de manera infinita los materiales reciclados. Y añade que el reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos, así como de metal, presenta beneficios más allá del ahorro en recursos naturales no renovables y de reducir el consumo de energía y la polución. Cano destaca que esta actividad repercute en el desarrollo de un conjunto de actividades empresariales que crean empleo en diferentes ámbitos profesionales. Además, concluye, «el convenio suscrito supone para Recumur el reconocimiento a la profesionalidad y cualificación de sus empresas asociadas, que están autorizadas como gestores de residuos de metal, eléctricos y electrónicos por la Dirección General de Medio Ambiente».