En el marco del proceso de recambio de la matriz energética que está comenzando a atravesar la Argentina y que tiene a la licitación para la generación de energías renovables como su punto de inflexión, Aluar decidió desembarcar en esta actividad.

La compañía propiedad de la familia Madanes Quintanilla tiene un alto consumo de electricidad vinculado a la demanda de su principal actividad al ser el único productor primario de aluminio de la Argentina. Para abastecer su demanda, en la actualidad se provee de dos fuentes: la que genera la represa de Futaleufú y la proveniente de la generación térmica de ciclo combinado a través de su propio parque eólico ubicado en Puerto Madryn. Ocurre que el consumo que le insume su planta de aluminio primario equivale al de una ciudad de más de un millón y medio de habitantes.

La empresa busca asegurarse el abastecimiento de su planta localizada, desde el punto de vista eléctrico, en el Sistema Interconectado Patagónico que está vinculado al Sistema Interconectado Nacional. Además, compró en 1995 el 59% de las acciones de Hidroeléctrica Futaleufú (hoy posee el 60,2%). Se trata del principal generador del sistema patagónico, con una potencia instalada de 472 MW. También es dueña del 20,4% de Transpa, compañía encargada del transporte de energía eléctrica en la región. Esta empresa opera y mantiene las dos líneas de 330 KV de 550 Km de longitud que vinculan la planta con la central hidroeléctrica Futaleufú.

Aluar posee en su planta de Puerto Madryn un sistema de equipamiento de generación de energía eléctrica que utiliza gas natural como combustible. En total la compañía dispone de 755 MW, compuestos por dos ciclos combinados de última generación de 585 MW, dos turbinas de gas a ciclo abierto de 40 MW cada una y cuatro turbinas de 22,5 MW, de acuerdo con lo publicado por El Cronista.

Con este panorama interno y en el marco de los proyectos de desarrollo de energías renovables presentados al Gobierno en las últimas semanas, Aluar decidió invertir cerca de u$s 600 millones para cubrir el consumo de su propia energía y también para intervenir en el mercado comercializando electricidad.

Creó una nueva compañía que llevará el nombre de GenPat y que se dedicará a la generación, transporte, distribución, almacenamiento y venta de energía eléctrica a partir del uso de fuentes renovables. En su acta de creación se agrega que su razón de ser incluye la intervención en energía eólica; solar térmica; otovoltaica; geotérmica; mareomotriz; corrientes marinas; hidráulica; biomasa, biogás y biocombustibles, entre otras.
Al respecto, Javier Madanes Quintalilla, presidente del grupo empresario Aluar, confirmó el plan y explicó que la decisión se tomó a raíz del nuevo marco energético que está encarando la Argentina. “Con la licitación de energías renovables y el cambio de matriz hacia el que va el país quisimos estar atentos y participar de este proceso”, sostuvo el ejecutivo.