José Luis Enrique Cristofani, CEO de Santander Río

La recién publicada Memoria de Sostenibilidad 2015 de Santander Río reporta datos de la entidad financiera en relación con la incorporación de criterios no financieros, sociales y ambientales, en la evaluación del riesgo crediticio. Además, presenta los avances del banco en materia de inclusión financiera de comunidades desfavorecidas.

Para mejorar los factores no financieros evaluados habitualmente, el Banco introduce el riesgo socioambiental dentro de sus políticas crediticias. El objetivo planteado por Santander Río en su memoria es “es valorar el comportamiento y el riesgo ambiental potencial de un cliente, y garantizar la sostenibilidad de las actividades financiadas, las cuales deben basarse en un desarrollo de prácticas socioambientales seguras y apropiadas”.

El tratamiento del riesgo ambiental se sustenta en los Principios de Ecuador, a los cuales el banco sucribió años atrás. Se trata de un conjunto de diez directrices, de aceptación voluntaria, mediante las cuales las entidades adoptantes se comprometen a evaluar y a tomar en consideración los riesgos sociales y medioambientales asociados a las inversiones que financien en el campo del desarrollo.

Al adoptar estos Principios de Ecuador, la entidad bancaria argentina se compromete a otorgar préstamos solo para aquellos proyectos cuyos patrocinadores puedan demostrar la responsabilidad y la capacidad del cliente para prevenir, reducir, mitigar y gestionar sus posibles impactos negativos sobre la sociedad y el medioambiente.

Consultados sobre cuáles son los aspectos sociales y ambientales que evalúan, el banco informa que se trata de aquellos “enmarcados en los principios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) referidos a las condiciones laborales, de salud y seguridad, a la libertad de asociación y a la no discriminación. También son contempladas la cantidad de emisiones de CO2 que el proyecto prevé generar, y el posible impacto en las comunidades cercanas a las operaciones”.

Se evaluó a tres compañías sobre la base de criterios de impacto ambiental por un monto total de 1000 millones de pesos para su financiación

De acuerdo a los datos consolidados en su Memoria de Sostenibilidad, en 2015, se evaluó a tres compañías sobre la base de criterios de impacto ambiental, sobre un total de 1500 clientes de Banca Mayorista. “Dado que, de acuerdo con los Principios de Ecuador, no se detectaron riesgos sociales o ambientales en los proyectos evaluados, se otorgó un monto total de 1000 millones de pesos para su financiación”, se informa en el reporte.

Inclusión financiera

El banco trabaja en dos ejes de acción: la apertura de sucursales en zonas de baja población, y la creación de productos adaptados a las necesidades de este segmento.

Entre todas las oficinas, acerca a 150.000 personas que no disponían de una entidad financiera cerca, con más de 6500 cuentas y créditos otorgados por más de 6,2 millones de pesos.

En paralelo, impulsó un trabajo de educación financiera con las comunidades. En 2015  inició una serie de talleres de educación financiera, en el que participaron  personas del barrio La Juanita, en su mayoría no clientes del Banco. Allí se habla dela función de la banca, y el conocimiento específico sobre productos financieros: plazo fijo, caja de ahorro y débitos automáticos.

Además de la apertura de sucursales tradicionales, durante el 2016 incorporaremos dos nuevas oficinas en Villa Fiorito (Partido de Lomas de Zamora) y Don Orione (Almirante Brown)”, adelanta la Memoria de Sostenibilidad 2015.

Acceda a una presentación de la Memoria de Sostenibilidad 2015 de Santander Río

 

Descargar archivos adjuntos