“Corresponde sobre todo a los científicos, libres de intereses políticos, económicos o ideológicos, construir un modelo cultural para afrontar la crisis de los cambios climáticos”, pidió el Papa.

El papa Francisco denunció hoy “el retraso en la aplicación de acuerdos mundiales” por el ambiente, originado por “la sumisión de la política a la tecnología y a la finanza que buscan la ganancia”.

“Corresponde sobre todo a los científicos, libres de intereses políticos, económicos o ideológicos, construir un modelo cultural para afrontar la crisis de los cambios climáticos y de sus consecuencias sociales, para que las enormes potencialidades productivas no sean reservadas sólo a pocos”, pidió el Pontífice en un discurso a los participantes de un encuentro sobre ambiente en el Vaticano.

Ante 60 científicos presentes en la Sala del Consistorio, Francisco destacó que la comunidad científica “que ha podido demostrar la crisis de nuestro planeta, hoy está llamada a constituir un liderazgo que indique soluciones en general y en particular sobre temas que son tratados en esta plenaria: el agua, las energías renovables y la seguridad alimentaria”.

“Es indispensable, aseguró el Papa, crear con vuestra colaboración un sistema normativo que incluya límites inviolables y asegure la protección de los ecosistemas” antes de que se produzcan “daños irreversibles no sólo al ambiente, sino también a la convivencia, a la justicia y a la libertad”, ratificó ante la Sesión Plenaria de la Pontificia Academia de las Ciencias, reunida del 25 al 29 noviembre en el Vaticano para trabajar sobre el tema:”Ciencia y sostenibilidad, impacto de los conocimientos científicos y de la tecnología sobre la sociedad humana y sobre su ambiente”.

Lea también: “Francisco sobre el cambio climático: “Estamos al borde de un suicidio””

En ese marco, el Obispo de Roma criticó “la débil reacción de la política internacional, con respecto a la concreta voluntad de buscar el bien común y los bienes universales y la facilidad con la cual son desatendidos los fundados consejos de la ciencia sobre la situación del planeta”.

El Papa denunció además cómo “la sumisión de la política a la tecnología y a la finanza que buscan la ganancia, se demuestra por la distracción y el retraso en la aplicación de acuerdos mundiales sobre el ambiente, además de las continuas guerras de predominio que, enmascaradas por nobles reivindicaciones, causan daños cada vez más graves al ambiente y a la riqueza moral de todos los pueblos”.

En línea con lo expresado en su encíclica de 2015 Laudato Si’, Francisco recordó que la “misión evidente” de la ciencia al servicio de un nuevo equilibrio ecológico global y la renovada alianza entre la comunidad científica y la comunidad cristiana, con la finalidad común de proteger la “casa común”, “amenazada por el colapso ecológico y el consecuente aumento de la pobreza y de la exclusión social”.

Ayer, en el marco del mismo encuentro, el Pontífice había otorgado la medalla Pio XI al científico argentino Mariano Sigman “por su aporte a las neurociencias”.

Fuente: Télam.