Presentan marca de celulares que procura entregar un producto socialmente responsable

El cobalto utilizado para costruir las baterías de ion de litio viene en su mayor parte de la República Democrática del Congo, lugar en el que las personas enfrentan condiciones muy duras y trabajan en minas artesanales para extraer el cobalto que se usa en nuestros celulares. En ese entorno se dan condiciones de explotación que son alimentadas por la enorme demanda del mundo para construir baterías.

funiber-medio-ambiente-celular

The Washington Post ha publicado un asombroso reportaje en el que se muestra la explotación a la que se someten a los mineros artesanales que extraen cobalto en el África. Fairphone se ofrece ahora como una alternativa que garantiza que todos sus componentes son producto de un comercio justo y de un proceso de reciclaje, procurando reducir el impacto de la contaminación, los conflictos y la explotación de personas en el mundo.

Nuestra industria global tiene una enorme necesidad de adquirir cobalto, cobre, oro y otros metales para construir los celulares, tablets, laptops y todos los equipos electrónicos portátiles que disfrutamos en la ciudad. Pero la extracción de los metales no se produce en todos los lugares en condiciones de respeto hacia el medio ambiente y los derechos humanos, pudiendo en algunos casos producirse situaciones injustas como el trabajo infantil, solo para alimentar la demanda de metales que requerimos los usuarios de dispositivos electrónicos.

Los fabricantes del Fairphone aseguran que informarán de las fuentes de metales que utilizan para construir sus celulares. Prometen un equipo que proporciona capacidad para gestionar 2 chips (eliminando la necesidad de comprar un celular adicional), memoria interna de 32GB, con ranura de expasión para 64GB adicionales de almacenamiento, sistema operativo Android 5.1 y una sólida estructura que le permite soportar golpes.

Es necesario el desarrollo de productos más éticos para lograr reducir el impacto del consumo mundial sobre el planeta, con respeto de los derechos humanos.

Fuente: Fairphone, Washington Post

Foto: Fairphone