Basura-770.jpgFoto y gráficos: SinEmbargo

Por Ivette Lira.

La Ciudad de México, gobernada por Miguel Ángel Mancera Espinosa, es la segunda con mayor generación de residuos sólidos a nivel mundial sólo después de Nueva York, alerta un estudio publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

De acuerdo con la publicación, los habitantes de la Ciudad de México desechan alrededor de 12 millones de toneladas de basura cada año, mientras Nueva York casi triplica dicha cifra, con 33 millones de residuos sólidos durante el mismo periodo de tiempo. Nueva York, cuenta con alrededor de 19 millones de habitantes, mientras la Ciudad de México, está compuesta por casi 9 millones, sin considerar a la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM).

captura-de-pantalla-2016-11-08-08-48-29

Sin embargo, según el Inventario de Residuos Sólidos de la Ciudad de México 2014, elaborado por la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), a cargo de Tanya Müller García, cada día se generan 12,893 toneladas de basura en la capital del país. Lo anterior significa que al año se generan alrededor de 4 millones 738,795 toneladas, poco más de una tercera parte del total indicado por PNAS.

Expertos en materia de desechos y reciclaje coincidieron en que tanto el Gobierno, las empresas y la sociedad civil deben cooperar para evitar que la generación de residuos sólidos continúe en crecimiento.

La dependencia local señala en su sitio oficial que la Ciudad de México cuenta con ocho plantas de composta, lugar a donde se llevan los residuos orgánicos. Menciona también que no cuenta con un sitio de disposición final por lo que deposita sus residuos sólidos en La Cañada, Cuautitlán y El Milagro, ubicados en el Estado de México, Tepoztlán y Cuautla en Morelos, respectivamente.

Arnold Ricalde, director de la consultora ambiental Organi-K AC, subrayó que es responsabilidad de las autoridades implementar políticas “más agresivas? en materia de recolección, tratamiento y reciclaje de dichos residuos. Asimismo criticó que durante la gestión de Mancera Espinosa ?no se le ha puesto el énfasis que debiera al manejo de los residuos sólidos”. Acusó que existe también la presión del Estado de México que busca terminar con los rellenos sanitarios donde la capital envía su basura.

En este sentido, Ricalde urgió a generar soluciones internas que resuelvan el problema, ya que “todos nuestros residuos los estamos enviando a Morelos y el Estado de México, pero eso tiene un límite”, subrayó. De acuerdo con la Sedema, el ex Distrito federal cuenta con 2,460 vehículos recolectores, de las cuales, alrededor de 200 cruzan a los sitios mencionados para trasladar la basura lo cual conlleva “una implicación ambiental”.

Por otro lado, invitó a los ciudadanos a generar consciencia en que el problema de la basura es competencia de todos los integrantes de la sociedad, por lo que es necesario separar la basura, reutilizar y reciclar en la medida de lo posible.

Ricalde adelantó que en conjunto con el poder Legislativo trabajan ya en una Reforma a la Ley de Residuos Sólidos de la Ciudad de México que busca ampliar el reciclaje, con lo que se pretende que las personas comiencen a separar en tres categorías: orgánicos, inorgánicos y reciclables, estos últimos incluyen vidrio, aluminio, plástico, cartón, tetrapack, poliestireno expandido (mejor conocido como unicel) y Tereftalato de polietileno (PET).

“Cuando se coopera por todos lados, es decir, autoridades, industria y ciudadanía se puede hacer mucho. El Gobierno no puede solo, no tiene la capacidad ni la infraestructura ni los recursos para tratar todos los desechos”, subrayó.

El especialista destacó que en la Ciudad de México “no hemos logrado que la mayor parte de las industrias que están generando estos envases, envolturas, desechos electrónicos, en fin, cooperen con el Gobierno para mitigar el problema”.

Al contrario, dijo, la industria se ha negado a cooperar e incluso ha obstaculizado reformas a la Ley en la materia. “Cooperar en la implementación de infraestructura para el reciclaje de la basura que ellos mismos están generando y se están beneficiando de la venta de estos productos que tienen estas envolturas, estos empaques, nos beneficia a todos”, reiteró.

Salvador Meneses, presidente de la organización Basura Cero México, aseguró que “la gran mayoría? de los residuos sólidos que se generan en la capital del país tiene como destino ?tiraderos clandestinos que existen por toda la urbe”. Por ello, se sumó a la demanda de Ricalde de implementar medidas que aglutinen a autoridades, empresas y ciudadanos para evitar que el problema continúe en crecimiento.

Además, criticó que los esfuerzos de recolección, tratamiento, destino y reciclaje son inexistentes. “No existe una política pública en materia de manejo integral de los residuos en la Ciudad de México […] Las autoridades tienen que hacer su chamba, para eso tenemos una Secretaría del Medio Ambiente que tiene que crearlo”, urgió.

El Edomex ya no quiere la basura de la CDMX

En marzo pasado, Eruviel Ávila Villegas, Gobernador del Edomex, informó que dejaría de recibir las 8 toneladas diarias de basura provenientes de la CdMx, luego de que Mancera responsabilizara a las entidades vecinas de los gases que provocaron contingencias en en la capital.

Los basureros de la Ciudad de México presentaron una saturación que duró apenas un par de días, ya que durante una conferencia de prensa los mandatarios informaron que se abrirían temporalmente los rellenos sanitarios del Estado de México con el fin de recibir los desechos sólidos del ex Distrito Federal.

El pasado 26 de octubre, al inaugurar el Foro “Desafíos de Infraestructura para el Futuro de la CdMx”, Mancera aseguró que tiene como meta antes de finalizar su sexenio, lograr el tratamiento de 12,000 toneladas de basura al día, ya que hoy en día se gestiona la mitad de dicha cifra, mediante procedimientos de composta y compactación, informó el Gobierno a través de un comunicado. Para ello, resaltó, se construirán las plantas de termovalorización y biodigestión.