Valencia, 3 nov (EFE).- La aplicación de soluciones circulares de gestión del agua, que reducen su consumo y ahorran costes a la industria, es uno de los retos de la industria alimentaria, según asegura Ainía Centro Tecnológico.Ainía celebrará el próximo martes una jornada de innovación con motivo de la estrategia Europa 2020, que promueve la aplicación de soluciones circulares que aprovechen al máximo los recursos naturales para obtener nuevos beneficios, según un comunicado de la entidad.

Según recuerda esta institución, la gestión del ciclo de agua supone cerca del 50 % de la inversión medioambiental de las empresas agroalimentarias españolas, y de este porcentaje un 40 % se destina a sistemas de depuración.

Algunos ejemplos de realidades que la industria está desarrollando para lograr la sostenibilidad del recurso son la regeneración del lactosuero (agua residual procedente de la elaboración de la leche) para reutilizarla en los procesos industriales de la cooperativa Arla Foods.

Nestlé México desarrolla de manera pionera a nivel mundial la iniciativa “Cero Agua”, cuyo objetivo es el vertido 0 de agua, y en Coca-cola la práctica operativa habitual es la devolución al medio del agua que reutiliza con sus procesos productivos.

Estos y otros casos prácticos se darán a conocer en la jornada de Ainía, donde también se presentará eSIAB, una aplicación de uso gratuito, promovida por el Ministerio de Agricultura, que permite a las empresas medir su sostenibilidad económica, social y medioambiental.

Según Ainía, las últimas tendencias en soluciones tecnológicas para la industria alimentaria se basan en una economía circular dirigida a aprovechar el 100 % de las aguas residuales que se generan en sus procesos productivos, para darles nuevos usos y lograr la máxima sostenibilidad y eficiencia en el uso de los recursos.

En la jornada también se abordará el interés creciente por los tratamientos de aguas residuales de carácter orgánico, mediante el cultivo de microalgas o Lemna, y por obtener biomasas alternativas para transformarlas en bioproductos y bioenergía a través de modelos de biorefinería.

Citresa expondrá el caso de estudio del proyecto europeo Phbottle, donde los azúcares de sus aguas residuales han sido la base para un prototipo de bioenvase para sus propios zumos.

La jornada está organizada por AINIA, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), la Plataforma Food for Life Spain, la Plataforma Tecnológica Española del Agua y la Asociación Valenciana de Empresas del Sector de la Energía (AVAESEN). EFE