La caída del precio del petróleo –y de los materiales obtenidos a partir de este– ha tenido un gran impacto sobre la industria del reciclaje de plástico y está desviando residuos hacia otras formas de tratamiento, como la incineración o los vertederos.