El oro se hundió este jueves un 2,5% a u$s 1.132 la onza en Nueva York, su mínimo en más de 10 meses, después de que la Reserva Federal usó un tono inesperadamente duro respecto a las alzas de tasas de interés, lo que provocó un fuerte incremento de los rendimientos de los bonos del Tesoro e hizo que el dólar se apreciara a máximos de 14 años.

El banco central estadounidense elevó las tasas de interés a un rango de entre 0,50 y 0,75% el miércoles e indicó un ritmo más veloz de alzas de los tipos el próximo año, mientras se prepara para las promesas del Gobierno del presidente electo Donald Trump de reducir los impuestos e impulsar el gasto.

Eso provocó una apreciación del dólar, que presionó a los activos que cotizan en esa divisa, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron con fuerza, elevando el costo de oportunidad de tener oro, que no rinde intereses.

El metal precioso ya había caído con fuerza antes de la reunión de política monetaria de la Fed, después de que la victoria de Trump en la elección presidencial estadounidense provocó una apreciación del dólar y un alza de los activos considerados como de mayor riesgo, como las acciones, a costas del oro.

El oro anotó en noviembre su mayor caída mensual desde mediados de 2013 y ha perdido un 10% desde la elección.