Así lo expresó el Director General de Sogama, Isidro García Téllez, con motivo de su participación en la jornada “Galicia, en la senda de la economía circular”

Con motivo de su participación en la jornada celebrada en Pontevedra a principios de este mes bajo el título“Galicia, en la senda de la economía circular”, y que contó con las aportaciones de ponentes autonómicos, nacionales y europeos de alto nivel, el Director General de Sogama, Isidro García Téllez, se detuvo en explicar, ante un nutrido auditorio, el proceso de ampliación de la infraestructura industrial de la compañía pública, quese abre a nuevos horizontes de futuro, consolidándose como todo un referente en el ámbito internacional.

Tras exponer el cometido de la Sociedade Galega do Medio Ambiente, características y estructura de sus instalaciones, el directivo dio a conocer los proyectos de futuro que culminarán el buen hacer de la empresa durante los últimos años. Y para ello recordó los excelentes resultados alcanzados por ésta en el 2015, período en el que logró máximos históricos de eficiencia industrial, incrementando  el tratamiento de desechos en el complejo medioambiental en cerca de un 28%, aumentando la producción total de energía en un 29% y reduciendo el vertido en un 55%.

De hecho, la planta termoeléctrica llegó a posicionarse como la de mayor eficiencia energética y producción de las 10 instalaciones de estas características existentes en España.

Estos logros fueron posibles, tal y como anunció García Téllez, gracias a un plan de acción definido por la Dirección y que pivotó sobre una serie de mejoras tales como la eliminación de averías repetitivas, la ampliación del ciclo entre paradas anuales, pasando de 12 a 24 meses, el incremento de limpiezas de las calderas y paradas preventivas, y la estabilidad en la gestión.

Respecto a las cantidades de basura depositadas en el vertedero de Areosa, que bajaron de las 413.379 toneladas en 2008 a las 185.041, el Director General  desgranó la evolución de esta infraestructura a lo largo de los últimos ejercicios, pasando de una situación inicial muy deficiente, toda vez que carecía de fases clausuradas, disponiendo de depuradoras de bajo rendimiento que daban lugar a múltiples incumplimientos de parámetros ambientales, a un escenario en el que, a día de hoy, se ha clausurado el 85% del recinto, permaneciendo en explotación la parte del Vertedero Sur, habiéndose incrementado la capacidad de depuración en más de un 200%.

PRINCIPALES HITOS PARA EL PERÍODO 2016-2020

En este contexto, Isidro García desveló los principales hitos definidos por la Sociedad para el período 2016-2020. Se refirió así al incremento del transporte de residuos por tren hasta alcanzar el 55%, apostando de esta forma por la sostenibilidad en el movimiento de los mismos; la disminución de las cantidades de desechos desviadas a vertedero; el incremento de la producción de energía eléctrica en el complejo cercedense; el aumento de los rendimientos de la separación de envases ligeros en la planta de clasificación; y la construcción y puesta en marcha de dos nuevas instalaciones: una para la recuperación de los materiales contenidos en la basura en masa y otra de compostaje industrial, y todo ello acompañado de una reducción de los costes de operación.

Con la primera planta, en la que se invertirán del orden de 30 millones de euros, se incrementará la capacidad del complejo cercedense en un mínimo del 36%, pasando de las 550.000 toneladas/año nominales a las 750.000. De esta forma, además del acero, aluminio y vidrio, que ya se están seleccionando, se incorporará la recuperación de los plásticos y papel/cartón. Ello hará posible que la aportación de la compañía al reciclaje aumente en un 30%, reduciendo el vertido en el mismo porcentaje.

En relación a la planta de compostaje, que se ubicará en el vertedero de Areosa (Cerceda), ésta contará con una capacidad de tratamiento para 15.000 toneladas/año, previendo una inversión de 4 millones de euros. En la misma se procesará la materia orgánica procedente de grandes productores tales como mercados, centros comerciales y cárceles, entre otros.

Sogama aborda así un nuevo período en el que su gestión se enmarca de lleno en la economía circular, contribuyendo al principal objetivo de ésta: convertir los residuos en recursos.