14.11.2016 | I+D2
La fundación Solar Impulse lanzó en la COP22 la Alianza Mundial para las Tecnologías Limpias. Su objetivo es unir a los principales actores del campo de las tecnologías limpias para crear sinergias, promover soluciones de provecho a los desafíos más acuciantes a los que el mundo se enfrenta en términos de medio ambiente y salud y dar consejos fiables a los gobiernos.

Hoy, menos de 4 meses tras el aterrizaje del primer vuelo que dio la vuelta al mundo impulsado exclusivamente por energía solar y que pilotaron Bertrand Piccard y André Borschberg, la fundación Solar Impulse lanza en la COP22 la Alianza Mundial para las Tecnologías Limpias. Una segunda fase para llevar a cabo la visión de Piccard, que afirma que las tecnologías limpias pueden lograr objetivos imposibles y ofrecer soluciones tangibles a la mayoría de los problemas a los que hoy día se enfrenta la sociedad civil para alcanzar los objetivos de la Agenda de Acción Climática.

La Alianza aspira a promover globalmente las tecnologías limpias y las define como “una solución práctica que permite cerrar la brecha existente entre la ecología y la economía”. Las tecnologías limpias no están limitadas a la producción de energía renovable, sino que abarcan tecnologías, sistemas, conocimientos o procesos que protegen el medio ambiente, mejoran la salud, aumentan la eficiencia energética y permiten el ahorro de los recursos naturales a la vez que generan empleo y beneficios en pro del crecimiento sostenible.

“Debemos usar tecnologías limpias, no solo porque son eco-lógicas, sino porque son lógicas, dijo Bertrand Piccard, presidente de la fundación Solar Impulse. Incluso si el cambio climático no existiese, tendría sentido utilizar tecnologías que aumenten la eficiencia energética para crear empleo, generar beneficios e incrementar el crecimiento económico y al mismo tiempo reducir las emisiones de CO2 y proteger los recursos naturales”.

Hasta la fecha no existía una organización que aunara a los interesados en tecnologías limpias de todo el mundo, por lo tanto la alianza reunirá a empresas, instituciones y organizaciones que produzcan, implementen o apoyen el uso de tecnologías limpias. Conjuntamente, los miembros compartirán experiencias y crearán sinergias a fin de mejorar la cadena de valor global y mostrar soluciones concretas para apoyar a gobiernos, empresas e instituciones a conseguir sus objetivos sobre el medio ambiente y la salud.

La fundación Solar Impulse ofrece a la alianza apoyo administrativo, así como sus relaciones con los medios de comunicación, la política y las instituciones desarrolladas durante el vuelo solar alrededor del mundo. La creación de la alianza ha sido posible gracias, entre otros, a socios como Covestro, Solvay y Nestlé, así como a contribuyentes privados.

Como dijo Bertrand Piccard durante el último aterrizaje en Abu Dhabi: “Si un avión puede dar la vuelta al mundo sin una gota de carburante, no cabe duda de que las tecnologías limpias pueden ponerse en práctica y lograr un mundo más eficiente y rico”.