Higiene urbana, Clarín Una planta de similar a la que harán en La Plata ya funciona donde está el relleno Norte III. Proyectan hacer otras 5.

Relleno sanitario de Punta Lara.

Relleno sanitario de Punta Lara.

Por Fabián Debesa

“Tiene más demoras que Aeroparque en días de niebla”. La broma la repiten los ambientalistas que deciden tomar con humor el proceso que comenzó hace 10 años y que prometía cerrar definitivamente el relleno sanitario de Punta Lara, donde se vuelcan, desde hace más de 40 años miles de toneladas de restos domiciliarios de la región.

Ahora se abrió una nueva puerta de expectativa para concretar el proyecto: comenzaron (otra vez) las obras para la construcción de una planta de Tratamiento Mecánico Biológico (TMB), que debería aspirarcasi 1.000 toneladas diarias de residuos que generan La Plata, Beriso, Ensenada, Magdalena y Brandsen para reemplazar el complejo que hoy provoca protestas y está casi saturado. La obra fue adjudicada a la empresa ARX Arcillex S.A, una de las tres firmas que se habían presentado a la licitación en agosto del año pasado.

Con una inversión privada estimada en 300 millones de pesos el nuevo complejo para procesamiento y disposición final de los restos se instalará a un costado de la autopista La Plata-Buenos Aires, en el camino a Punta Lara (a metros del predio viejo). Ya comenzaron los movimientos de suelo y en el Ceamse se animan a poner plazos: antes de fin de año terminarán las instalaciones y 6 meses después estará operativa. O sea, comenzarán a entrar camiones con basura.

La planta de TMB funcionará así: el primer paso será la separación del “material voluminoso” (heladeras viejas, troncos, desechos grandes). Luego, un sistema llamado “tromel” concentra el material orgánico, que representa casi la mitad del total. Eso se reutiliza en suelos. El proceso continúa con separación de materiales livianos (que pueden ser transformados en combustible derivado de residuos que se usa en hornos y cementeras) y otros restos reciclables, en forma manual. Al final del procedimiento queda entre el 28 y el 32% de productos secos, inertes, no contaminantes pero difíciles de degradar, con los que se arman fardos para rellenar “áreas degradadas”, como las canteras donde luego podrían hacerse parques públicos.

Futura planta para tratamiento de basura en Punta Lara.

Futura planta para tratamiento de basura en Punta Lara.

“Este es el modelo que proponemos para el tratamiento de los restos del AMBA”, se entusiasman en la CEAMSE. Plantas pequeñas, con capacidad de hasta 1.000 toneladas que puedan disponer, tratar y eventualmente transformar en energía parte de la desechos. En funcionamiento pleno, ocupará 60 personas para trabajar en 3 turnos, las 24 horas. En la planta Norte III, de José León Suárez, funciona una TMB que genera 16 megas de electricidad. “Suficiente para abastecer a 25 mil hogares o 100 mil habitantes”, comparan los técnicos de la empresa administrada por CABA y Provincia.

La gobernadora María Eugenia Vidal evalúa un “Master Plan” del CEAMSE para levantar 6 plantas como la que comenzó en Ensenada. El objetivo: “equilibrar la gestión de residuos del área metropolitana”. Un paso clave es descomprimir Norte III, que recibe 15 mil toneladas diarias de CABA, zona oeste y norte del GBA. El otro complejo ambiental, de González Catan aspira 1.200 toneladas de los pobladores de La Matanza.

Hacia 2020 habría 3 complejos de TMB en la cuenca Matanza-Riachuelo; 2 en la zona norte y uno para la región Zarate-Campana-Escobar, donde aún permanecen inmensos basurales a cielo abierto.

Todo eso es futuro. Hoy, el 85% de los restos del área metropolitana (Capital y Conurbano) viaja todos los días hasta José León Suárez: 2.400 camiones que transitan en peregrinación rotativa hacia ese predio. Puestos uno detrás de otro, ocuparían los 23 kilómetros de la General Paz.

El TMB de Punta Lara es un proyecto en marcha, pero también una obligación. Está monitoreada por la Suprema Corte de Justicia provincial que en 2006 ordenó a la provincia el cierre del complejo de disposición por un juicio iniciado por vecinos patrocinados por una ONG.